Lo que se esconde en las afueras de Las Tunas, brilla
La Empresa de Muebles Ludema comercializa sus producciones a varias instalaciones turísticas del país. (FOTOS/De la autora)

Lo que se esconde en las afueras de Las Tunas, brilla

Las Tunas.- Tras la aparente calma de un lugar de las afueras de la ciudad de Las Tunas, al amparo de una hermosa vegetación, se esconde una multitud de brazos en constante quehacer y un hervidero de creación.

Allí, entregan todas sus energías desde el despunte del alba los 352 hombres y mujeres, que no reajustaron su plan para hacer menos, pese a la crisis actual y al distanciamiento del centro que impuso la Covid-19 a unos cien trabajadores vulnerables en el período más complejo de la pandemia.

Resultado: la Unidad Empresarial de Base (UEB) “Muebles Ludema” de Las Tunas, logra un gran aporte productivo al facturar 14 millones y medio de pesos al cierre de los primeros ocho meses del año, tras fabricar buena parte del mobiliario comprometido en el actual calendario.

Dicho valor significa un sobrecumplimiento del 35 por ciento de su plan acumulado hasta la fecha, informó Ólmedo Rojas Ching, director general de la UEB, reconociendo que “todas las áreas halaron parejo” y el esfuerzo de quienes se han mantenido laborando en la entidad, todo el tiempo.

Es la respuesta de este colectivo Vanguardia Nacional del Sindicato de Industrias durante seis años consecutivos, ante la mayor producción de su historia: casi 15 mil muebles para diez importantes instalaciones del Turismo en el año que sustituyen importaciones al país, con una variedad de más de 300 diseños y diversos colores, los cuales exigen calidad, y demandan de soluciones novedosas.

Lo que se esconde en las afueras de Las Tunas, brilla
El proceso de lijado es esencial para la buena terminación de los muebles.

A estas producciones han contribuido mujeres como Aydeé Sánchez Duarte, destacada operaria ebanista, toda llena de optimismo… “Las mujeres hacemos aquí una labor fuerte, el trabajo es difícil. Con el sacrificio de nosotras, y como somos tan curiosas, logramos lijar los muebles con calidad. Hace poco, hicimos para nuevos hoteles, el de Primera y D, de La Habana, y para el “Baracutey 59”, de Antilla, en Holguín. Y cuando nos piden recuperar atrasos, trabajamos sábados y hasta domingos, como pasó después de la tormenta tropical Laura”.

A esta conversación, donde salieron a relucir los aportes de las mujeres creadoras, se sumó -luego de puntualizar con el colectivo tareas como el ahorro energético y las medidas de protección personal, Ángel Vargas Hernández, jefe del Taller de Acabado.

Comentó que por ser éste el último de la cadena productiva de la fábrica, se realizan en él los procesos de lijado, pintura y embalaje para la entrega a los clientes; y que van cumpliendo los compromisos productivos, incluyendo mobiliario para el Delfinario de Cayo Saetía, en Holguín, y para organismos.

Lo que se esconde en las afueras de Las Tunas, brilla
Durante la etapa de la pandemia los jóvenes han asumido la mayor carga de trabajo para proteger a las personas vulnerables.

Reconoció la preparación y responsabilidad de jóvenes incorporados que se van especializando, algunos egresados de la escuela técnica de Las Tunas, como el joven que ya dirige una brigada en dicho taller.

En cuanto al reto productivo que continúan enfrentando este año, Luis Cruz Ortiz, secretario del Buró Sindical de la entidad, aseguró que “es la tarea más difícil que les ha tocado, pues trabajan en diez obras a la misma vez, algo bastante complejo y difícil, pero no imposible. Hemos creado las condiciones; las veces que se han tenido que hacer dobles turnos, se han hecho, y hemos ido cumpliendo, también para hoteles de la cayería del norte de Camagüey, Matanzas y otros lugares”.

“Contamos con trabajadores de gran sentido de pertenencia; por el 26 de Julio, obtuvimos la medalla Jesús Menéndez, y aunque tenemos dificultades, eso nos compromete a cumplir; además  porque sabemos la importancia de estos muebles para el país,” me dijo, mientras me acompañaba a la salida, para mi retorno al centro de la ciudad.

Llegaba el fin de una jornada de compartir con quienes hacen una proeza laboral, y entonces, comprendí mejor por qué dan vida a un colectivo de referencia nacional en la Industria Cubana del Mueble Dujo, y por qué brillan en el país, aunque se esconden en las afueras de Las Tunas.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Camilo, siempre en la memoria del pueblo de Las Tunas

Naily Barrientos Matos

Para que haya más agua en Manatí

Esnilda Romero Mañas

Tabaqueros de Las Tunas preparan condiciones para la exportación de unas 60 mil unidades en 2021

Miguel Díaz Nápoles

1 comentario

Avatar
Jge 16 de septiembre de 2020 at 11:52

Realmente Muebles Ludema se ha convertido en una estrella de nuestro país. Hace falta que nazcan otras fabricas como la nuestra para ver esos muebles además del área del turismo al alcance de la población. Mis reconocimiento y felicitaciones al colectivo. Saluodos

Respuesta

Escribir Comentario