¿Existe un código inviolable para el amor?
Podcast

¿Existe un código inviolable para el amor?

El amor tiene muchas formas y siempre que sea genuino, es válido. Pero hasta el sentimiento más universal es diana de las críticas, los estereotipos o las malinterpretaciones.

Una ley de la ciencia demuestra que la naturaleza rechaza el vacío o lo que es lo mismo, no acepta lo desconocido, lo diferente, lo poco convencional. Y en esta premisa también se insertan las relaciones de pareja que marcan la diferencia respecto a la mayoría.

Escuche aquí el podcast

Descargue el audio
Pero ¿será incorrecto lo poco convencional? ¿Existe un código inviolable para el amor? ¿Quién define correctamente los términos de este sentimiento?

Estas y otras preguntas guiarán hoy el debate «sin pelos en la lengua» sobre los estereotipos y sus consecuencias para el amor.

Muchas familias cubanas son fruto de la unión entre nacionales y extranjeros, este ejemplo lo demuestra.

Nada es blanco y negro porque la vida está llena de matices. Algunos ejemplos demuestran que el amor también florece entre culturas muy diferentes.

El amor va más allá del tiempo por eso no cree en diferencias etarias. Ponerle cronómetro sería cortarle las alas.

Muchos pierden tiempo tratando de entender el amor que nace entre dos personas del mismo sexo cuando cada uno de nosotros es capaz de crear un amor diferente y no necesitamos que otros interpreten lo que para nosotros está claro.

Creer que el amor existe, es creer en el poder del cambio. Pero ese amor debe ser respetado, cultivado y aceptado.

Ver la felicidad del prójimo gracias al amor construido en pareja es un espectáculo digno de admirar, reprocharlo y darle la espalda a esa realidad también nos cierra de cierta manera la posibilidad de ver el amor con otro cristal, de buscar siempre en el mismo lugar y no encontrar nada, de facilitar que otros sean felices sin prejuicios.

Y usted qué cree, cualquiera que sea su opinión puede emitirla a través de este espacio o hacerla llegar a la página tiempo21podcast@gmail.com. Yo soy Leydiana Leyva Romero y lo invito a un próximo debate sin pelos en la lengua.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Toco madera

Leydiana Leyva Romero

Desequilibrio demográfico, ¡cuidado!

Leydiana Leyva Romero

La realidad concreta de un juego

Enviar Comentario


tres × 4 =