Hanoi y la electricidad, un vínculo de por vida
Hanoi se siente orgulloso de realizar el trabajo que tan útil es para los habitantes de Las Tunas. (FOTO/Cortesía del entrevistado)

Hanoi y la electricidad, un vínculo de por vida

La historia profesional de Hanoi Alvarado Rodríguez está matizada por la superación. Hace 26 años inició sus labores en la Empresa Eléctrica de Las Tunas como liniero C, pero desde esa fecha hasta hoy muchas cosas han cambiado.

“Muy joven me inserté en un curso de liniero que brindaba por esos años la Empresa Eléctrica de Las Tunas. Fui aprobado y tras superarme alcancé la categoría de liniero C. Cuatro años después ya tenía la máxima condición en esa área. Pero continué mi crecimiento en las funciones de prueba y análisis y liniero energizado hasta mi puesto actual en el equipo de alumbrado público”.

Para quienes trabajan con la electricidad, la destreza y la concentración, son indispensables. El ritmo de la ciudad no se detiene mientras uno de los linieros maneja desde las alturas cables energizados. Sin dudas, el día a día impone retos que convierten a Hanoi en un mejor profesional.

“Son muchas las pruebas que vencemos constantemente pues trabajamos a tiempo completo en la carretera donde el tránsito es muy complicado. Se manipula electricidad por tanto nada puede interferir. La población es muy variable, te encuentras con personas de todo tipo en la calle y debes saber cómo responderles. Siempre hay que tener mansedumbre para tratar con el público”.

El vínculo de Hanoi Alvarado con sus compañeros es de hermandad. Cuando un equipo sale a prestar servicios, todos deben cuidarse entre sí porque el peligro está presente en cada maniobra.

“Toda mi experiencia laboral la he adquirido aquí. Y estoy feliz de trabajar con un colectivo tan unido. Entre todos compartimos nuestras vivencias y conversamos sobre los problemas que se nos presentan en la cotidianidad. El pueblo tunero es muy agradecido y todos aprecian nuestra labor. Nos brindan café, refresco, merienda”.

Este año la Empresa Eléctrica interrumpió el servicio en solo uno porciento y electrificó siete nuevos barrios. En muchas ocasiones los linieros accedieron a estos sitios intrincados en carretones que los propios pobladores pusieron a su disposición. Razones más que suficientes para reconocer a quienes desempeñan esta importante labor.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Inés y el banco: una unión para toda la vida

Leydiana Leyva Romero

José Carlos, comunicador a todas

Naily Barrientos Matos

Un innovador de estos tiempos

Yaimara Cruz García

Escribir Comentario