Ana Irma es fiel defensora de la música tradicional cubana. (FOTO/Tomada de Internet)

Ana Irma Pérez Perelló: ‟Defender lo nuestro, nos hace diferentes”

Las Tunas.- Mucho tiempo ha pasado desde que Ana Irma Pérez Perelló pisó, por vez primera, el suelo fértil del mundo del arte. Pudiera decirse que el viaje inició a los ocho años de edad cuando comenzó los estudios de piano en la Escuela Profesional El Cucalambé; aunque tal vez lo más justo sería señalar que su noviazgo con este universo apasionante surgió antes, de manera que cuando comenzó a tomar las clases de piano su camino ya estaba dictado y escrito.

Desde entonces, la vida ha sido un constante aprendizaje en el que etapas como los años de estudio en el conservatorio Esteban Salas, de Santiago de Cuba, resultan imprescindibles en el recuento de la aún corta, pero fructífera carrera de la directora de la orquesta danzonera Cubaclamé.

La tierra de Ibrahim Ferrer, Sindo Garay, Ñico Saquito, Eliades Ochoa, Compay Segundo…y tantísimos músicos inolvidables; significó un universo sonoro nuevo y el espacio ideal para la formación en los estudios de dirección coral. “Otra forma de ver la música”, expresa ahora para dibujar esa experiencia en la que también salieron a la luz sus cualidades para el liderazgo.

“Es no solo verte como instrumentista, sino apreciar la manera en la que te enfrentas a la vida como un líder de agrupación coral, y cómo te representas delante de unos músicos para guiarlos. De tal forma que cuando regreso a Las Tunas a hacer el servicio social surge el interés de no ser solamente integrante de un coro. Ya aquí había otras agrupaciones vocales como Euterpe; entonces decidí no hacer lo mismo y aposté por algo nuevo y diferente”.

En la edición del 2013, cuenta, nació la orquesta danzonera, para responder a una investigación que la acercó, en el Festival Barbarito Diez, a la historia del género y a la necesidad de que aquí no se escuchara solo de diciembre en diciembre. Ana Irma iniciaba así, un cambio en su vida y hacía suyo el emblema del ritmo bajo cuyo sello nacieron piezas como Las Alturas de Simpson de Miguel Failde, El que más goza o Almendra, entre tantos otros.

El nombre del conjunto, narra, fue idea del maestro José Ramón Artigas: Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, firmaba sus obras con el seudónimo de Cucalambé, anagrama de Cuba Clamé, porque simbolizaba su clamor por Cuba. La denominación conjuga la esencia de un grupo de 13 jóvenes que también exaltan a Cuba a través de su música. “Es lo que hacemos y lo que defendemos”, sentencia la joven con vehemencia.

Con esta aspiración suprema ya está disponible en plataformas digitales el CD Un pedacito de amor, fonograma que reúne mambo, cha-cha, bolero-son, danzón y lo mejor del género con un sello auténtico y renovador. Justo en la defensa de esa simbiosis de tradición y modernidad reside parte del encanto y los méritos de esta agrupación.

‟Los arreglos y la forma de hacer la música también nos identifican y logran atraer al público. Asimismo, la frescura en escena de los músicos que, aunque estén interpretando piezas tradicionales, logran conectar con la juventud. Si bien interpretamos un ritmo de otra época, este nunca va a dejar de ser nuestro porque es el baile nacional”.

– ¿Defender un género que no está ahora mismo en boga entre las nuevas generaciones supone un reto o, incluso, una impedimenta para ustedes que son músicos jóvenes?

-Es un reto, sí. Hoy en día el mercado y la balanza se mueven hacia otro tipo de género que es el que se comercializa en estos momentos. Sin embargo, cuando nosotros terminamos de estudiar tantos años en una escuela tampoco queremos pasar desapercibidos y ser uno más del montón. Siempre yo tenía por costumbre decir eso: ‟No quiero ser una más del montón”. Queremos hacer algo diferente y para lograrlo debe ser genuino. Y eso es lo que aporta la danzonera.

‟ ¿Por qué dejar de defender lo nuestro? Si es lo que nos caracteriza, identifica y nos hace diferentes. El danzón y la música popular tradicional cubana tienen un mensaje especial y en sus letras, aun cuando se habla con un lenguaje coloquial, siempre se hace con respeto y una lírica diferente”.

Por otra parte, con el mismo arrojo que decidió la creación de la danzonera, Ana Irma asume ahora la dirección de la Asociación Hermanos Saíz y ofrece, en bien de otros, parte de su energía, talento y dedicación.

“Es un compromiso con los jóvenes artistas que represento. Es también el momento de aportar y apoyar la obra de otros creadores. Yo trato de no dejar mi labor ni a mis muchachos. Ellos me impulsan en esos ensayos a los que llego ya agotada, después de terminar aquí en la AHS”, expresa mientras reconoce que las nuevas responsabilidades han traído hasta su vida no solo lo insólito de un plan de trabajo para un artista; sino también el placer de ver fructificar la publicación de un libro, la conclusión de un disco, el otorgamiento de una beca…

“He tenido que aprender de plástica, artes escénicas, literatura…y eso amplía mi cultura general y me nutre como ser humano”, resume.

Y así anda Ana Irma, grávida de proyectos, pero con uno mayúsculo anidando en su alma: demostrar que el ritmo nacido hace más de un siglo y con récord de permanencia en el amplio abanico sonoro de la Isla, es patrimonio vivo de una nación. En tiempos de reguetón, música electrónica, trap y otras; el danzón tiene mucho que ofrecer y un público por conquistar. La sonoridad de este ritmo marca también el compás y la historia de una Isla que se distingue por su música y sus creadores.

Cuestionario con swing

Para indagar más acerca de la visión de Ana Irma Pérez Perelló, su vida y personalidad emprendedora e incansable; te invitamos a escuchar las respuestas a estas preguntas del ‟Cuestionario con swing» las cuales podrás disfrutar de manera más amplia en el fragmento de audio que también compartimos contigo.

P: ¿Con qué personalidad te identificas?

E: Me encanta y disfruto la obra de Beatriz Márquez…

P: ¿Cuál es tu motor en la vida?

E: La música…

 P: Si no fueras comunicador ¿en qué otra esfera te gustaría desarrollarte?

E: Fuera actriz. Quizás modelo, no sé. También me hubiese gustado trabajar en una empresa de marketing, algo relacionado con el diseño, las pasarelas…

P: ¿Lo que más odias?

E: La mentira. Es imperdonable para mí…

P: ¿Qué admiras en las personas?

E: La transparencia y la sinceridad…

P: ¿Qué te hace perder la paciencia?

E: No la pierdo con facilidad. No me gusta perder la paciencia, la verdad…

P: No podrías vivir sin….

E: Sin mi madre…

P: Define en una palabra tu vida

E: Mi vida es arte, música, fe…Mi vida es arte y el arte es lo que hace que sea diferente, que no sea una vida común.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Realizan en Las Tunas edición virtual del concurso la Muñeca Negra

Sheyla Arteaga Rodriguez

Taller infantil Teatro Tuyo: una obra de infinito amor

Sheyla Arteaga Rodriguez

Premian a profesionales de la prensa radial en el Concurso Provincial Ubiquel Arévalo Morales 2020

Sheyla Arteaga Rodriguez

Escribir Comentario