Profesores en casa
Yaima en su nuevo rol de maestra. (ACN FOTOS /Yaciel Peña de la Peña).

Profesores en casa

Las Tunas.- En tiempos de aislamiento social, cuando una pandemia trastoca la vida diaria de un país, la familia se erige desde un papel transformador y reordena valores y prioridades ante la sociedad, una oportunidad que suscita la grandeza de reinventar métodos para garantizar la enseñanza de sus hijos.

Así desde finales del mes de marzo Jorge Mallet Pico y Yaima Machado Baldoquín, modifican sus rutinas y disponen de un mayor tiempo para la instrucción de los estudiantes en el hogar en el reparto Las Cuarenta, de esta ciudad. Allí, los más pequeños de la casa, continúan las orientaciones según el grado escolar mediante la programación televisiva.

Profesores en casa
Jorge se las arregla para explicarle Matemática a Amanda.

Para Amanda, adolescente iniciada en el primer año del nivel educativo de secundaria básica, la nueva etapa es apreciada como una experiencia de aprendizaje transcendental: «las teleclases son importantes porque seguimos estudiando para cuando reinicie el curso escolar, nos dictan trabajos investigativos y los docentes guían al detalle. Además grabamos los encuentros para aclarar las dudas y copiar las notas que no logramos redactar en el tiempo limitado de la transmisión».

Mientras para Kenny, el más pequeño que cursa el quinto grado en el centro escolar Jesús Arguelles, la alternativa de estos momentos logra total aceptación: «los maestros explican muy bien, me gustan los materiales audiovisuales que emplean, las evaluaciones y los experimentos de la ciencias naturales», y explica por orden sus asignaturas de preferencias Ciencias, Matemática, Lengua Española e Historia.

Para estos padres de la provincia de Las Tunas la frase «el éxito, dependerá de la exigencia amorosa al niño, del lugar y el tiempo que se dedique al estudio», identifica el período y se reitera en el hogar cada semana. Ellos desdoblan sus responsabilidades y sacrificios por un bien común.

«Desde que el país adoptó esta medida de aislamiento social, las actividades docentes televisivas resultaron de gran ayuda a los padres, estamos pendientes de nuestros niños y nos preparamos para ayudarlos. Le exigimos el horario de las clases, de repaso y estudio, además de colaborar para que adquieran mayores conocimientos», comenta Jorge mientras asesora las nuevas indicaciones de Amanda frente a la programación.

La preocupación en su labor como formadores del futuro de la nueva generación es constante para Jorge, «apoyarlos, ayudarlos y trabajar juntos en este proceso es lo que denotará el trabajo cuando reinicie el curso, nos corresponde velar por la capacitación y el estudio, es lo más importante.

«Que se mantengan al tanto para cuando se reincorporen a las aulas estén actualizados, en el nivel que esperan estén los alumnos con este proceso de continuidad escolar, mediante el cumplimiento de los programas para que no pasen trabajo, esa es nuestra obligación».

Por su parte Yaima ocupa el tiempo del más pequeño en el repaso del contenido del texto de Historia desde la mesa del comedor devenida inmenso pupitre ante una tarea que requiere la construcción colectiva para una mejor interpretación.

«Esta oportunidad se aprovecha mucho y así no se desvinculan de la escuela, a pesar de que extrañan las vida escolar, de estar en las escuelas, compartir con sus amiguitos y contar con la presencia de sus maestras.

«Se sienten motivados con las actividades docentes porque emplean medios novedosos, la disposición de diversos materiales para la comprensión del contenido, además les encantan dedicar tiempo a los trabajos extra clases, vemos las dudas y los motivamos a desarrollar un pensamiento desarrollador», alega esta tunera subdirectora de un círculo infantil.

Unido a las orientaciones televisivas la familia dispone de las bondades de acceso al Repasador Virtual una plataforma destinada a atender las necesidades educativas a través de las diferentes categorías: para el estudiante, el docente y la familia.

«Disponemos de esta aplicación desde el teléfono de la niña, es un servicio muy importante, por lo menos en la asignatura de Matemática que es compleja hemos aclarado muchas inquietudes en un corto período de tiempo», comenta Yaima mientras Amanda explica una mayor interacción con la plataforma ante interrogantes relacionadas con Historia, Matemática y los trabajos prácticos.

Así el cálido mensaje de una profesora que orienta los contenidos a vencer en esta etapa, es de interés para todos mientras se garantiza que los hijos se mantengan en casa realizando las actividades docentes, una manera de contribuir a los esfuerzos del país.

«A la familia nos toca apoyar este empeño, sentirnos orgullosos porque el estado no ha dejado de pensar en cómo dar continuidad a la preparación de los educandos, por ello qué podemos hacer sino cumplir con lo que ellos necesitan, ese es nuestro deber en estos tiempos» así comenta Mallet, mientras enaltece la proyección del Ministerio de Educación por continuar los programas curriculares.

La responsabilidad se multiplica en esta familia que realiza el papel orientador que ejercía la escuela, una tarea difícil que tienen la posibilidad de constatar en tanto consolidan la práctica educacional de una nación en medio del aislamiento social impuesto por una epidemia.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Gervacio Sánchez Moisés: Soy el hechicero de la tribu

Danielle Laurencio Gómez /ACN

Mastrapa, leyenda viviente de los CDR

Miguel Díaz Nápoles

Digna Martínez, una tunera de armas tomar

Tania Ramirez

Escribir Comentario