Unión de vida, amor y profesión
Yaima y José Enrique comparten el amor hacia esta tierra y a la familia que juntos han creado. (FOTO/De la autora)
Gente

Unión de vida, amor y profesión

Las Tunas.- La Mayor Yaima Salas y el Primer Teniente José Enrique Collazo, conforman una hermosa pareja unida por la profesión y los lazos de amor.

Desde hace siete años estos jóvenes de la provincia de Las Tunas integran votos matrimoniales y proyectos de vida; por esas y otras confluencias que hablan de la dedicación a su trabajo en el Ministerio del Interior (Minint), ambos fueron ascendidos a los grados que hoy ostentan, durante el acto provincial por el aniversario 58 de ese organismo.

Con una sonrisa ella habla de la familia que juntos han creado y de este reconocimiento que implica desafíos y dedicación:

«La vida del Ministerio del Interior es sacrificio. Es esfuerzo, voluntad y deseo. Creo que los dos nos hemos entendido bien porque conocemos nuestras funciones, nuestro deber como profesionales y como padres, así nos ha ido bien, siempre juntos, en los buenos y malos momentos. El Ministerio del Interior nos ha fortalecido los valores familiares y de amor a la Patria».

Como sucede en muchas familias, José Enrique es heredero de una tradición, su padre, policía de toda la vida, legó al hijo ejemplo, orgullo y valor.

«Desde los 17 años estoy en el Ministerio del Interior, aquí me he formado y me he hecho el hombre que soy.  Agradezco porque me ha dado la oportunidad de estudiar y en la actualidad curso el cuarto año de la carrera de Derecho. Mi padre fue policía, yo seguí sus pasos y el niño anhela continuar los míos».

El pequeño José Enrique luce uniforme al igual que su progenitor, mientras el padre habla, él le mira con atención, cuando le preguntan qué será de mayor, asegura que será combatiente, como otros miembros de la familia.

«Me gusta ser policía. Mi papá me preparó el uniforme para hoy verme lindo porque me gusta ser policía».

Con solo seis años, el niño protagonizó el ascenso de sus padres, un momento especial para Yaima quien a los 34 años persigue metas superiores y cursa una maestría en Comunicación Social.

«Es una alegría inmensa ser ascendida al grado de Mayor, equivale a horas de ausencia en casa, muchos sacrificios de mis hijos, de mi esposo y de mi madre que ha cuidado de ellos en mis horas de distancia, esfuerzo de toda la familia. Aquí está el resultado, esto demuestra que valió la pena».

Por su parte, José Enrique Collazo quien a sus 29 años tiene a su cargo la Jefatura del Departamento Provincial de Tránsito, también mira al futuro y cursa el cuarto año de la licenciatura en Derecho. Lleno de proyectos y orgulloso de ser quién es y de representar al Ministerio del Interior, cada día comparte el escenario de trabajo con su compañera en la vida; en casa y en la escuela, la familia se crece y respalda el eterno compromiso con Cuba, así fundan y crean.

/mdn/

 Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Ismael Pérez, en el magisterio con los deseos de hace 50 años

Yami Montoya

Ofelia, una enfermera todo terreno

Danielle Laurencio Gómez.

Ernesto, el vigía de los trenes

Naily Barrientos Matos

Enviar Comentario


× 2 = doce