Cuatro historias de entrega y amor por Cuba
Tatiana. (FOTOS de la autora).
Portada » Cuatro historias de entrega y amor por Cuba

Cuatro historias de entrega y amor por Cuba

Nada es más hermoso que la sonrisa de un niño. Saberles sanos, protegidos, confiados de su provenir resulta para cualquier cubano un sueño y una realidad cotidianas.  Caridad Torres Henry, es consciente de ello, lo sabe no porque de sus entrañas haya brotado la vida sino porque también conoce del dolor y los extravíos que a veces tuercen el mundo de sueños de la infancia.

Cuatro historias de entrega y amor por Cuba
Caridad.

Caridad, es muy joven, pero su responsabilidad como primer oficial del órgano de atención a menores, le ha dado tristezas y alegrías mayores.

«Cuando detectamos un caso lo trabajamos de conjunto con otros especialistas de Educación, juristas, sicólogos, psiquiatras,  psicopedagogos, esto nos permite tener un mayor conocimiento de ese menor en las diferentes áreas de influencia social. Finalmente cuando reinsertamos a uno de ellos en la sociedad es una satisfacción tremenda e inexplicable», comenta.

Violencia intrafamiliar, abandono, o la sombra del flagelo de la drogadicción, son parte de las situaciones que pueden ensombrecer el brillo de la infancia. Y aunque en Cuba se manifiestan en niveles mínimos los delitos que involucran a niños, niñas y adolescentes, gracias a la prioridad que conceden el gobierno y la sociedad al combate contra ese tipo de manifestaciones negativas, hombres y mujeres como Caridad tienen el permanente compromiso de proteger y amparar.

En la Escuela de Formación Integral, destaca esta joven integrante  del Ministerio de Interior (Minint), los menores reciben el apoyo de un equipo multidisciplinario, también saberes y amor.

Cuatro historias de entrega y amor por Cuba
Yanisleydi.

De otros derroteros en las filas de esta fuerza bien puede hablar Yanisleydi Álvarez Reyes, oficial de coordinación en la unidad Provincial de Instrucción. El trabajo penalista es parte de sus pasiones. En estos ocho años de labores, aprendió no solo del Código Penal y de las Leyes de Procedimiento sino de mucho más pues el campo del conocimiento de su especialidad puede llegar a ser tan amplio como es la sociedad y las normativas que rigen su desarrollo. Particularmente formadora resultó la etapa en la cual trabajó como instructora penal del Grupo Contra la Vida, responsable de enfrentar los actos lesivos a la integridad física de los ciudadanos.

Cada caso es un desafío y una enseñanza, se aprende a conocer la mente humana y sus móviles en diversas circunstancias.

«Cuando nos reportan un determinado hecho la guardia operativa está integrada por el chofer, el experto de la técnica canina, el perito criminalista y el instructor penal. Ellos se dirigen hacia el sitio para realizar las investigaciones. Cada uno tiene su función en el lugar del acontecimiento».

¿La mayor satisfacción?, la del deber cumplido. «La gran recompensa que uno tiene es investigar un hecho, esclarecerlo, determinar el autor y devolver el bien a quien le fue sustraído», subraya  Yanisleydi.

Cuatro historias de entrega y amor por Cuba
Alejandro Lázaro.

En la actualidad, Alejandro Lázaro Álvarez, es primer oficial de la Unidad de Información y Análisis de la Jefatura de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR); pero antes se desempeñó en la Dirección de Técnicas Investigativas (DTI) Es muy joven, locuaz y seguro,  no duda cuando le pregunto qué caracteriza a los oficiales del Ministerio del Interior.

«De manera general es un trabajo de mucho sacrificio, Hay que ser muy laborioso porque realmente no tenemos horario. Apoyamos desde nuestro humilde esfuerzo el enfrentamiento  a acontecimientos dañinos al orden social. Este desempeño te ayuda a fortalecer tus valores, ganas en ser más ético, más profesional, en sentido de pertenencia; haces tuyo ese daño a un tercereo para «entrarles con ganas» y con deseos a la investigación, como se dice en buen cubano, y sentirte complacido cuando logras esclarecer un hecho».

Han pasado algunos años desde que abrazó su título de licenciada en estudios socio culturales, para la Primer teniente Tatiana Pineda García, primera instructora Unión de jóvenes Comunistas, integrar las filas del Ministerio del Interior es orgullo y bandera.

«Te hace crecer, te hace más humana y te ayuda a comprender algunos fenómenos que suceden en la sociedad. Mi trabajo en particular me confiere una visión global del trabajo en el Ministerio de Interior. Por otra parte, los jóvenes tienen un particular liderazgo. La mayoría de los policías que hoy cuidan nuestras calles son jóvenes que velan por cumplimiento de las medidas ante el peligro de la Covid-19».

Caridad Torres, Yanisleydi Álvarez,  Alejandro Lázaro y Tatiana Pineda, saben que cuando una jornada termina tal vez la próxima llegue más pronto que la de cualquier otro tunero. Ellos integran las filas del Ministerio del Interior, una fuerza que durante 59 años ha resguardado el orden y la tranquilidad ciudadana.

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Digna Martínez, una tunera de armas tomar

Tania Ramirez

José Ángel González Carralero, he dado mi vida por los CDR

Edelmis Cruz Rodríguez

Lezvy Samper: tuve que reconciliarme con Irma, solo así podía interpretarla

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario