Yusmary, ejemplo en el trabajo a distancia cercano la comunidad
Yusmary decidió contribuir en la forma que le fuera posible, ayudar a otros. (FOTO/Cortesía Dirección Provincial de TRabajo en Las Tunas)
Gente

Yusmary, ejemplo en el trabajo a distancia cercano la comunidad

En el enfrentamiento a la Covid -19, Yusmary Rivero Leyva se empleó en la modalidad del trabajo a distancia como especialista de cuadros de la Dirección Provincial de Trabajo en Las Tunas, como parte de las medidas orientadas por las máximas autoridades del país.

Durante la etapa pudo permanecer más tiempo junto a su familia en el reparto Aguilera, de esta ciudad, donde asumió también la atención a los adultos mayores vulnerables, una labor noble a la que dedicó parte de sus esfuerzos y hoy vive satisfecha de haber ayudado a esas personas necesitadas, una experiencia que considera inolvidable.

¿Por qué decides acogerte a esta modalidad?

A partir de que comienza la pandemia nuestro Ministerio decidió que los trabajadores pudieran emplearse en el trabajo a distancia o llevando alimentos a las personas vulnerables, beneficiados por el Sistema de Atención a la Familia en la comunidad.

Así es que me incorporo al trabajo a distancia y a la vez decidí ayudar a esas personas, algunos vecinos míos, llevando los alimentos elaborados a sus hogares e incluso les ayudaba en el pago de los mismos, eran cinco Jorge, Ernesto, Ana María y Karel, que son madre e hijo, y Aleida.

¿Cómo fue la relación con ellos?

Fue algo bonito, mantuve con ellos una relación de familia, me acogieron bien, así pude ayudarlos a que no salieran de sus casas, ellos muy contentos y agradecidos.

Incluso cuando terminé me hicieron una despedida muy bonita en sus casas, me dijeron que se alegraban de haberme conocido, no en esa situación, pero bueno sucedió de esa manera, fue muy emocionante.

¿Qué hiciste en el trabajo a distancia?

“En este tiempo me ocupé de la elaboración digital de los expedientes de los cuadros, además del acta de la Comisión de cuadros y otros documentos relacionados con mi especialidad”.

¿En este tiempo asesoraste también a tu hija en las teleclases?

“Aparejado a ello ayudé a mi hija mayor que está en noveno grado en las teleclases y a la menor, de tres años, tenía que acompañarla a ver los muñequitos; fue un poco trabajoso porque en el horario de la mañana tenía que hacer eso y además mi trabajo desde la casa, pero bueno tuve también la ayuda de mi esposo, por eso pude cumplir con todo sin problemas”.

¿Esa etapa fue difícil?

“Fue difícil, especialmente en el horario del mediodía cuando tenía que salir a llevar los alimentos, mucho sol, el calor sofocante, algunas casas estaban algo retiradas, terminaba casi siempre cerca de las dos de la tarde y de ahí para la casa nuevamente a continuar con las demás tareas”.

“Aparte de eso, reservaba un tiempecito del poco libre que me quedaba y lo dedicaba a la confección de nasobucos para mis vecinos, mi familia y amistades, porque en medio de ese ajetreo no se podía descuidar el cumplimiento de las medidas sanitarias y de distanciamiento social”.

¿Qué te aportó esa etapa?

“Fue una etapa dura y difícil para todos, lo más importante es que cumplí con las dos tareas como trabajadora de los servicios públicos que soy, terminé contenta y satisfecha porque me crecí profesionalmente, las personas que ayudé están orgullosas de mí, me aportó mucho en lo personal y en mi quehacer cotidiano, tuve que cambiar mis rutinas, pero eso fue muy bonito”.

En tiempos de Covid-19, la tunera Yusmary Rivero Leyva, asumió el trabajo a distancia como especialista de cuadros, de la Dirección Provincial de Trabajo y y a su vez se encargó de la atención a personas vulnerables.

Considera que fue una etapa difícil, en la cual supo vencer todo lo que propuso, un compromiso que le removió las fibras más sensibles de humanismo y solidaridad.

Actualmente, en la etapa de recuperación, está reincorporada a su labor cotidiana y por su valioso desempeño en las circunstancias especiales del país, recibió el reconocimiento de su sindicato provincial, en ocasión de este 4 de julio, Día del trabajador de la Administración Pública.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Molud Bachir Aali: llegué a Cuba para quedarme

Leydiana Leyva Romero

Salvar vidas, su deber y voluntad

Laritza, una tunera comprometida con la labor de enfrentamiento a ilegalidades

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


1 × cuatro =