Dos delegados por el bien común
José Serrano recibe la Tuna de Cristal en la sesión solemne de la Asamblea Provincial del Poder Popular. (TIEMPO21 FOTOS /MiguelDN).

Dos delegados por el bien común del pueblo

Han pasado 43 años desde aquel octubre de 1976, pero José Serrano Brito conserva las memorias y los sentimientos. De las aulas de la enseñanza primaria saltó a las responsabilidades como delegado del Poder Popular y presidente de la comisión permanente de trabajo para la atención al deporte, cultura y educación.

Desde entonces la vida de este tunero está ligada a tales menesteres, ha sido secretario de la Asamblea en el municipio de Las Tunas, funcionario del Gobierno y todo cuánto ha sido necesario y demandado el deber. Su extensa hoja de servicios dice mucho de la disciplina, consagración, entrega y responsabilidad de este hombre reconocido por su sencillez, carácter servicial y disposición de enseñar lo aprendido en tan fructífero bregar.

«Aquellos acontecimientos de 1976  fueron inolvidables porque la población sintió más cerca la representación del delegado ante la Asamblea Municipal del Poder Popular que se constituyeron  en todo el país el 31 de octubre de 1976.

«Era una responsabilidad muy grande. No había mucha experiencia del trabajo del Poder Popular, sólo teníamos la referencia del experimento en Matanzas, dos años antes, para vertebrar el funcionamiento de las instituciones representativas del Estado. Pero siempre tuvimos la vocación de representar al pueblo y trabajar por viabilizar los problemas que afectan a la comunidad».

La experiencia, considera,  le enseñó a conocer mejor a las personas y el entorno donde habitan, además de analizar los problemas  siempre con la perspectiva de representar a quienes lo eligieron desde su comunidad. Ese compromiso ha marcado cada paso y conferido el orgullo íntimo que se experimenta cuando se hace el bien por la colectividad.

«El delegado es líder cuando sabe cumplir los deberes y derechos que le corresponden, cuando se gana la autoridad en la tramitación de los problemas y en el acercamiento a la población», sostiene Serrano con absoluta convicción.

Ante las transformaciones en marcha y el cambio en la estructura de los gobiernos provinciales en toda Cuba, considera que lo aprendido permitirá fortalecer el trabajo en el futuro «porque a través de los años el Poder Popular ha sido objeto de un perfeccionamiento constante con el objetivo de dotarle de más fuerza».

Dos delegados por el bien común del pueblo
Pedro Manuel García González recibe el reconocimiento de la sesión solemne de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

Al igual que Serrano, Pedro Manuel García González, presidente del Consejo Popular 5, Los Kilómetros, en  el municipio de Amancio, es fundador de los Órganos Locales del Poder Popular. En la reciente sesión solemne de la Asamblea, este hombre humilde, otrora trabajador del sector agropecuario, recibió el homenaje por los 29 años de desempeño como delegado de circunscripción, responsable de su Consejo Popular y miembro de la estructura a nivel provincial.

«Es un reconocimiento a la confianza depositada por el pueblo. Porque lo hemos sabido representar en todos los momentos, tanto en la Asamblea Provincial como delegado de la circunscripción 22 en Amancio, en los barrios Algodones, El Puré y Santa Gertrudis. Siempre hemos estado presentes y el vínculo permanente con la base es realmente lo que da éxito y estabilidad a un delegado en su trabajo».

Con tal premisa y trabajo en equipo, dice, han solucionado algunos reclamos de los habitantes relacionados con la electrificación de algunos barrios, la reparación de caminos y el establecimiento de una sala de kemodiálisis la cual durante el 2019 realizó más de cuatro mil tratamientos a pacientes de esta sureña comarca, del municipio de Colombia y la provincia de Camagüey.

«Fundamental siempre estar en vínculo con el pueblo y no mentirle jamás, trasmitir confianza en los momentos difíciles. Ese es el mérito: estar al lado del pueblo. Hay ocasiones en las que no podemos dar la respuesta inmediata pero sí tenemos que hablar claro. Hay que hablarle a la gente con el corazón en la mano porque así es como deben ser las cosas, que se vea el vínculo permanente heredado de Fidel Castro y del actual presidente Díaz-Canel».

Pedro Manuel García González  subraya que ante el cese de las asambleas provinciales «seguimos como revolucionarios cumpliendo cualquier tarea que nos de la Revolución. Vamos a seguir como delegados y siempre en combate».

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

José Carlos, comunicador a todas

Naily Barrientos Matos

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Domingo Urrutia: un azucarero incansable

Yaimara Cruz García

1 comentario

Avatar
Diego Palacio 15 de enero de 2020 at 09:31

Muchas felicidades a estos hombres de pueblo, de veras que si, honrar honra sentenció en Maestro.

Respuesta

Escribir Comentario