Camilo en la memoria de su pueblo
Camilo Cienfuegos.
Historia

La impronta eterna de Camilo

Camilo Cienfuegos siempre será para los cubanos, el barbudo sonriente, amistoso y de valor a toda prueba. Inmortalizado como el Héroe de Yaguajay, los jóvenes tuneros de hoy lo sienten cercano a través de tantas anécdotas que hablan de su amistad inquebrantable con el Che, de su amor por los niños y su incondicionalidad a la Revolución y a Fidel.

En el aniversario 88 de su natalicio, el 6 de febrero de 1932, será recordado como el niño travieso de la humilde en la barriada de Lawton, de La Habana.

Formado en valores de patriotismo y honestidad, se incorporó a la lucha contra la dictadura de Batista. Varias veces salió de Cuba rumbo a EE.UU. obligado por la persecución policial y en busca de trabajo.

Es así que conoce de los planes de Fidel Castro y viaja a México para incorporarse a la expedición del Granma.

Ya en tierra cubana y tras el bautismo de fuego de Alegría de Pío, Ernesto Guevara lo ayudó a consolidarse como un guerrillero responsable y valioso que le ganó el respeto de su tropa y los grados de Comandante.

Como primer jefe rebelde en luchar en el llano y más tarde al iniciar la invasión al occidente del país al frente de la columna Antonio Maceo demostró que era digno de llevar adelante la hazaña.

Los epítetos de «Capitán Tranquilo», «Guerrillero de la sonrisa amplia» hablan del amor con el que el pueblo lo retribuyó.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Panchito Gómez Toro, sangre mambisa

Tania Ramirez

Lázaro Peña, paradigma de la clase obrera cubana

Edelmis Cruz Rodríguez

Chávez, eterno luchador

Tania Ramirez

Enviar Comentario


siete × = 7