Empresa pesquera de Las Tunas incrementa capacidad productiva
Los trabajadores de la Empresa Pesquera rinden homenaje a Fidel con el cumplimiento de su plan anual. (TIEMPO21 FOTO/ Angeluis).

El largo y tortuoso camino del agua hasta la industria

Si usted pregunta en la Empresa Pesquera de Las Tunas, por Urbicia Frómeta Santana puede que le suceda lo mismo que a esta periodista. «¿Urbicia? Urbicia tiene como 100 años aquí”, esa fue la respuesta de uno de los trabajadores de la entidad conocida por su nombre comercial como Pescatún. Y aunque los calendarios de Urbicia allí no son tantos; sí acumula décadas de labor. Su vida tiene el compás del caer constante del agua, el sonido de las máquinas, el golpetear del machete contra el pescado, la técnica pulida de quien maneja el arte de su labor.

El largo y tortuoso camino del agua hasta la industria
Urbicia lleva como 100 años en la empresa, al decir de sus compañeros de trabajo.

«Llevo 37 años dedicados a esta industria. Estoy trabajando porque me gusta pues ya tengo edad de retiro. Aquí, en esta área, hacemos filete de claria y tenca, troncho, picadillo. Es agotador, pero con el tiempo una se acostumbra pues esto no es de esfuerzo, más bien de técnica. La verdad me siento feliz porque sé que hay muchas personas que compran el pescado porque les gusta y, además, es un buen alimento».

Escuche el reportaje

Ir a descargar

Como Urbicia, ahora mismo en la UEB Comercial-Industria en el municipio de Las Tunas – una de las siete que conforma la Empresa-  ocho trabajadores ya están en edad de jubilación, mas todos desean permanecer en activo. El hecho nos es fortuito, sino que responde al sentido de pertenencia por un colectivo que en el primer semestre del actual año resultó el más integral del país; mérito que conquistan por segunda ocasión y de manera consecutiva.

Ser proactivos, una cualidad necesaria

El largo y tortuoso camino del agua hasta la industria
Yosvany Vázquez Gordo.

Los resultados que posee Pescatún se obtienen en franco desafío a la obsolescencia tecnológica, un problema que enfrenta en general la rama industrial cubana. De esos quehaceres diarios para reparar, solucionar y mejorar las condiciones de trabajo de los obreros, da fe Yosvany Vázquez Gordo, innovador en beneficio propio y de sus compañeros de labores. Gracias al ingenio y la creatividad de este hombre, ahora el operario que trabaja en la máquina en la que se mezcla la masa para la producción de croquetas, ya no tendrán que estar de pie las horas de trabajo.

Yosvany fue por más e ideó un artefacto capaz de, en solo segundos, picar 200 croquetas, una acción que antes se hacía manualmente y, como se dice en popularmente, «a ojo de buen cubero». Como es lógico comprender, todas las unidades no salían con la misma magnitud y peso. Hoy, la realidad es otra.

Luis Espinosa del Toro, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Comercial e Industrias bien sabe de ese sentimiento de utilidad detrás de cada resultado y nuevo empeño.

«Desde que inició la Covid-19, estamos produciendo alrededor de 70 toneladas mensuales. Las preparaciones industriales están por encima de lo previsto y en este sentido destaca la fabricación de croquetas. En este período iniciamos también la elaboración experimental de embutido que debe formalizarse con la terminación de un área ahora en construcción. Esto nos daría una producción estable de cerca de 600 kg de este surtido en cada jornada».

¿Cómo el pesca’o en nevera?

El largo y tortuoso camino del agua hasta la industria
Clara Martha Martín Ramírez.

Cada meta ideada por la dirección de la entidad es respaldada por trabajadores como Clara Martha Martín Ramírez. Durante muchas primaveras, verano e inviernos, esta mujer tuvo a su cargo las labores de limpieza, para ser exactos y según sus palabras, «ocho años de sacrificio».

Ahora ocupa una nueva plaza; pero no descansa en el esfuerzo de hacer «brillar» su expediente y durante el 2019 resultó la mejor trabajadora de Pescatún. Ella confirma que no hay obra difícil de lograr y con su compromiso responde alto y claro a cierto refrán popular: «¿Cómo el pesca’o en nevera?».  «No, ¡qué va! «.

Esfuerzo y esfuerzo: más resultados

Mario Cedeño Viamontes, director de la entidad, afirma que «los resultados se deben, en lo fundamental, a la motivación de los trabajadores y de la dirección del colectivo». En sus palabras no hay loa vana, reconoce que lo alcanzado está aún lejos de satisfacer la demanda; aunque lo cierto es que los esfuerzos fructifican, los números lo demuestran.

«Al finalizar el mes de junio superamos el plan de captura de 810 toneladas con 213 por encima, en general hasta la fecha hemos producidos 7,5 toneladas más que las facturadas en los 12 meses anteriores. En cuanto a la siembra de alevines casi duplicamos lo previsto en el plan y de manera general, pronosticamos llegar a la siembra de 15 millones lo que permitirá, en el 2021, contar con más pescado».

En video

Otros empeños hablan del fomento de la acuicultura familiar, el incremento de la explotación de estanques para la siembra de crías, la instalación de mini industrias en los municipios de Jesús Menéndez y Colombia y mucho más. Este quehacer da frutos en la elaboración de 27 renglones, entre los cuales constan las croquetas, embutidos de pescado, filete y minuta de especies de plataforma, hamburguesa conformada, picadillo condimentado y masa de chorizo.

En la empresa producen también varios rubros exportables, pues captar divisas es una necesidad en Las Tunas y en toda Cuba:

«Ya tenemos siete toneladas de pescado de plataforma exportadas. En el exterior comercializamos también la tenca HG y la vejiga natatoria de este pez, un rubro muy cotizado en el mercado asiático. En septiembre comenzamos la pesquería de la angula, el alevín de la anguila, también con destino al mercado extranjero. Además, ya realizamos la prospección de nuevos ríos con esta especie en los municipios de Manatí y Amancio», señala el Director.

Y como la previsión es parte importante de estos resultados, en Pescatún ya planifican cómo se comportarán las exportaciones en el venidero calendario.

«Para este fin, en los centros de alevinaje hoy contamos con la langosta de agua dulce, la tilapia GIF y el colossoma. Este año en las granjas de producción tenemos también 250 toneladas de ostión, una cifra que en cooperación con el proyecto Ecovalor debe crecer para el venidero calendario», sostiene Cedeño Viamontes.

En la Empresa Pesquera Las Tunas directivos y trabajadores están con las manos en la obra y la visión en el futuro. Con esa perspectiva se trabaja, conscientes de que el actual escenario demanda, cada vez más, producir con variedad y calidad; en suma, lograr que el tránsito de los peces del agua a la industria, genere mayor volumen de alimentos.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Onure y la Unión Europea se vinculan en función de la eficiencia energética

Leydiana Leyva Romero

Convocan a ronda de negocios Las Tunas 2020

Ordey Díaz Escalona

Reconoce máximo dirigente político en Las Tunas esfuerzos para no detener la economía

Ordey Díaz Escalona

Escribir Comentario