Las Tunas, presente de salud con ciencia
La vacuna CIMAvax-EGF ha mostrado excelentes resultados en pacientes con neoplasias de pulmón. (FOTO/Internet)

Las Tunas, presente de salud con ciencia

Las Tunas.- Cuando Ángel y Onelia salvaron sus pies diabéticos descubrieron las bondades del Heberprot-P, uno de los productos líderes de la biotecnología cubana y único de su tipo en el mundo, al que llamaron “Maravilla”, y desde 2009 superan las 116 mil 200 personas beneficiadas en Las Tunas con el fármaco que produce y comercializa el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Cuba.

Ahora Agustín no tiene que volver a un salón quirúrgico para eliminar las lesiones en su piel porque el HeberFeron le devuelve la vitalidad a su rostro y como él más de 150 personas en tres años, desde su inicio en Las Tunas, han conocido las ventajas de un producto que incluso se ensaya en otros problemas de salud.

A Manuel la vida se le alargó tras recibir cada mes el Nimotuzumab, para tratar su tumor avanzado de cabeza-cuello, y en estos momentos son 86 los pobladores de Las Tunas que se benefician con el producto, al tiempo que 14 reciben la vacuna CIMAvax EGF y luchan frente a un cáncer de pulmón.

Cada día el medicamento Estreptoquinasa incrementa la sobrevida de quienes sufren un infarto miocárdico agudo, y aún sin ser puntera en el mundo de la cardiología, desde los 80 en Cuba salva vidas y este año, por ejemplo, 84 pacientes conocieron sus beneficios en el servicio del Hospital Provincial de Las Tunas.

Desde hace más de treinta años los productos de la biotecnología cubana ofrecen mayor expectativa de vida a quienes padecen enfermedades crónicas, como el cáncer y la perfilan como sector fundamental para la salud del pueblo y el despunte de la economía.

La voluntad política fue decisiva para fundar en mil 965 el Centro Nacional de Investigaciones Científicas, reconocido como la escuela original de los científicos cubanos que contribuyeron al desarrollo de la biotecnología, y desde los inicios de la Revolución el pensamiento de Fidel contribuyó para lograr las bases de la amplia cartera de productos biotecnológicos que hoy tiene Cuba.

Concebir un grupo dedicado a la producción del interferón, como un posible medicamento contra el cáncer, fue el primer paso, seguido de la creación del CIGB en 1986 y otros lugares para hacer ciencia como el Centro de Producción de Animales de Laboratorio, el Centro Nacional de Biopreparados y el Centro de Inmunoensayo.

En 1991 el Comandante de la Revolución Cubana crea una organización que concretó un intenso trabajo de integración, organización y proyección, el Polo Científico del Oeste de La Habana; así como otras instituciones valiosas, como el Centro de Inmunología Molecular.

Cuba cuenta con una industria biofarmacéutica con 34 empresas, más de 20 mil trabajadores, 61 facilidades productivas por todo el archipiélago, y que exporta a 53 países; además 700 registros sanitarios de diferentes productos, y suministra más de mil productos al sistema nacional de salud, entre medicamentos, equipos médicos y kits de diagnóstico.

El aporte de la biotecnología cubana a la asistencia médica en el país, la inmunización con 11 vacunas a lo largo de la vida y al propio desarrollo de la nación con productos que inciden sectores como la agricultura, ganadería, alivian el constante impacto del bloqueo de los Estados Unidos y las crisis que vive Cuba.

En la provincia de Las Tunas existe la insatisfacción por los pocos aportes a los programas de ensayos clínicos de productos porque no se garantizan las condiciones elementales para cumplir los protocolos, realidad que necesita revertirse por las posibilidades de las terapias para la vida.

Mientras Cuba tiene los candidatos vacunales Soberana 1 y 2 en ensayos clínicos para lograr una respuesta autoinmune frente al nuevo coronavirus SARS-Cov2, el pensamiento de Fidel renace cada día entre cada producto biotecnológico probado y se eleva la expectativa de supervivencia frente a las enfermedades; así como el desarrollo del país, gracias a esa sabiduría visionaria de quien aspiró a hacer de Cuba un futuro de hombres de ciencia.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Las Tunas colabora por la vida

Darletis Leyva González

Especialista tunero de la brigada Henry Reeve pondera labor realizada en México, Honduras y Venezuela

Miguel Díaz Nápoles

A oscuras, lejos del camino

Miguel Díaz Nápoles

Escribir Comentario