Un joven de Las Tunas con la raíz en la tierra
Rafael, en su participación en el programa radial-televisivo Alto y Claro.

Un joven de Las Tunas con la raíz en la tierra

Las Tunas.- Rafael García Ramallo, trabajador de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Calixto Sarduy e ingeniero agronómico; es también de esos jóvenes de Las Tunas, amante de su labor. Intérprete de herencias remotas, es parte de ese ejército de cubanos que saca de la tierra las riquezas; resultado que logra con mucho esfuerzo y entrega.

En estos tiempos de enfrentamiento a la Covid-19, su trabajo resulta más que esencial. Por razones como esas labora con ahínco en su sembrado y se empeña en lograr que los cultivos de ciclo corto rindan el resultado esperado y necesario.

Durante su participación en el programa radial-televisivo Alto y Claro, dijo que ‟los días son diferentes pero la juventud es la misma, activa y dinámica. Cada vez más curiosa. Los jóvenes que están en el surco no obvian el desarrollo y mejoran la tecnología y el conocimiento científico. El campesino de hoy ya no es aquel que se quedaba callado a ver si se le daba o no la parcela, ahora indaga, pide apoyo, se informa y tiene ansias de buscar conocimientos. Muchos le sacan un sable a cualquier ingeniero, como dice uno”, expresa este joven amante de la naturaleza y consciente de la importancia de su quehacer.

Dice Rafael que hay muchos como él y lo dice él a quien le ha correspondido también, con toda su juventud, ser maestro, porque de la vocación por el campo le ha nacido también el arte de transmitir lo aprendido. Cuando alguien llega hasta su finca en busca de consejo o información, siempre está presto a transmitir lo aprendido y practicado por el centenar de miembros de la CPA Calixto Sarduy.

‟Desde que nací todo lo que he visto es campo. Ahí están mis raíces, me lo inculcaron mis abuelos y mis padres. Siento amor por esto y me encanta”, subraya para luego referirse al  compromiso con los habitantes de su poblado, Becerra, y con la población de Las Tunas, en general.

“El trabajo en el campo es duro. Se realizan tareas que a veces uno dice: « ¡qué difícil!», pero sí se puede”, destaca García Ramallo y agrega: “Vale la pena”.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Inés y el banco: una unión para toda la vida

Leydiana Leyva Romero

José Carlos, comunicador a todas

Naily Barrientos Matos

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario