Norman, un héroe de la epopeya cubana en Angola
Norman Téllez. (FOTO/De la autora)

Norman, un héroe de la epopeya cubana en Angola

Las Tunas.- La historia de la colaboración cubana en África es una de las primeras a destacar cuando se evoca la solidaridad antillana con los pueblos. Hasta Argelia llegó, en mayo de 1963, una brigada médica internacionalista; comenzaba una historia de larga data, con resonancias hasta el día de hoy en diversos aspectos del desarrollo.

Posteriormente, en las décadas del 1970 y 1980, Etiopía y Angola, entre otros países, recibieron ayuda médica y militar. Hasta este último país llegó siendo muy joven el tunero Norman Téllez Robertson, quien fue uno de los miles de cubanos que participaron de la Operación Carlota. En la tierra de Agostinho Neto peleó en tres oportunidades y en funciones distintas. Más de cuatro décadas después, cuenta lo que la memoria guardó con celo, porque su historia es también la de un pueblo de espíritu internacionalista, una virtud histórica de la Revolución Cubana.

En su testimonio este hombre que nació pobre y se formó con la Revolución, al referirse al momento en que lo contactaron para la misión, narra:

 «Yo era reservista. Me plantearon que si yo estaba dispuesto a cumplir una mision internacionbalista y yo dije «¿Qué es eso?» me explicaron que era ayudar a otros países  y respondí: «Yo por la Revolución voy a donde maten, a cualquier parte del mundo».

(…)Yo no era militante de la juventud comunista, ni nada de eso. Era solo un mecánico. Ni soñaba con algo así. Pero, bueno, esa fue la enseñanza que me dio la Revolución porque el que es revolucionario no aspira a nada personal. Si lo hace, lo hace con amor, y si no no hace nada. El revolucionario hace, no pide. Digo, es mi criterio. Como analfabeto que soy, ese es mi criterio. A Angola fuimos por un deber y voluntad propia. Y así lo digo hoy a mis 83 años, cuando ya soy un viejo».

Cuando este 7 de diciembre, como hace 31 años, la memoria histórica nos convoca al homenaje a aquellos abatidos en tierras africanas en defensa de los más sagrados valores de la nación; les proponemos el testimonio de este cubano que vivió para contar su historia y la de todo un pueblo, un tunero que goza de la satisfacción del deber cumplido. Sirva, pues, para rendir tributo.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Zenaida Ávila Pérez: “si volviera a nacer, sería maestra”

Claudia Pérez Navarro

Yasenia Tamayo: “El béisbol es mi vida”

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Adela Peña: «Gracias por pensar en mí»

Ada Cristina Higuera Tur

Escribir Comentario