Himno Nacional de Cuba, decisión eterna de luchar
El Himno Nacional, orgullo de todos los cubanos.

La Bayamesa, himno de la rebeldía

El llamado a «morir por la Patria es vivir» eternizado en el Himno Nacional de la República de Cuba, deja clara la decisión de los cubanos desde aquel 20 de octubre de 1868, de ser fieles a los más genuinos sentimientos patrióticos y al orgullo de ser herederos de una tradición de lucha independentista

Su música vital fue compuesta por Perucho Figueredo a petición del Comité Revolucionario de Bayamo. Más tarde, el músico Manuel Muñoz Cedeño realizó la orquestación de la marcha y el 11 de junio de 1868 se estrenó en la Iglesia Parroquial.

El tema gustó tanto por sus aires aguerridos que la población comenzó a tararearla, a pesar de la indignación de los españoles, que de inmediato la catalogaron de subversiva.

Tras la toma de la ciudad de Bayamo por las tropas de Carlos Manuel de Céspedes, Perucho al entrar triunfante y sin descabalgar comenzó a trascribir la letra de aquel himno, ante la petición de la población enardecida de rebeldía.

Muy pronto la canción, llamada La Bayamesa en analogía con la Marsellesa,  acompañó a las tropas mambisas en el fiero combate y aunque con algunas variaciones, su sentido patriótico se mantuvo íntegro.

En 1940, la Constitución refrendó de manera oficial, y por vez primera, al Himno de Bayamo como símbolo de la nación cubana.

Las seis estrofas iniciales se redujeron solo a las dos primeras, pues se excluyeron las cuatro que aludían al enemigo, teniendo en cuenta que muchos españoles combatieron en el Ejercito Libertador.

Es por ello que cada jornada escolar inicia con sus notas entonadas por los pioneros. Grabado o cantado en vivo reviste de solemnidad cada acto o reunión. Y es el laurel mayor para deportistas y personalidades cuando lo escuchan desde lo más alto del podio en las ceremonias de premiación.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

En Las Tunas, 27 de noviembre, con el morir la vida

Naily Barrientos Matos

Oscar Vega, primer internacionalista tunero

Tania Ramirez

Cristino Naranjo, un guajiro muy valiente

Tania Ramirez

Escribir Comentario