El ingenio de Guillermo apuesta por el de muchos
Guillermo siempre anda a la caza y el desarrollo de un proyecto. (FOTO de la autora).
Gente

El ingenio de Guillermo apuesta por el de muchos

Durante mi primera visita a la Empresa de Aceros Inoxidables de la provincia de Las Tunas resaltaron muchos temas de conversación, muchas incógnitas acerca de una fábrica donde los hombres doblegan el metal y lo transforman como si de un pedazo de goma se tratara. Allí el material más puro y fuerte no es el acero, es el hombre que lo trabaja.

Ese día tuve las referencias de Guillermo, de su capacidad para ingeniar soluciones que optimizan procesos productivos, de su doctorado y su proyecto de investigación científica. No fue hasta mi segunda visita que lo conocí y resultó ser más joven que la imagen preconcebida que había creado. No podía dejar de entrevistarlo.

Para el ingeniero en Automática Guillermo González Yero, la competencia de un solo individuo por brillante que sea, no supera la fuerza de un equipo organizado. ¿Esta premisa guía la iniciativa de desarrollo tecnológico en la línea de producción de la acería?

«A tono con la política que promueve el Estado cubano de que la innovación tecnológica impacte en nuestras industrias y por consiguiente en la población, surge una idea para lograr la eficiencia en la producción de las palanquillas de acero. Un conjunto de especialistas de la Empresa -entre los que me incluyo- y directivos del sector de la industria metalúrgica identificamos un banco de problemas que sería la materia prima de futuras investigaciones de pre-grado y post-grado».

Innovaciones tecnológicas afloran con frecuencia en diversas áreas de la producción, pero lo espontáneo sin normas científicas ni seguimiento, pierde la capacidad de trascender más allá de un pequeño cambio.

«Una vez que de forma colectiva se definieron las tareas, seguimos las normas establecidas para proyectos de investigación y desarrollo. Valoramos encausar nuestro proyecto fundamentalmente hacia maestrías de automática. La organización nos permitirá alcanzar resultados más notables, unir varias experiencias para evitar que mueran las soluciones aisladas».

¿Puede explicar una de las singularidades del proyecto?

«Una de las fortalezas es que se logra el vínculo directo con la Universidad de Oriente y la participación de un claustro nacional integrado por los mejores especialistas en automática de Cuba, de otras Casas de altos estudios como la Universidad Central y la CUJAE. Las tesis de las maestrías serán las soluciones a los problemas de la producción de nuestra empresa. En la provincia no hay facultad de automática, eso acercará a los ingenieros de esa rama a las posibilidades de encaminar investigaciones sin tener que dirigirse a otros territorios».

La innovación beneficia en dos sentidos, al desarrollo profesional y al productivo. Si además disminuye costos representativamente, se convierte en el mejor negocio.

«Si las soluciones que se derivan de las investigaciones tienen la calidad requerida, pueden tributar a una mayor eficiencia, disminución del índice de consumo de electricidad por tonelada de acero, de refractarios y electrodos.

«Estamos en una fase preliminar de los proyectos de investigación pero los expertos metalúrgicos que participaron en los análisis iniciales, determinaron que los resultados permitirían no menos de un 10 o un 15 por ciento de ahorro. Eso representa alrededor de un millón y medio de dólares anuales. Estas inventivas ahorrarán al país millones de pesos por la compra de plantas completas o la modernización de equipos. Los recursos que no se fabrican aquí son los que inevitablemente hay que adquirir pero todo lo relacionado con la ingeniería y programación de las tecnologías lo haríamos nosotros mismos».

Guillermo González Yero obtuvo en 2005 y 2015 el premio al mayor impacto que otorga la Asociación de Innovadores y Racionalizadores (ANIR) por idear soluciones de automatización que hoy se implementan con éxito. Desde su graduación en 1996 se entrega a la pasión por la automática y el acero, en un sitio donde ha encontrado además la inspiración para la superación profesional.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Donde la tierra seca se vuelve fértil

Redacción Tiempo21

Un hombre que ama los libros

Naily Barrientos Matos

Diamela Henríquez Navarro: Lula es un hombre de pueblo

Yami Montoya

Enviar Comentario


seis − = 2