Yurenni Villanueva es una de las beneficiadas con el proyecto. (FOTO/ De la autora)

Cuando lavar deja de ser una tarea doméstica para convertirse en fuente de trabajo

Las Tunas. – A la tunera Yurenni Villanueva Peña le ha cambiado la vida. Hasta hace poco era ama de casa y hoy tiene la oportunidad de incorporarse al trabajo por cuenta propia, gracias a la apertura de la primera Casa Lavatín “Espumás” de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC); iniciativa que además de generar empleo a las federadas, beneficia a las familias.

Su propio hogar, ubicado en el Bloque 58 B de la FMC, del reparto Buena Vista, es hoy también el lugar donde desempeña la labor. Desde allí, Yurenni muestra su agradecimiento.

«Estoy muy contenta porque podré dar mi aporte a la sociedad. El proyecto llegó a mí a través de la organización femenina; me llamó la atención y acepté. Los representantes de la empresa me hicieron el contrato y me explicaron cómo funcionaba; espero que todo salga bien».

“Espumás” es una red de lavatines con servicio de lavado y centrifugado, operada por cuentapropistas, con máquinas arrendadas por la Empresa Industrial de Equipos y Servicios Asociados (EIESA) del Ministerio del Comercio Interior (Mincin), según explica a Tiempo21 Jorge Martiatu León, especialista de la entidad.

«Desde finales del año pasado empezamos con la tarea técnica de elaboración y en febrero inició; ya tenemos en todas las provincias del país.  Las federadas están muy contentas porque se sienten útiles con el servicio que prestan y eso es de gran ayuda para ellas.

«Nosotros facilitamos los equipos y los insumos, les vendemos el detergente a un menor precio del valor total y le arrendamos las lavadoras. El pago es mensual a través del banco y están satisfechas con los precios».

La idea nació del seguimiento a los planteamientos del Décimo Congreso de la FMC, relacionados con los insuficientes espacios para ofertarles servicios a las trabajadoras, y la necesidad de empleos y alternativas, mediante la gestión no estatal, que faciliten la vida de las mujeres.

Hasta el momento, Las Tunas cuenta con dos casas lavatines de la FMC, aunque el propósito es seguir ampliando esta iniciativa, la cual también contribuye a que las tuneras alcancen su autonomía económica, desarrollo y crecimiento personal.

Espumás, lavanderías más blanco, más limpio, según su slogan garantiza un servicio de calidad y rapidez a la familia y a la comunidad.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Onure y la Unión Europea se vinculan en función de la eficiencia energética

Leydiana Leyva Romero

Convocan a ronda de negocios Las Tunas 2020

Ordey Díaz Escalona

Reconoce máximo dirigente político en Las Tunas esfuerzos para no detener la economía

Ordey Díaz Escalona

Escribir Comentario