Más allá de una escultura
Así luce la escultura en tamaño real inspirada en el popular personaje del comandante tunero. (TIEMPO 21 FOTO/Angeluis)
Cultura

Más allá de una escultura

Las Tunas.- Tuvo la oportunidad como muchos tuneros de conocerlo en vida y el sueño de perpetuarlo en la historia siempre fue su deseo. Cuando se supo la noticia de su muerte esos deseos se avivaron, él sabía que tenía que hacer una estatua en tamaño real de ese personaje que le daba vida a las calles tuneras.

Y así fue, Ángel Luis Velázquez Guerra artista de la ciudad, inmortalizó a Alberto Álvarez Jaramillo, más conocido como El Comandante.

«Realmente yo me sentí motivado a hacerle la estatua al Comandante tunero por la imagen que él daba, del reflejo del hombre del pueblo, y además encerraba una historia que nos representa a nosotros los tuneros. En vida fui a hacerle la visita a su casa, le pedí permiso a la familia y conversé con él y le hice fotografías por las cuales logré hacer esta obra.

«Fue un proceso de creación muy bonito porque al saber la noticia de su muerte, automáticamente tomé la idea que siempre estuvo en mi cabeza, hacerle una escultura en tamaño real y así el pueblo lo recordaría por siempre. La imagen esa que yo veía de él, un poco cansado, lento al caminar y eso fue lo que siempre traté de imaginar».

Allí están los detalles, las cintas que usa en las manos, la camisa verde olivo, la mochila en su hombro y sus ojos, inmortalizando la historia de ciudad y su pueblo que caminó varias veces por muchos años.

La escultura está terminada a tamaño real en la técnica de ferrocemento, lista para ser exhibida y con la cautela de que el público tunero la cuide y la respete.

«Uno como artista es un poco ambicioso siempre, uno quiere que la obra quede perfecta, y creo que eso es lo que nos lleva a desarrollarnos como profesionales del arte. Yo quedé satisfecho porque, muchas personas que se llegan hasta la Casa del Historiador de la ciudad para apreciarlo se estremecen al ver el parecido, su propia familia lloró al verlo y esa es la mayor satisfacción que siente un artista, la reacción del público frente a su obra».

Ángel Luis Velázquez Guerra, pintor paisajista de la provincia de Las Tunas trasmitió a través de esta escultura a otro Quijote que caminaba las calles de la ciudad discutiendo con quien se tomara a su paso cual molino desafiando al viento.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Periodistas de Radio Victoria exponen resultados durante su balance anual

Instructores de arte de la Brigada José Martí en Las Tunas exponen principales resultados

Miguel Díaz-Canel: las escuelas de arte son un premio al talento

Miguel Díaz Nápoles

3 comentarios

Juank 16 diciembre, 2019 at 8:16

Cada tunero lo recuerda con cariño, es parte de nuestras vidas para siempre, que linda idea tener por siempre un homenaje para él, que es como si fuera para nuestra generación. Es junto Zabala y su comparsa, Milán y su conjunto y hasta “paniqueque” (no recuerdo el nombre), parte de nuestra cultura popular. Felicidades al escultor

Respuesta
Diego Palacio 11 diciembre, 2019 at 8:57

Muchas felicidades a todos los que trabajaron en esta obra. Cuando la colocarán para que el pueblo pueda verla y recordar a este personaje de nuestra ciudad.

Respuesta
Jge 10 diciembre, 2019 at 15:36

Angel, pienso que el comandante no podría quedar mejor, está excelente, perfecto. Gracias por regalarnos a cada uno de los tuneros esta magnífica obra. Alguien quien convivió por años con nosotros, una figura sin igual como la tuna que nos identifica a todos. FELICITACIONES por traernos a este carismático hombre que aun después de su partida, comparte con nosotros la tierra que nos vio nacer. Saludos

Respuesta

Enviar Comentario


cuatro − = 1