Garantiza el municipio de Colombia su eficiencia
Los centros de elaboración buscan alternativas para mantener variedad en las ofertas a la población. (FOTO/De los autores)
Desde los municipios

Garantiza el municipio de Colombia su eficiencia ante déficit energético

Colombia.- Ante la actual coyuntura energética que afronta el país y a partir de las indicaciones de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, el municipio de Colombia adoptó un paquete de 87 medidas con el concurso de todos los organismos de la economía, para mantener la vitalidad de los servicios básicos a la población.

El sector de la Salud Pública, el suministro de la canasta básica, la transportación urbana, el acopio de leche, la producción de pan y otros servicios sociales, mantienen prioridad.

La leche fluida, un indicador de importancia para la alimentación local, se recolecta ahora por transporte automotor solo desde las comunidades ubicadas en los kilómetros 18 y 21. Unos 600 kilogramos de “cuajà” -producto procedente de la leche cortada- se adquiere ahora cada tres días desde cinco unidades rurales que adoptaron esta estrategia alimentaria, con lo cual se ahorran 170 litros de diesel.

“El resto de los puntos de recogida, en los asentamientos de La Anacaona, Leningrado, La Julia, Berrocal, Las Gordas, Los Caballeros, San Prudencio y El Trancó, colectan la leche utilizando medios de tracción animal, que luego es depositada en el termo de enfriamiento perteneciente al ECIL. Éstas variantes, permiten al municipio acopiar alrededor de 10 mil litros de leche fluida producidos diariamente”, informó Yandri Otaño Guerra, vicepresidente de Consumo y Servicio en el Consejo de la Administración Municipal.

El abastecimiento del mercado y las placitas comunitarias estatales está distribuido de acuerdo a las formas productivas enclavadas en cada zona, con medios de tracción animal. Se asumen otras alternativas, como el uso del carbón vegetal y la leña en las cocinas estatales, el incremento de yuntas de bueyes para las labores de preparación de tierras y la recuperación de huertos de autoconsumo en los organismos e instituciones.

“En el caso de las comunidades más intrincadas nos dimos a la tarea de tomar alternativas para acercarles las producciones y servicios básicos”, indicó el vicepresidente para la actividad. Así, con la cooperación de medios de las cooperativas cañeras o agrícolas –desde tractores, hasta yuntas de bueyes- se han trasladado recursos para la venta liberada como el arroz y la carne de cerdo.

Lograr el autobastecimiento local, tarea de orden

Para que, en un lapso de tiempo determinado, más de 30 mil habitantes no pierdan el acceso a las más elementales ofertas gastronómicas y del comercio, se requiere control e iniciativa. De este modo, los centros de elaboración en las comunidades aportan su porción. El Director Municipal de Comercio y Gastronomía en Colombia, José Luis Delgado Jorge, comentó a Tiempo 21:

“Para la gestión del organismo, hemos empleado una suma mínima de combustible, con una redistribución de los carretoneros que teníamos contratados en la empresa y en el Centro de Elaboración, y hoy el ciento por ciento de los recursos están distribuidos en las unidades del sector”.

El territorio sur, cuenta hoy con siete minicentros de elaboración, todos funcionando con más de 250 raciones diarias, entre elaboradas y semielaboradas, con lo cual se mantienen las ventas de la gastronomía en índices positivos.

“Somos reconocidos en la provincia, asegura el directivo, pues estamos distribuyendo alrededor de 18 toneladas de productos cárnicos como: embutidos, chorizo, croqueta, masa de chorizo, masa de croqueta. Los ahumados en buena cuantía, más de dos toneladas de ahumados desde el centro de elaboración, que son llevados a las 30 unidades de la gastronomía y el diez por ciento se expende en el mercado Ideal. Hoy el mercado Ideal nuestro cuenta con más de diez ofertas cárnicas, desde los excedentes del cárnico o los elaborados por nosotros en la red de gastronomía”.

Los comedores del Sistema de Atención a la Familia, prioridad.

Colombia cuenta con doce comedores del Sistema de Atención a la Familia, que subsidian la alimentación a aquellas personas de bajos ingresos en las comunidades. Unos 432 consumidores en todo el territorio, tienen garantizada la alimentación. El Director Municipal de Comercio y Gastronomía, José Luis Delgado Jorge, asegura:

“Los comensales nuestros “no se han enterado” de la situación que enfrentamos, porque su alimento está presente en los SAF. Los recursos como el huevo, productos lácteos, el pescado, no llegan en la etapa que corresponde -cinco vueltas de cada uno por rotación-, pero nos hemos propuesto que, a pesar de eso, como mínimo haya cinco platos en las ofertas y se muestre iniciativa en la forma de presentar éstas”.

Desde estas cocinas comunitarias, destaca el esfuerzo de los trabajadores que sustituyeron la electricidad y el gas licuado por carbón vegetal para aportar al ahorro energético.

-¿Cómo ajusta su labor la Industria Alimentaria?

La industria alimentaria en el territorio sur, está constituida por cinco panaderías, una de ellas en la zona rural; una fábrica de conservas, una dulcería y la fábrica de paniqueques. En medio del ajuste energético que emprendió el país, este sector no bajó la guardia, así opina su director local Rodolfo Mejía:

“Las medidas que se han adoptado en este periodo no son más que la continuación de los que ya estábamos haciendo hacía bastante tiempo. En el municipio, el 69 por ciento de la producción de pan se vende en mostrador y el resto se distribuye en dos equipos de tracción animal por la geografía rural, que no ha tenido afectaciones.

“Se incrementó un medio de tracción animal para la fábrica de conservas, cuyas producciones se están llevando, como alternativa, a las bodegas del territorio y a todas las panaderías para su expendio en mostradores.”

– ¿Cómo se encuentra la cobertura de harina?

“Sí estamos afectados con la harina. La provincia no tiene cobertura para satisfacer todas las necesidades y estamos en consumo mínimo, es decir, entregamos el ciento por ciento al pan de la población, la salud, la industria azucarera, y el 50 por ciento a la gastronomía y las instituciones militares. Afectándose la producción de pan liberado, la repostería y la producción de paniqueque.

“Esto ha conllevado a tomar medidas, en la fábrica de conservas estamos estimulando la producción de casabe como oferta adicional. Otra medida es el ajuste de horarios en las unidades para no afectar el pico de consumo energético.”

La UEB Mayorista sustenta una labor imprescindible en medio de la difícil situación energética que ha enfrentado con eficacia el terruño colombiano. Su director Alberto Salaraín Rodríguez asegura que:

“El territorio tiene prevista la distribución de la canasta básica a partir del transporte de la base de carga que está asignado con este fin. Teniendo en cuenta la actual situación, hemos adoptado medios alternativos como equipamiento de tracción animal, que nos permitió cumplir los planes en tiempo”.

El mes de septiembre se caracterizó por el cumplimiento adelantado del plan de entrega de la canasta básica. “Los días 28 de cada mes es la planificación provincial, pero aquí tenemos la meta de entrega a cada bodega los días 26. Sin embargo, las acciones diseñadas en el territorio nos permitieron que el día 24 estuviera en todas las bodegas, excepto el aceite, con el que tuvimos deficiencia en los medios para su llegada al territorio, pero ya hoy está presente en su totalidad”, indicó el directivo.

“En el territorio se contactó con un total de 31 cocheros que se dedican fundamentalmente al traslado de pasajeros, todos dieron su disposición de participar con nosotros en la distribución de la canasta y de productos de venta liberada. También, siete carretoneros que participaron con nosotros en la entrega del consumo social de los organismos. Todas éstas medidas aseguraron que aun cando había una situación con el combustible, existiera la mínima afectación en el municipio”.

Una cooperación estricta entre organismos ha permitido vencer la última etapa de dificultad energética en Colombia de forma exitosa. Los servicios básicos a la población no se han detenido bajo ningún concepto, y en su refuerzo, producciones y medios alternativos han demostrado la eficacia de la innovación. De esta forma, el territorio avanza al próximo periodo, consciente del poder del pueblo. (Por Julián Velázquez y Yanet Lago)

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Mantiene Majibacoa buenos resultados en el programa materno infantil

Esnilda Romero Maña

Dirigentes de Las Tunas firman en reclamo a la libertad de Luiz Inácio Lula da Silva

Natacha Reyes Escobar

Distinguen al central Majibacoa con el Premio a la Integralidad 2019

Yaimara Cruz García

Enviar Comentario


− 2 = tres