Gelmis, orgullo de mujer campesina
Gelmis se siente orgullosa de trabajar la tierra y que esta le rinda frutos. (FOTO/De la autora)

Gelmis, orgullo de mujer campesina

Tan dulce como las guayabas que cultiva en su patio es el carácter de Gelmis Teodora Reyes Reyes, una mujer sencilla, afable y hacendosa que desde hace 10 años se dedica a la siembra de cultivos varios en una pequeña finca conocida por Los Robles, en la periferia de esta ciudad de las Tunas.

De origen campesino, no le resultó difícil convertirse en usufructuaria y consagrarse a la producción de alimentos, una labor útil y necesaria para el autoabastecimiento familiar y el avance de la economía del país.

Con casi siete décadas de vida, Gelmis cuenta orgullosa que lo que ahora es un lugar acogedor lleno de frutas, viandas, cocoteros y animales de corral era, anteriormente, un área infestada de marabú, pero gracias a su empeño y esfuerzo, el de su esposo Eddy Soto Oro, sus tres hijos y nietos, hoy es una de las productoras más destacadas de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Niceto Pérez, del municipio cabecera.

¿Cuándo fue que comenzó?

«Alrededor del año 2000 solicité tierras para dedicarme a la siembra porque mi esposo se enfermó, vi esta parcela y me gustó, me la aprobaron, tengo las tres líneas ganado menor, cultivos varios y frutales, pero he desarrollado más la de frutales porque para nosotros que estamos viejos y enfermos es más fácil».

«Es un trabajo muy difícil, duro, por el sol, hay que dedicarle muchas horas, además cuando llega la lluvia crece la yerba, pero siempre se puede».

¿Qué frutas tiene sembradas en la finca?

«En algo más de dos hectáreas tengo casi 20 tipos de frutas, entre ellas guayaba, mango, coco, cereza, ciruela, melocotón, platanito, anón, mandarina, granada, una mata de peras que todavía no produce, limón, plátano burro. Las frutas me garantizan el jugo según la temporada».

«A raíz de la pandemia sembré calabaza, maíz, frijoles; hace un tiempo me incorporé a la crianza de aves de corral, un promedio de 80, que contribuyen al sustento de la familia».

«Siempre sobrecumplo los planes de entrega a la cooperativa, también hago donaciones a instituciones de la salud, a mis vecinos y a cualquier persona que lo necesite».

¿Quien le ayuda en la finca?

«Cuento con el apoyo de mi familia, mi hijo mayor, el menor, los nietos, mi esposo y hasta los vecinos vienen a ayudarme, todos me colaboran y doy gracias por ello».

¿Qué importancia le ve a la producción de alimentos?

«Es muy importante contribuir a la producción de alimentos no solo para el autoconsumo de la familia sino también para ayudar a la economía del país, sobre todo en los momentos que estamos viviendo, no podemos sentarnos a pensar que no hay, tenemos que producir en los patios, solares o cualquier espacio vacío de la comunidad, sembrar viandas, hortalizas, criar pollos, así yo lo hago y siempre tengo algo que llevar a la mesa».

«A las personas les aconsejo que todo aquel que tenga un pedacito de tierra lo cultive, todo lo que se produzca es comida para la población, soy militante del Partido Comunista de Cuba, cederista, federada y revolucionaria y entiendo que esto es fundamental para el país».

«Me siento muy bien, tranquila, me gusta mucho la agricultura, me fascina el campo, eso lo traigo en la sangre, por eso me dedico a esta útil labor, hay que seguir fomentando la siembra de alimentos para el pueblo y seguiré aportando hasta que las fuerzas y la salud me lo permitan».

Digna representante de la mujer cubana, Gelmis Teodora Reyes Reyes es un ejemplo de usufructuaria que hace honor a sus raíces, una mujer feliz de sacarle provecho a la tierra, que se levanta cada día agradecida por la recompensa de Los Robles, su pequeña finca y orgullo de esta familia tunera.

Recientemente los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) le colocaron en la fachada de su vivienda una pegatina por su destacado aporte al movimiento popular Desde tu barrio cultiva tu pedacito, que promueve la masiva organización, de conjunto con el Programa de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, para contribuir a la soberanía alimentaria del país.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Inés y el banco: una unión para toda la vida

Leydiana Leyva Romero

José Carlos, comunicador a todas

Naily Barrientos Matos

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario