Con José Luis siempre hay que contar
José Luis trabaja pensando en el bienestar colectivo. (FOTO/Luz Marina Reyes Caballero)

Con José Luis siempre hay que contar

Jesús Menéndez.- José Luis Pérez es un hombre que hace de su sencillez, una virtud. Sabe que la siembra y la cosecha tienen muchas complejidades; pero, conoce cómo enfrentarlas porque ha dedicado unos cuantos de sus años a hacer parir la tierra. Claro está, lo logra porque cuida sus suelos y siempre busca alternativas ante las carencias materiales de fertilizantes, tecnología y otros recursos.

Reside en el municipio de Jesús Menéndez, en el norte de la provincia de Las Tunas, y está asociado a la Cooperativa de Producción Agropecuaria Lizardo Proenza, de la comunidad de Pozo Blanco. En el lugar se impone retos y los cumple con gran voluntad.

«Trabajo siempre con valor y pensando en la necesidad de la población y de mi propia familia.  Lo más importante es el autoabastecimiento familiar, que es la base, y se puede hacer todo.  Diversifico las producciones y eso es esencial.  Uno no se puede dedicar a un solo cultivo.  Hay que tener en cuenta que las mesas necesitan todos los renglones y hay que buscar alternativas, fundamentalmente en la parte ecológica.

«No debemos negar la utilidad de la mecanización; pero, sí tenemos que saber que el uso de la tracción animal es también importante. En los momentos actuales hay que buscar mayores rendimientos y esforzarse más.  Eso es lo que exigen estas circunstancias».

Escuche las declaraciones de José Luis:

Ir a descargar

José Luis tiene una producción diversificada en los cultivos varios, con condimentos frescos como el cebollín, y algunas variedades de frutas.  Pero, no se limita a esos renglones.

«Yo produzco varios clones de plátanos, entre frutas y viandas.  También siembro malanga, un alimento muy demandado por los tuneros.  Además, incursiono con el sagú, que está perdido y la gente lo busca mucho.  Tengo un área grande y ya estoy cogiendo producción para incrementar las semillas y, por consiguiente, los resultados».

Precisamente, la garantía de simientes es muy importante para todos los campesinos y cooperativistas.

«Lo primero es que el productor tiene que tratar de garantizar siempre su semilla.  Eso es fundamental porque da la oportunidad de agilizar los procesos. Si le caemos atrás a la semilla, se nos van los ciclos, los momentos de siembra, la humedad… Siempre debemos pensar en nuestra necesidad y, teniéndola en cuenta, pensar en las necesidades de los demás».

Para José Luis, la familia es el motor impulsor y su apoyo resulta indispensable en cualquier tarea que exista.

«Esa es la parte fundamental.  Si la familia no colabora no caminamos porque de ahí sale todo.  Ayudan en la casa, en la atención a los animales y en muchas otras actividades. Gracias a ellos puedo producir».

Ni al sol ni a la lluvia teme este hombre, forjado por la perseverancia y por su deseo de aportar más. Y así lo dice: «Conmigo hay que contar para impulsar las producciones de viandas, frutas y otros cultivos».

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Inés y el banco: una unión para toda la vida

Leydiana Leyva Romero

José Carlos, comunicador a todas

Naily Barrientos Matos

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario