José Carlos, comunicador a todas
José Carlos hace de la comunicación un estilo de vida que evidencia que la pasión por el trabajo rinde los mejores frutos. (FOTOS/Cortesía del entrevistado)

José Carlos, comunicador a todas

A la profesión, José Carlos Arnedo Infantes llegó como muchos otros: duodécimo grado, incertidumbre acerca de qué perfil escoger, formación vocacional y cierta curiosidad hacia aquella carrera que alguien, al parecer, dibujó con la pasión necesaria para atrapar la atención del jovencito. ¡Anillo al dedo!, tras cinco años de estudio y varios de trabajo, la Comunicación Social, se puede decir, es lo de él.

Hoy afirma que si volviera a nacer o a estudiar escogería, exactamente, el mismo camino. «De hecho estoy haciendo una Maestría en Ciencias de la Comunicación, específicamente en la mención de Comunicación Política porque siento que fue donde tuvimos más vacíos durante el período universitario y mediante este posgrado puedo consolidar un poco los conocimientos para también ponerlos en defensa de nuestras conquistas revolucionarias».

Quienes le conocen saben que no pierde oportunidad para dar a conocer los servicios y las novedades de la Empresa de Correos Las Tunas o para concertar algún acuerdo que le sea beneficioso a la entidad que representa, en ese ámbito, desde hace ya tres años.

«Quizás muchos directivos o decisores no vean la comunicación como el proceso fundamental de un centro laboral; de hecho quizás no lo sea, pero todos los procesos institucionales de un centro están transversalizados por la misma. Por eso cuando advierten la importancia del tema y le prestan el debido valor se comienzan a notar los resultados no solo para una entidad determinada sino para la sociedad en su conjunto».

A quienes reconocen el mérito de este fenómeno en la mejora continua de procesos y servicios, «deberían multiplicarlos», afirma. Luego enumera  algunos de los resultados de su centro laboral, los cuales, dice, le hacen feliz y se deben el tesón de todo un colectivo.

«En el 2019, merecimos el Premio de Comunicación Institucional otorgado por la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS), en la provincia. También el pasado año, recibimos importantes lauros en Caliprot, el evento del Ministerio de las Comunicaciones: Premio Relevante con el trabajo Diseño y Comercialización de nuevos productos, entre los que resaltan las postales tuneras y un calendario de la ciudad y el Gran Premio por los materiales audiovisuales creados y el impacto social que han generado».

«Esos logros colectivos son los que más satisfacción me dan porque repercuten en la calidad de los servicios y en la visión que la población tiene de la Empresa Correos Las Tunas y tal resultado, en parte, se debe a la labor de transformación en materia de comunicación institucional en función del público interno y externo. Tenemos una responsabilidad social con la gente y con la ciudad. Ese es el compromiso de la Empresa y  vemos a los clientes como el centro fundamental de nuestro quehacer», subraya.

Sin su trabajo, afirma, no podría vivir. Este le apasiona, le insufle energías y le provoca criterios a veces incómodos y hasta duros cuando le parece que algo no está bien o se pudo hacer mejor. Como la mayoría de los jóvenes resulta opinativo y opinante, más si se trata de aquello que escogió como profesión de vida y que a veces –mientras se le escucha- pareciera fuese solo dominio de él.  La verdad es que no son muchos los que aún hoy, reconocen el valor de ese intangible, tan pesado como el oro: la comunicación.

José Carlos, comunicador a todas
Como comunicador institucional de la Empresa de Correos Las Tunas, José Carlos ha recibido varios reconocimientos.

Cuestionario con swing

P: ¿Con qué personalidad te identificas?

E: Silvio Rodríguez.

P: ¿Cuál es tu motor en la vida?

E: Mi familia.

P: Si no fueras comunicador ¿en qué otra esfera te gustaría desarrollarte?

E: (Sonrisa) Sería comunicador.

P: ¿Lo que más te molesta?

E: Cuando algo está mal hecho y las personas no saben recibir las críticas. Pienso que toda crítica nos hace crecer como seres humanos y profesionales.

P: ¿Qué admiras en las personas?

E: El respeto.

P: ¿Qué te hace perder la paciencia?

E: La falta de tacto para asimilar las críticas.

P: No podrías vivir sin….

E: Sin mi trabajo.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Inés y el banco: una unión para toda la vida

Leydiana Leyva Romero

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Domingo Urrutia: un azucarero incansable

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario