Producción porcina, grandes retos ante tensa realidad
La crianza de cerdo es un reto para los productores de Las Tunas. (FOTOS de la autora).
Las Tunas

Producción porcina, grandes retos ante tensa realidad

Las Tunas.-  Desde hace varias semanas, en la provincia de Las Tunas escasea la carne de cerdo, uno de los renglones alimentarios más apreciados por la población por las múltiples formas de prepararlo, y también por tradición.

En los Mercados Agropecuarios Estatales (MAE), incluso en medio de las amenazas por la enfermedad Covid-19, las personas hacen largas colas para llevar a casa un trozo de ese alimento, a 17 pesos la libra porque en los mostradores privados los precios se han disparado.

Las opiniones son diversas; pero, la mayoría coincide en que «sacan muy poca carne y casi nadie alcanza», «la carne de cerdo está perdida», «siempre es así a inicios de año» o «deberían venderla por libreta en la carnicería».

Aunque se sabe que es habitual la carencia de carne porcina en los primeros meses del año, la situación se complica aún más por la intermitencia de otros alimentos como el pollo, los picadillos y las salchichas en la red de tiendas del país.

Pocos clientes lo dicen. Quizás muchos no sepan que la falta de la carne de cerdo y sus subproductos responde, en primer lugar, a la deuda estatal de alimento a los productores, en las entregas del 70 por ciento previsto en los convenios porcinos.

Y es que, por el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, el país tiene que adquirir las materias primas en naciones distantes geográficamente. Incluso, se cierran los mercados y se crean situaciones como la actual.

También sucede que ni los productores en lo individual, ni el sistema de la agricultura en lo general, han garantizado la siembra de alimento animal, como yuca, maíz, palmiche y otros nutrientes con los que puedan engordar los animales, hasta tener la talla comercial.

UNA MIRADA A LA PRODUCCIÓN DESDE LA EMPRESA PORCINA DE LAS TUNAS

Producción porcina, grandes retos ante tensa realidad
Idalexis Peña Hechavarría.

Idalexis Peña Hechavarría, tiene el gran reto de conducir a la Empresa Porcina de Las Tunas, en estos tiempos de escaseces y limitaciones y cuenta un colectivo que se crece ante las adversidades como en el año 2019, cuando estuvieron cerca de cumplir los planes.

Escuche declaraciones de Idalexis Peña Hechavarría

Ir a descargar

«La producción se cumplió al 88 por ciento como producción total.  Faltaron 814 toneladas para el encargo estatal. Pero, las entregas a los MAE crecieron en 30 toneladas, en relación con el año anterior.

«A partir de septiembre de 2018 se comenzó a complicar la entrada de alimentos al país y eso generó incumplimientos hasta abril de 2019.  Disminuyeron los pesos promedio de los animales y fue imposible recuperar la producción.  De abril a octubre hubo estabilidad.  Y ese déficit no se ha podido recuperar.

«Se adeuda a los productores más de cuatro mil 900 toneladas, fundamentalmente a los que generan el convenio de preceba porque se ha concentrado la mayor parte en garantizar los convenios que dan carne.  Es muy importante cumplir las orientaciones de sembrar de alimento animal, especialmente yuca y maíz».

Los resultados en el 2019 no fueron los planificados y la población lo aprecia en sus platos, cuando se dispone a almorzar o cenar.  Pero, las perspectivas para el 2020 son más favorables.

«Se pretende seguir la ceba estabulada con varias inversiones.  Son otras naves que se terminarán en El Bleo y cuatro naves más en el Integral 2, el cual tiene un cebadero.

«Hay que cambiar las variantes de alimentos a los productores para que garanticen más la siembra pues los déficits financieros impiden comprar materia prima importada para garantizar la producción.  Y también se prevé incrementar el precio de compra por parte de la empresa para incentivar a quienes crían los animales en sus patios».

La entidad cuenta con una infraestructura que permitirá mayor presencia de carne de cerdo en los mercados, si se contara con el alimento animal, tanto industrial como cultivado en el territorio.

«La empresa tiene cinco unidades especializadas.  Una es un multiplicador para garantizar las reproductoras.  Hay tres centros que cuentan con más de mil 500 paridoras, que son los Integrales 1 y 2, más El Bleo. Y en las naves de La Herradura tenemos 700 puercas.  Todo eso reporta unas 130 mil crías en el año y son los animales que se dan en convenios porcinos al sector cooperativo y campesino.

«Además, tiene entidades de apoyo como la fábrica de pienso y las bases de aseguramiento de transporte para el tiro de la comida y el traslado de los animales».

ESPERANZAS Y COMPROMISO EN EL CAMINO A SITIO PIEDRAS

Ahí, en ese terraplén del municipio de Las Tunas, una hermosa vivienda recibe a los visitantes y se muestra como fruto del esfuerzo de un hombre común, que se hace grande por su quehacer diario.

Producción porcina, grandes retos ante tensa realidad
Yuniesky Monteagudo Pérez.

Su nombre es Yuniesky Monteagudo Pérez y pertenece a la Cooperativa de Créditos y Servicios Eduardo Pérez Sánchez.

Escuche a Yuniesky Monteagudo Pérez

Ir a descargar

Desde hace poco más de diez años asumió el primero de sus convenios porcinos y decidió dedicar sus días a esa actividad.  Hoy tiene unos 700 animales, para beneficio propio y de su familia.

«Esta es una tarea difícil.  Me levanto a las 6.00 de la mañana y hay que trabajar muy duro; por lo menos hasta las 5.00 de la tarde.  Es la alimentación, la limpieza la atención a los puercos, la vacunación.  Hay que tratar de tener poca humedad, especialmente entre a los chiquitos para evitarles la neumonía y otras enfermedades.

«El estado me da algo de comida y yo siembro mucha yuca, caña, King Grass, maíz… Les muelo eso y lo mezclo con pienso, miel, torula y ensilaje.

«Mi mayor premio es tener a mis obreros. Solo no se puede trabajar, siempre hay que tener quien te ayude.  Y deben ser de confianza para hacer las cosas bien y trabajar con organización.  Mi consejo es que pongan interés y que trabajando se llega muy lejos.  Trabajar no mata al hombre, lo ennoblece.

En las tierras heredadas de su familia, Yuniesky no se rinde en su afán de engordar los cerdos, para que la población de Las Tunas disponga de esa demandada carne.

Confía en sus trabajadores, con quienes siembra el alimento animal, limpia los corrales y gestiona la finca y se repite cada día que no hay tareas difíciles sino hombres incapaces.

MÁS ESFUERZOS = SOLUCION

La carne de cerdo que se produce en Las Tunas va en su mayoría a la Industria Alimentaria, a las unidades de Comercio y Gastronomía, y a los mostradores de los Mercados Agropecuarios Estatales.

Hoy el renglón está muy deprimido; pero, en la voluntad de los productores y en la planificación de los procesos está la clave para que haya más, aunque nunca será suficiente por la demanda de ese renglón entre los cubanos.

El maíz y la yuca que hoy se siembre en el campo será la carne de mañana.  Esa es la realidad.  Y el reto está en cumplirla.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Las Tunas avanza contra la Covid-19

En Tecnoazúcar: un colectivo a la altura de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Mantienen estable producciones de refresco Coral en Las Tunas

Julián Velázquez

Enviar Comentario


+ 9 = trece