Crimen de Barbados, el dolor de la impunidad
Dos jóvenes tuneros integraban el equipo de esgrima que perdió la vida en el trágico atentado. (FOTO/Internet)

Barbados aún duele

Las Tunas.- Dicen que el tiempo todo lo cura, pero no es verdad. Cada 6 de octubre toda Cuba revive el lacerante dolor que provocó el atentado al avión de Cubana de Aviación en Barbados en 1976.

Fueron 73 vidas inocentes el duro precio de la venganza de la mafia anticubana de Miami, que nunca le ha perdonado al pueblo revolucionario su valentía de apostar por la independencia.

Entre las víctimas: el triunfante equipo cubano de esgrima que regresaba del cuarto Campeonato Centroamericano y del Caribe,  celebrado en Caracas, Venezuela, con el pecho cargado de medallas.

Dos de aquellos los jóvenes campeones eran de la provincia de Las Tunas: Carlos Leyva González y Leonardo MacKenzie.

La siniestra explosión cambió la vida de los cubanos, especialmente de familiares y amigos de los mártires.

Aquellas muchachas y muchachos que cantaban y reían sentados en el avión con las preseas colgando de sus cuellos no pudieron disfrutar de sus triunfos deportivos, del abrazo de sus padres, ni de la admiración de los amigos.

Los asesinos confesos, Orlando Bosch y Luis Posada Carriles, autores también de actos terroristas contra líderes de izquierda en Latinoamérica, desenmascarados, fallecieron sin pagar por su crimen.

El seis de octubre fue institucionalizado en Cuba como el Día de las Víctimas del Terrorismo, para luchar contra las acciones violentas y para rendir homenaje a quienes han perdido sus vidas por ese flagelo a lo largo de la historia de la Revolución Cubana.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Juan Gualberto Gómez, patriota y periodista, de Matanzas y para Cuba

María Esther Pupo Hechavarría

Celebran en Las Tunas Día del Historiador cubano

Luisa Elena Rivera Cubelo

Fidel, la memoria en imágenes

Naily Barrientos Matos

Escribir Comentario