Se acabó el maleficio: ¡Matanzas campeón!
Merecido triunfo, fue el mejor equipo. (CUBADEBATE FOTO /Irene pérez).

Se acabó el maleficio: ¡Matanzas campeón!

Nunca en la historia de las 58 series nacionales anteriores se pudo escuchar ese grito en la boca de los aficionados: ¡Matanzas Campeón!

Jamás nadie con esas ocho letras en el pecho se subió a lo más alto del podio en todos estos años.

Con la victoria este sábado de los Cocodrilos ante los Toros camagüeyanos 11-2, las maldiciones y los hechizos se hicieron humo.

Hacia otras tierras se han marchado de súbito aquellos demonios irreverentes, acrecentados en los últimos ocho campeonatos domésticos, que los acompañaron durante 29 largas temporadas, después del triunfo de los increíbles Henequeneros.

En su tumba se estremecen hoy los restos de glorias deportivas y gente de pueblo que no pudieron vivir este momento, mientras esa gran marea roja de aficionados, que se mantienen en este mundo hambrientos de triunfos, se regocija en su frenesí por calles y avenidas yumurinas a ritmo de rumbas interminables.

Un jonronazo de César Prieto en el mismo primer episodio fue un buen presagio para los Cocodrilos. El despertar de Erisbel Arruebarruena sacando otra esférica del parque lo confirmó una entrada más tarde y un gran racimo de seis anotaciones en la sexta entrada fue suficiente para completar la hazaña, destacando a Eduardo Blanco con sencillo impulsor de dos carreras, y la dupla Santos-Camero con sendos dobletes remolcadores.

Mientras tanto, un Noelvis Entenza agigantado lanzó seis capítulos inmaculados como en sus mejores días y, aunque se fue a la banca en el séptimo con dos carreras limpias a sus récords, logró una de las victorias más importantes de su carrera deportiva.

Yosimar Cousin encajó el revés al regalar par de boletos y soportar los dos estacazos de vuelta completa en apenas un episodio de labor.

Ni el estelar Yariel Rodríguez, ni los pinareños Frank Luis Medina e Isbel Hernández, pudieron en esta jornada detener el empuje de los nuevos campeones nacionales.

El aplauso para Armando Ferrer que, además de recibir su corona de laureles, inscribe su nombre en los libros de récords con el mérito de ser el primer director que logra trasladar a un equipo desde el fondo de la tabla de posiciones hasta el lugar cimero.

Un guiño en la distancia también para Jesús Figueroa y Víctor Mesa, quienes plantaron la semilla y confeccionaron a mano las armas y herramientas para lograr esta anhelada conquista.

A los protagonistas, Cocodrilos de raza y refuerzos, que han puesto el nombre de la provincia en todos los titulares y han llenado de gloria ese territorio de nuestra geografía insular, gracias en nombre de la familia beisbolera y que disfruten al máximo su merecido triunfo: ¡Matanzas campeón! (Boris Luis Cabrera Acosta, Angélica Arce Montero, Irene Pérez /Cubadebate).

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Los Leñadores tratarán de sanar las heridas ante Industriales

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Los Leñadores de Las Tunas siguen en horas bajas

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Leñadores de Las Tunas por mostrar su recuperación ante Sancti Spíritus

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Escribir Comentario