¿Dónde y cómo se divierten los jóvenes de Las Tunas?
  • Portada
  • Podcast
  • ¿Dónde y cómo se divierten los jóvenes de Las Tunas?
Podcast

¿Dónde y cómo se divierten los jóvenes de Las Tunas?

Este fin de semana decidí salir con mis amigos a pasar un rato divertido. Nos apetecía bailar con buena música. Pero la disposición no era suficiente, la incertidumbre de a dónde ir casi nos quitó las esperanzas. ¿A qué espacio nocturno acorde con nuestros intereses podíamos ir? Ciertamente las opciones eran limitadas pero entre lo que había teníamos que escoger.

En esta encrucijada pueden verse actualmente los adolescentes y  jóvenes de Las Tunas. Desde hace algún tiempo esta queja desborda la paciencia de quienes ameritan espacios para el entretenimiento sano.

¿Cómo y dónde y se divierten los jóvenes de Las Tunas? Ese es el tema que propone hoy Sin pelos en la lengua, el podcast de tiempo21.

Algo es notable, en Las Tunas hay pocos espacios no estatales donde pasar un rato divertido, a pesar de que se ha demostrado la eficiencia de estos lugares. Sin dudas una realidad que la pone en desventaja con otras  provincias.

La escasez de espacios que promuevan la cultura cubana con propuestas inteligentes condicionan al público, mayormente adolescente, a la búsqueda de opciones de baja calidad que nada aportan a su desarrollo intelectual.

Escuche el podcast

Ir a descargar

La Casa de la música inaugurada hace dos años en la ciudad de Las Tunas ha tenido buena acogida por parte de los tuneros, pero los jóvenes no son los que más la frecuentan. La mayoría prefiere elegir la sala de fiestas Luanda. Cada espacio brinda ofertas diferentes pero a diferentes precios también.

Pero ¿qué hace que el público tunero abarrote, a pesar de los precios, la discoteca? Por supuesto, la ausencia de opciones que hagan competencia. Los adolescentes conforman un grupo etario desprovisto de oportunidades para divertirse.

Asimismo los jóvenes universitarios tienen exigencias que no han sido valoradas lo suficiente. Casi ningún espacio juega con el dinamismo de las decoraciones contemporáneas que se basan en la sencillez del buen gusto, en el cuidado de los detalles de la atención o la presentación de las ofertas gastronómicas. Elementos esenciales del confort.

Mucho énfasis se ha hecho en la necesidad de preservar cueste lo que cueste la cultura cubana. Pero la comunicación también es efectiva en los lugares dedicados al entretenimiento. Las estrategias ideológicas serán mejor interpretadas si se promueve el buen gusto. Ir por ese rumbo también salvará nuestra cultura.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

¿Existe un código inviolable para el amor?

Leydiana Leyva Romero

Detrás del telón

Redacción Tiempo21

Vivir del arte cuesta

Leydiana Leyva Romero

1 comentario

Juan Manresa 7 febrero, 2019 at 16:46

Estamos convencidos de las necesidades y de las limitaciones, pero falta iniciativa para crear lugares de distracción sana para nuestros jóvenes.

Respuesta

Enviar Comentario


6 × cuatro =