Donde la tierra seca se vuelve fértil
Los conocimientos de Waldo Bonet acerca de la botánica, le han permitido crear un maravilloso jardín en su hogar. (TIEMPO21 FOTO/Angeluis)
Gente

Donde la tierra seca se vuelve fértil

Natacha Reyes Escobar, Esnilda Romero Mañas y Ángel Luis Batista Santiesteban

Waldo es un hombre feliz, se le nota a simple vista. Cuando habla la pasión desborda sus palabras. Él vive en un universo verde, matizado por infinidad de colores y formas. Le falta espacio, pero no en su corazón.

Biólogo y botánico, su afinidad por las plantas le ha llevado a convertir su casa en un pulmón verde en el centro de Las Tunas. Allí, entre zunzunes y el canto de otras aves, el visitante siente que se traslada a una dimensión diferente.

Tan cuidadas y conservadas están sus plantas, que apena caminar por los estrechos pasillos que quedan libres en su techo por el temor a estropearlas.

Es fascinante apreciar su vasta colección de cactus cubanos, de suculentas y de otras cuyas semillas han viajado incluso en el sobre de una carta desde lejanas latitudes.

La familia se ha contagiado, y también ayudan al cuidado, conservación y propagación de las especies que embellecen su cotidianidad.

En ese pequeño entorno los relojes funcionan diferente, la sensación del transcurrir del tiempo parece ralentizarse para dar paso a la paz y armonía propias de los espacios naturales y escasos en las ciudades con su constante ir y venir.

Y es que Waldo Bonet Mayedo resulta inspiración en tiempos donde cambio climático recarga discursos hasta aburrirnos, él es defensor de la belleza y nos muestra el camino para empezar el necesario mejoramiento ambiental.

En su casa, especie de santuario natural, ha demostrado cómo sacarle provecho a la tierra más seca de Cuba.

En Video

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Saymi quiere dejar su huella literaria

Naily Barrientos Matos

Abelnazer tiende puentes con señas de amor

Naily Barrientos Matos

Alexis, entre trebejos y tableros de ajedrez

Naily Barrientos Matos

1 comentario

Jge 12 noviembre, 2019 at 5:31

Felicitaciones Waldo por la belleza tanto de su jardín como por la pasión por lo verde. Sabemos que nuestro territorio es de los más secos de la isla y deberíamos aprender de este tunero y hacer de nuestra ciudad un espacio verde, espacio en Las Tunas no falta, falta voluntad para ayudar no solo a nuestro terruño, nuestro país y sí a nuestro Planeta. Saludos de otro amante de la naturaleza

Respuesta

Enviar Comentario


cuatro + 3 =