Granmia, una mujer con el «gen radial»
Granmia confiesa sentirse realizada como radioaficionada y como colaboradora del espacio En casa de Radio Victoria. (FOTO/De la autora)
Gente

Granmia, una mujer con el «gen radial»

-CQ CQ en la banda de diez metros, es la Charlie Lima Ocho  Zulu India que llama y queda atenta

Así comenzó su primer contacto Granmia Labrada Peña; en sus manos sostenía temblorosa el equipo, mientras disponía de dosis de valor para  salir airosa de su «nacimiento a la radio afición».

«Nunca voy a olvidar esa primera comunicación, déjeme decirle que tuve que sujetar bien el radio en mis manos porque yo pensaba que se me caía del nerviosismo tan grande que tenía porque realmente son muchos, muchos los radio aficionados que escuchan por esta vía. Entonces, de una manera u otra,  están evaluando a uno, y más que es primera vez que salía al éter. En ese primer momento haces un llamado general y quien esté a la escucha y sale a recibirte es tu padrino, la persona encargada de guiarte, asesorarte y aconsejarte».

Todo conspiró para que finalmente «esa primera vez» resultase exitosa para la médica veterinaria y bióloga que se estrenaba en el mundo de los seducidos por «el gen radial».

«Yo llegué a la radio afición por un vecino que es la CM Ocho Lima Tango Zulu, fue quien empezó a sembrarnos a mi esposo y a mí el “bichito” de la radio afición. Al inicio no pensé que fuese a gustarme tanto porque realmente no le encontraba gran atractivo. Pero pensé que como el conocimiento no ocupa espacio era una algo más que podía aprender. Y, pues, así inicié el curso para ser radioaficionada».

Aún tras terminar la preparación, la actividad no le resultaba atractiva, es más «le temía» – me dice-  y con una sonrisa en el rostro y la mirada centrada en los recuerdos añade: «Óigame eses primer comunicado, eso fue grandioso».

Ha pasado un año desde entonces y en la actualidad se confiesa enamorada de este fascinante mundo, que pone la tecnología al servicio de la comunicación. Entre los radioaficionados encontró una familia y ya es miembro activa de esa comunidad que derriba fronteras para tejer lazos de amistad a través de las frecuencias.

«De lunes a viernes a las 6:30 am sale la rueda “El despertar del 150” que es dirigida por la Charlie Lima Ocho Italia Delta Eco, todos los radioaficionados que deseen se van reportando y así sabemos cómo amaneció cada quien, si tiene alguna necesidad, si podemos colaborar en algo, si es el cumpleaños….todo esto sucede en esta hora bien temprano en la mañana.

Los sábados establecemos el enlace a las 7:00 am y los domingos a las 8:00 am. Ayudarnos unos a otros, una palabra cariñosa, un consejo, todo eso vale más que lo material y una palabra de aliento llegada por esta vía tiene mucho valor. Somos una gran familia».

Y si de contactos se trata, mediante una planta de mesa y una antena exterior ha establecido nexos con otras provincias y ya cuenta un sinnúmero de nuevas amistades. Sólo lamenta no poseer un radio HF para establecer enlaces internacionales, pero la tecnología es cara y aunque algunos construyen su propio radio, confiesa que aún le falta un largo bregar para alcanzar tan altos conocimientos.

Sobre el denominativo utilizado en cada comunicación: Charlie Lima Ocho Zulu India, me explica que el indicativo o callsing identifica de manera única y exclusiva a cada operador a nivel mundial.

«Charlie Lima Ocho Zulu India (CL8ZI) es un indicativo único en la región oriental, la primera letra de Charlie que es la C significa que la comunicación es de Cuba, Lima significa que soy de la tercera categoría, por ejemplo, son tres: Lima, May y Oscar que es la primera categoría. Va acompañado de un número que indica la zona del país a la que perteneces; en esta zona, la 8 (comprende desde Las Tunas hasta Guantánamo), Charlie Lima Ocho Zulu India (CL8ZI) solo existe una y soy yo. En otras zonas si es posible que exista otra Sulu India pero ya no sería Charlie Lima Ocho sino Charlie Lima Seis o Siete, en dependencia de la zona del país en que se encuentre».

En la familia la fiebre radial se extiende, pues el mayor de sus dos hijos ya pasó el curso y espera su indicativo «creo que estamos formando un radio club por casa» – expresa con una sonrisa que junto a sus palabras hacen pensar que este mundo tiene mucho que ver con el de las redes sociales utilizadas hoy por los jóvenes. Los radioaficionados son una gran red que en Cuba multiplica la solidaridad y las buenas prácticas, sobre todo en tiempos de fenómenos meteorológicos donde muchas veces establecen enlaces que salvan vida vidas.

«Mi crecimiento como persona ha sido inmenso porque la bondad que lleva uno en su corazón es capaz de trasmitirlo por esta vía cuando las personas lo necesitan, pero sobre todo cuando están enfermos y solos, urgidos de ayuda; ahí jugamos nuestro mejor papel….Ha sido estupendo ayudar a muchas personas como lo he hecho hasta ahora y eso me ha ayudado a engrandecerme como ser humano».

Y aunque a muchos la radio afición pudiera parecerles cosa de antaño, este hobby, llegó a la vida de Granmia para quedarse, de manera que no se separa de su radio y anda, así, « cazando» señales invisibles para ojos y oídos poco entrenados en descubrirle los secretos al espacio radioeléctrico.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Donde la tierra seca se vuelve fértil

Redacción Tiempo21

Un hombre que ama los libros

Naily Barrientos Matos

Diamela Henríquez Navarro: Lula es un hombre de pueblo

Yami Montoya

Enviar Comentario


3 − = dos