Ana Betancourt, una cubana de todos los tiempos
Ana Betancourt fue la primera en pronunciarse por los derechos de la mujer. (FOTO/Internet)
Historia

Ana Betancourt, una cubana de todos los tiempos

Las mujeres cubanas estuvieron siempre al lado de los hombres en las guerras de independencia contra España. Pero a pesar de igualarlos en inteligencia y bravura, no se le concedía voz ni voto en aquella sociedad tradicional donde tenía un lugar secundario.

El grito de « ¡Llegó el momento de libertar a la mujer!» el 14 de abril de 1869, en un mitin en Guáimaro, le concedería un lugar privilegiado en la historia a Ana María Betancourt Agramonte, como precursora de los derechos de las féminas en Cuba.

La valerosa camagüeyana procedía de familia acaudalada y abandonó todos sus privilegios para seguir a la manigua a su esposo, el hacendado Ignacio Mora de la Pera, tras el alzamiento revolucionario del 10 de octubre de 1868.

En julio de 1871, ambos son apresados por los españoles y gracias a una ingeniosa trata, el Coronel Mora logra escapar, pero ella queda en poder de sus captores.

Sus enemigos se ensañan en humillar a la altiva cubana de todas las formas posibles. Incluso, la mantuvieron tres meses bajo una ceiba, a la intemperie, en la sabana de Jobabo, como carnada.

A pesar de que el tifus merma sus fuerzas, Ana logra huir hasta La Habana y desde allí parte hacia el exilio. Tras conocer el fusilamiento de su marido en 1875 se radica en España.

Lejos de su patria amada, trabaja de profesora, de obrera, siempre aportando de su escaso peculio a la causa revolucionaria.

El 7 de febrero de 1901, a los 68 años Ana Batancourt murió en Madrid. Sus restos fueron traídos hasta su tierra natal y colocados en un mausoleo en Guáimaro, erigido a su memoria.

Solo a partir de 1959, el triunfo revolucionario haría realidad sus sueños de derechos políticos y económicos sin discriminación de sexos. Su ejemplo sigue alentando a las cubanas en otras luchas en aras de la igualdad plena.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Panchito Gómez Toro, sangre mambisa

Tania Ramirez

Lázaro Peña, paradigma de la clase obrera cubana

Edelmis Cruz Rodríguez

Chávez, eterno luchador

Tania Ramirez

Enviar Comentario


− cinco = 3