Toma de Las Tunas 1897: colofón del dominio español en Cuba
El combate de Copo del Chato demostró la madurez táctica alcanzada por el ejército mambí. (FOTO/Internet)

Copo del Chato, cuando el rio se tiñó de sangre

Las Tunas.- El Mayor General Calixto García dio una clase magistral de su genialidad como estratega, el 25 de septiembre de 1873 en el combate de Santa María de Ocujal, actual municipio tunero de Jesús Menéndez y que pasó a la historia  como el copo o emboscada de aniquilamiento más completo de las contiendas mambisas.

Asegura el imaginario popular que el río de estrecho cauce  ese día se vez se tiñó de rojo, cuando la columna del teniente coronel español, Gómez Diéguez, apodado  El Chato fue tomado por sorpresa justo en el cruce.

El historiador de la ciudad de Las Tunas, Víctor Marrero  dijo a Tiempo 21  que «Santa María de Ocujal era un lugar muy intrincado, había una vegetación espesa serpenteada por un camino Real, también hay un río que hay que vadearlo porque tiene partes profundas. Cuando Calixto García recibió la confidencia de que una tropa española se acercaba las tropas se posicionaron en la emboscada. Realmente fue una carnicería con cerca de trescientas bajas del enemigo».

Sobre la trascendencia de la acción, Marrero destaco que «Primero, demostró la eficacia de las tácticas de guerra del Ejército Libertador, las cuales aprovechaban ríos y lugares de difícil tránsito para hostigar al enemigo. Ellos montaban la emboscada a ambos lados del río y la caballería escondida en un monte cercano. Entonces, la columna española era copada de frente por la retaguardia y por los flancos y sufría graves daños. Calixto García era experto en organizar estas acciones de las siempre salía exitoso.  Y segundo, por su envergadura, pues la columna española tenía unos mil quinientos soldados y quedo muy diezmada».

Desde ese entonces, el lugar, fue rebautizado por los lugareños como Copo del Chato en recuerdo de la gloriosa victoria de los mambises y devino preámbulo de un serie de triunfos, que continuaron con hechos gloriosos como los de Palo Seco, El Naranjo y la Batalla de las Guásimas, donde se puso en evidencia la adecuada estrategia y la táctica alcanzado por el Ejército Libertador.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

La Bayamesa, himno de la rebeldía

Tania Ramirez

El 13 de octubre, grito libertario de los tuneros

Tania Ramirez

El Che, siempre cercano

Tania Ramirez

Escribir Comentario