Portada » Nuria Álvarez, marcando el tiempo desde la bibliotecología médica

Nuria Álvarez, marcando el tiempo desde la bibliotecología médica

Las Tunas.- Por más de 35 años se ha dedicado a procesar la información de la biblioteca de la Universidad de Ciencias Médicas de la provincia de Las Tunas. Nuria Álvarez González controla el catálogo topográfico de cuanto está dispuesto en los extensos estantes donde existente miles de ejemplares, tesis de especialidades y estudios de postgrados.

Sin tener influencias cercanas, soñó desde niña estudiar Bibliotecología, una profesión que la distingue con el mérito de ser la fundadora de la Red de Bibliotecas Médicas de Las Tunas, espacios vivos y abiertos al conocimiento.

«Al concluir el preuniversitario solicité la carrera  por esa época era una especialidad técnica, y cuando inicié los estudios me incliné por las Ciencias Médicas. En 1984 comencé en el Centro de Información de Ciencias Médicas de la provincia, pues antes radicaba en una pequeña oficina en el Hospital General Docente Ernesto Guevara, hasta que en 1999 se trasladó su sede de la universidad.

«La licenciatura de esta carrera no se estudiaba en el territorio y al comenzar el curso aquí me incorporé con muchos retos por delante pero con el apoyo de mi familia y de mis compañeros de labor. Así me gradué en Gestión de Información en Salud en el año 2009, me especialicé en Biblioteca Médica.

Esta profesión es muy importante para el estudio de los más diversos temas de la Medicina, «hoy en día hay que estar en la búsqueda constante, en las novedades de las terapéuticas actuales, de ahí que me he especializado en la búsqueda bibliográfica y el procesamiento de toda la literatura que llega a la institución».

Ella confiesa su amor incondicional por los libros, le agradan las reseñas y domina las especificaciones de estos, «el Centro de Información tiene alrededor de nueve mil libros y más de siete mil ejemplares, a todos los proceso e identifico, forma parte de mi labor diaria», responde con agilidad mental mientras detalla los volúmenes más antiguos del valioso local.

«Hay mucha literatura cubana importante, tengo varios libros de cabecera, disfruto las novelas como Cecilia Valdés, me gustan los textos de Dora Alonso y sobre todo los relacionados con José Martí, por la enseñanza que tiene para los diferentes públicos, por los valores que aporta a los niños y jóvenes».

Nuria se regocija en su labor, hace un alto en la entrevista mientras atiende a un joven de sexto año de la carrera de Medicina, «de mi trabajo la búsqueda bibliográfica me agrada mucho pues estimula el conocimiento y la creatividad, además se aprende mucho sobre los más diversos temas vinculados a las ciencias y los recientes estudios.

«Hoy el reto más importante es la preparación de los alumnos de Sistema de Información de Salud, me corresponde prepararlos en todas las actividades de la formación médica, porque esa carrera se divide en Informática, Estadísticas y Biblioteca Médica. En ellos trato de inculcar la necesidad de aprender, superarse constantemente y de cultivar ese amor por la Bibliotecología».

Esta tunera de mediana estatura, de trato agradable y conversación a medio tono sabe bien el valor del sacrificio, de la voluntad y los deseos por hacer realidad este sueño que corona con el mérito de formar también nuevos lectores y sostener diálogos con los más jóvenes.

«Uno de los días más alegres en mi vida resultó cuando terminé la licenciatura en Gestión de Información en Salud, culminé una carrera con 40 años de edad, y eso es un reto para la vida tanto profesional como personal. Fueron momentos alegres y difíciles, pruebas constantes y de mucha exigencia personal pues combinaba mi superación con mis labores en el trabajo, la casa y la familia», precisó.

«Mi profesión significa dedicación, amor al trabajo, sentido de pertenencia, motivación a la preparación continua, si algo valoro es que los educandos aprendan, no debe faltar el estudio de la Informática, las redes sociales y las bases bibliográficas porque son indispensables en esta labor».

En estos momentos sus responsabilidades van más allá del centro «ahora con esta situación epidemiológica que está enfrentando el país por la Covid-19, estoy incorporada además en la pesquisas, atiendo a los alumnos ante cualquier duda, los oriento para que desarrollen mejor sus trabajos ante la docencia, así también somos útiles».

Nuria realiza el procesamiento técnico de todo lo nuevo para ponerlo a disposición de los usuarios y repasa el fondo bibliográfico que marca el tiempo del ir y venir de sus palabras «si tuviese la oportunidad volvería a estudiar Bibliotecología, los libros son esenciales, de ahí que cultivar el hábito por la lectura es trascendental», confiesa esta apasionada de la docencia y la investigación a quien le gusta también la estadística de Salud.

Distintas circunstancias acercaron a Nuria Álvarez González a su profesión, una especialidad que le permite además la realización como docente de la carrera de Sistema de Información en Salud mientras se reformula formas de hacer y asumir nuevos espacios de socialización.

Sus sacrificios y largas horas de superación recompensan sus días, ahora potencia y cultiva el sueño de quienes siguen sus pasos en la especialidad que la enamoró, le permitió experiencias gratificantes y de la cual no imagina alejarse porque la involucra y compromete no solo en el presente, sino también con el futuro de su profesión.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Digna Martínez, una tunera de armas tomar

Tania Ramirez

José Ángel González Carralero, he dado mi vida por los CDR

Edelmis Cruz Rodríguez

Lezvy Samper: tuve que reconciliarme con Irma, solo así podía interpretarla

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario