Fidel y los moncadistas: salida triunfal del presidio de Isla de Pinos
Fidel junto a sus compañeros de lucha saliendo del presidio. (FOTO/Internet)
Historia

Fidel y los moncadistas: salida triunfal del presidio de Isla de Pinos

Fidel Castro y los demás sobrevivientes del asalto al cuartel Moncada, junto al pueblo que los seguía, dejaron atrás los predios del Presidio Modelo, de la entonces Isla de Pinos, -actualmente Isla de la Juventud- el 15 de mayo de 1955. Se cumplen ahora 65 años de aquel acontecimiento histórico.

En los recuerdos de los jóvenes rebeldes quedaban largos meses de prisión sufridos en aquella cárcel sólida, donde las inmensas naves circulares de cemento, divididas en pequeñas celdas, trataban de reducir a cero el ímpetu de libertad de la generación opuesta a los horrendos desmanes de una tiranía propimperialista.

Sin embargo, en medio de la adversidad y en solitario, el líder cubano aprovechó el tiempo para reconstruir el Programa Político de la Revolución, cuya base era el alegato de autodefensa “La Historia me absolverá” que se distribuyó en el pueblo clandestinamente como arma ideológica.

Según publicaciones que recogieron el testimonio de Francisca Rives, a Fidel y a los Moncadistas no les querían abrir las puertas del penal, hasta que al fin tuvieron que hacerlo pues no pudieron impedir que la multitud allí congregada, con inmenso júbilo recibiera a su máximo líder y a la vanguardia revolucionaria, en quienes tenían esperanzas de lograr el cambio que necesitaba Cuba después de años gobernada por gobiernos entreguistas y corruptos.

En medio de la alegría, y en la misma puerta del presidio, el guía de la Revolución advirtió: “Nuestra libertad no será de fiesta o descanso, sino de lucha y deber de batallar sin tregua”. Los reunidos en esa ocasión, alzaron sus voces para proclamar el derecho de Cuba a la libertad y la independencia, y su eterna fidelidad a las ideas que defendían.

Al día siguiente, el 16 de mayo de 1955, ocurrió la entrada triunfal de Fidel a La Habana. El joven abogado, organizador del movimiento revolucionario que protagonizó los asaltos a los cuarteles Moncada, de Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, fue liberado tras la Ley de Amnistía. No era un regalo del régimen de Batista, sino el resultado de casi dos años de tenaz lucha.

Este 15 de mayo, los cubanos hacemos honor a la historia de nuestro país, dignificada por las luchas contra los opresores del pasado, y recordamos la salida de Fidel y sus jóvenes compañeros del presidio de la entonces Isla de Pinos, entre ellos Raúl Castro y Juan Almeida Almeida, hecho que marcó una importante pauta para el período de lucha revolucionaria que transcurrió luego, hasta llegar a la victoria, en enero de 1959.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Reflexiones por el Día del Historiador cubano

José Guillermo Montero Quesada

Historiadores de Las Tunas por nuevos derroteros en la enseñanza de esta ciencia

Ordey Díaz Escalona

Homenaje póstumo a inspiradores de la historia de Las Tunas

Enviar Comentario


9 − cinco =