Leandro Jorge: con la virtud de ser útil
Leandro Jorge se siente satisfecho por su contribución a luchar contra la Covid-19. (FOTO/Cortesía del entrevistado)
Gente

Leandro Jorge: con la virtud de ser útil

Las Tunas.- Cuando varios laboratorios y equipos multinacionales de científicos analizaban el coronavirus SARS-CoV-2, que causa la Covid-19, en la provincia de Las Tunas un grupo de investigadores liderados por el especialista en primer grado en Medicina General Integral Leandro Jorge Riverón Cruzata, analizaba el comportamiento en casos sospechosos en el centro de aislamiento Los Cocos.

Fue este el motivo que atrajo la labor del joven tunero, autor de la primera investigación local relacionada con la enfermedad en el territorio.

«En este caso se realizó un estudio observacional descriptivo de corte transversal para caracterizar una población de estudio de 114 pacientes sospechosos, con PCR negativo, evaluados en el centro de aislamiento Los Cocos, de esta ciudad», comenta este estudioso cuyas interrogantes estuvieron presentes desde su incorporación al cuerpo de guardia del centro.

«Siempre está presente el deseo de realizar investigaciones para contribuir a la ciencia cubana ante la actual situación sanitaria, además de la necesidad de que estos estudios se conviertan en conocimientos públicos porque la ciencia lo exige así. Así nuestro objetivo fue aportar prácticas que pueden ser útiles para el enfrentamiento a la Covid en circunstancias actuales y en otras nuevas que se puedan presentar en el futuro», aseveró.

Sobre el proceso detalló, «desde que empecé supe que debía realizar algún estudio para mostrar la experiencia del territorio para ello precisamos una muestra algo más representativa de la población general, al menos localmente. Luego con la disminución de los casos al ingreso y con la realidad de que ya superaba los 14 días que Las Tunas no reportaba nuevos casos nos dimos a la tarea para contribuir al estudio».

Además de Riverón Cruzata, el equipo estuvo integrado por la Master en Longevidad Martha Vergara Silva; la especialista en Primer Grado en Medicina General Integral, Arlety Paulina Lluch Peña y las licenciadas en Enfermería, Yanelis Alba Cutiño y Alcira Yaniurys Ortiz Rodríguez.

Más allá de los resultados…

Las nuevas generaciones de galenos saben que lo primero es la salud del pueblo y para ello jóvenes como Leandro investigan y hacen ciencia. Ahora vinculadas a valoraciones de patrones frente a los antecedentes epidemiológicos de los pacientes.

«Este estudio constituye una herramienta de trabajo para un mejor diagnóstico de los pacientes sospechosos en nuestra área de Salud, y en otras pertenecientes al país.

«Mostramos con los resultados cómo el cumplimiento de las medidas de aislamiento en niños menores de 19 años y en adultos mayores de 60 garantizan que estén menos expuestos a la enfermedad y están presentes en un número marcadamente menor entre los sospechosos dentro de la muestra.

«Entre otros aportes el antecedente del buen estado de salud parece reducir las posibilidades de contagio incluso en aquellos que han sido contactos directos de pacientes positivos, y los síntomas, aunque leves, se tomaron como criterio de admisión cuando existía un antecedente epidemiológico», comentó.

Este representante del ejército de batas blancas habla de una lección aprendida en un corto tiempo de trabajo dentro del sector, del sentimiento y el afán de humanismo que tiene trabajar en la salud pública.

«Esta experiencia es única, participé en dos escenarios de enfrentamiento a la enfermedad desde las acciones en la Atención Primaria dirigida a la prevención y promoción de salud desde los consultorios del Médico y la Enfermera de la Familia, y en la atención estudio y manejo de los pacientes sospechosos.

«Aprendimos sobre la marcha, una experiencia nueva desde lo profesional y muy enriquecedora en lo personal pues nos llevó a límites, desafiamos los temores con conocimientos y prácticas porque la salud del pueblo está por delante», acotó Leandro que asume con responsabilidad su auto-superación contante.

Este tunero no dudó ni un segundo en aceptar esta nueva tarea, pero a su lado tuvo en todo momento a la familia que lo alentaba desde las pequeños momentos de intercambio telefónico. «Mi familia me apoyó, creo que al principio afloraba el pánico, el temor al contagio y a enfermarnos, por lo que siempre les transmití tranquilidad y la actitud de hacerle frente con la mayor protección, ellos estuvieron presentes todo el tiempo porque son mi soporte en la vida».

Hoy, él pretende seguir estudiando la pandemia «es una enfermedad que todavía azota al mundo y nos afecta directamente, por ello enfrentarla desde la ciencia y nuestras modestas contribuciones están entre mis planes más cercanos en el plano profesional».

Primera de su tipo en el país, la investigación disponible en la revista electrónica Zoilo Marinello, dejó otras interrogantes para Leandro, quien se interesa en evaluar la percepción de riesgo en grupos poblacionales y el comportamiento de la enfermedad relacionado con otras endemias en Cuba.

Hoy se acompaña de la familia luego de proceso de aislamiento. Este «Valiente» se alista en una nueva misión de marcado humanismo en el policlínico Gustavo Aldereguía Lima, con la ciencia a favor de la salud, «estos temas me apasionan, lo hago con placer, no busco recompensas, solo espero siempre ser útil».

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Las contribuciones de Onelia

Naily Barrientos Matos

Cledis, un hombre que sabe coger al toro por los cuernos

Yenima Díaz Velázquez

Alejandro, crecer en tiempos de labor social

Naily Barrientos Matos

1 comentario

Magdeline 27 junio, 2020 at 17:09

Hermosa entrevista a nuestro querido sobrino, reconociendo sus logros con este trabajo, junto al equipo de médicos que lo secundaron en esta importante investigación. Estamos muy orgullosos de ellos.

Respuesta

Enviar Comentario


seis × 2 =