Walcides Corrales, una academia dentro de la avicultura en Las Tunas
Walcides se ha dedicado a la avicultura porque hace casi 40 años ese mundo lo atrapó. (FOTO de la autora)
Gente

Walcides Corrales, una academia dentro de la avicultura en Las Tunas

Las Tunas.- Desde que en el año 1972 Walcides Corrales Ávila comenzó a trabajar en el Ministerio de la Agricultura, nunca más pudo salir de ese sector.

Hoy jubilado por problemas de enfermedad, a sus 70 años, siente placer al comentarnos su trayectoria, y sobre todo su amor y dedicación hacia la avicultura.

¿Cuántas tareas asumió Walcides dentro de la agricultura?

«Fueron muchas, imagínate, una vida entera trabajando allí. Atendía sobre todo la medicina veterinaria, aunque también me destaqué en la docencia.

«Guardo el año 1980 como uno de los más hermosos de mi vida, porque tuve la dicha de entrar a trabajar en la Empresa Avícola. Ingresé como médico veterinario, luego fui director técnico y me jubilé a inicios de este 2019 como jefe técnico y de producción».

¿Fueron 38 años ininterrumpidos en esa actividad? ¿Nunca pensaste en ejercer otra labor?

«Para nada, porque con la avicultura sucede algo muy particular: es una rama muy técnica, con ciclos de producción muy cortos, en los que puedes palpar los resultados a mediano plazo y eso sin dudas te motiva.

«Además, los resultados están sumamente vinculados con los trabajadores y a los técnicos, y no cabe la menor duda de que uno se compromete con la producción y con la salud animal. Te motiva a mantenerte estable, como me pasó a mí».

¿Qué es lo que más te ha motivado dentro de la avicultura?

«Lo que más me ha motivado es la vinculación con la base, es decir, con las unidades avícolas. Mantener un vínculo directo con las producciones y con la observancia clínica de los animales. Ellos dan respuesta y resultado al trabajo desarrollado técnicamente».

Las Tunas ha pasado por situaciones difíciles, eventos meteorológicos que han afectado las producciones avícolas ¿Te has sentido protagonista en las fases de recuperación?

«Bueno, de manera general todos los trabajadores somos protagonistas. Hemos tenido dificultades con inundaciones por fuertes lluvias, carencias de agua y nos vemos en la obligación de asumir estrategias de forma inmediata.

«Es que la avicultura depende de muchos factores y el hombre tiene que intervenir de forma ágil y segura para resolver los problemas en el menor tiempo posible».

¿Puedes comentarnos tus momentos de mayor satisfacción?

«Son muchos los momentos de satisfacción, sobre todo cuando sobrecumplimos los planes de producción.

«Eso es un evento importante que nos motiva a ser mejores, y además, es uno de nuestros mayores compromisos; el otro es proteger la masa avícola, desde el punto de vista de la salud de los animales.

«Cuando vemos que los animales se enferman y logramos una recuperación ágil y segura para ellos, es como un regalo para el alma.

«No estamos exentos de errores, pero con la aplicación de la técnica y un trabajo entregado se logran acciones muy hermosas».

Así hoy, a sus 70 años de edad, Walcides se alza en esta ciudad como una academia si de avicultura se trata.

Se sienta en el portal de su casa a pensar en los actuales problemas de la empresa  y las posibles soluciones que pueden asumir; porque aunque haya decidido retirarse por problemas de salud no puede sacar de su pensamiento el amor hacia esos animales.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Jorgito, un delegado «energizado»

Naily Barrientos Matos

Alberto Mawad Santos: con el alma en los talentos de las Ciencias

Yami Montoya

Roberto Reyes, el buscador de caracoles

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


6 − uno =