Yanet Ávila: la historia de una informática
Yanet, en una de sus clases. (ACN FOTO / Yaciel Peña de la Peña).

Yanet Ávila: la historia de una informática

Yanet Ávila Velázquez decidió que la informática sería la profesión de su vida, aunque eso significara ir un poco a contracorriente. Hace algunos años ver a una muchacha interesada en algo tan nuevo y complicado como la informática, era un tanto inusual, pues los pensamientos estereotipados asocian a los niños con las ingenierías y a las niñas con las ciencias sociales. Así comenzó su historia.

“Desde pequeña me incliné más por las ciencias. Luego, mientras estaba en el pedagógico comenzó un experimento, se introdujo la computación con el sistema MSX-logo y aunque pocas niñas querían esas carreras, yo decidí que encausar mi vida por ese rumbo”.

Hace 15 años atrás, Yanet inició sus labores en los Joven Club de Computación y Electrónica. En ese entonces los conocimientos sobre informática no estaban tan generalizados como ahora y lo desconocido implicaba un poco de recelo. A pesar de eso cuenta con alegría la experiencia de enseñar a un público diverso.

En audio

Ir a descargar

“Es una sensación diferente porque a los Joven Club van todo tipo de personas. En un aula lo mismo me enfrentaba a niños como a adultos de más de 50 años. Basado en esa variedad enfoqué mi tesis de grado. Diseñé acciones para que cada uno según sus edades desarrollaran  habilidades informáticas”.

Muchos de esos niños que visitaban el Joven Club Tunas cuatro del Reparto La loma, hoy agradecen las enseñanzas de su instructora.

“Con los niños fue muy bonito el trabajo porque en ese entonces pocos contaban en sus hogares con computadoras, no como ahora. Los padres confiaban en nosotros, se quedaban bajo nuestro cuidado los fines de semana. Así adquirieron habilidades hasta que se hicieron más independientes. Todavía, cuando me ven en la calle me dicen -profe-”.

Yanet Ávila actualmente labora en la Dirección Provincial de los Joven Club de Computación y Electrónica en Las Tunas. Se cataloga a sí misma como una mujer tímida pero las exigencias de su trabajo la han obligado a enfrentar disímiles retos, que van desde eventos internacionales hasta un auditorio repleto de niños curiosos. Cada una de estas metas es una razón más para elegir sin dudar la informática como la profesión de su vida.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Inés y el banco: una unión para toda la vida

Leydiana Leyva Romero

José Carlos, comunicador a todas

Naily Barrientos Matos

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario