Caso Yordanis Alarcón Tardío: mi apuesta es por el béisbol de Las Tunas
Yordanis Alarcón. (FOTO /Archivo).
  • Portada
  • Deporte
  • Caso Yordanis Alarcón Tardío: mi apuesta es por el béisbol de Las Tunas
Deporte

Caso Yordanis Alarcón Tardío: mi apuesta es por el béisbol de Las Tunas

Mi verdad hasta el 30 de noviembre de 2018.

Como periodista y narrador comentarista de Radio Victoria solicito a las autoridades de mi provincia Las Tunas que exija al Director provincial de Deportes que organice una conferencia de prensa para aclarar la situación y que ponga fin a la confusión que vive mi pueblo por el caso del pelotero Yordanis Alarcón Tardío. Por ahora, este es mi pequeño aporte, y cómo he vivido el caso.

Lamento todo lo ocurrido, porque eso nos perturba a todos, y acaba con la necesaria alegría y unidad en el equipo. Afecta a Pablo Civil, a la dirección completa y al resto de jugadores.

Lo primero que lamento es la indisciplina, porque veo a Pablo como un director que respeta a los jugadores, que les mantiene sus rangos pese a la llegada de refuerzos, que les mantiene los turnos al bate pese a pasar por slump, etc, que no los saca del juego en medio de las entradas y que comprende los errores en el juego como normales en el béisbol.

Pienso que él merece el respeto y admiración de todos, incluidos los jugadores. Ningún pelotero puede creerse con el derecho de ofender e irrespetar al director. No puede ni pensarlo. Debe creerse con el derecho de sentarse con él, debatir situaciones, exigir respeto y dialogar cómo se relacionarán entre sí.

Igual, pienso que los peloteros son hombres, no máquinas, con el derecho de consumir alcohol, si es su gusto, pero en los momentos adecuados y con el debido control, para no llegar a un estado de embriaguez que ponga en riesgo su prestigio, ni el de los demás, ni la imagen del equipo, que es muy contemplado por todos, donde quiera que esté, porque ahora es el líder, el mejor de todos, y eso se disfruta pero igual compromete.

Personalmente, enterado del problema, conversé con Pablo, brindando los micrófonos de Radio Victoria para que Yordanis ofreciera disculpas públicas a la afición, y sugerí que el caso fuera incluso analizado por las autoridades políticas de la provincia, en calidad de severa y última advertencia.

Pablo me agradeció, pero me dijo que no podía escucharme. Que él y otros habían hablado mucho con Yordanis Alarcón ante situaciones anteriores menos graves, pero que esta vez se había llegado a un extremo en que pasar la mano iba a ser mucho más perjudicial que beneficioso, que lo sentía mucho, pero que del equipo tenía que irse. Y me dijo que no iba a ofrecer detalles del incidente, por lo feo y vergonzoso.

Entonces comprendí la gravedad del asunto y el extremo al que se llegó en la comisión de la indisciplina!!!! Llegó la reunión del Consejo disciplinario del equipo, integrado por distinguidos jugadores, como Yhonson, Quiala, Larduet, y el mismísimo Yosvani Alarcón, en su calidad de capitán. La sesión fue calificada de muy fuerte y lamentable, porque nadie quiere separar a un jugador que ha vivido para el béisbol y ha entregado tanto, y está en condiciones de seguir entregando tanto, pero Pablo desestimó cualquier petición de perdón, o no aplicar lo que dicta el reglamento disciplinario, por aquello de que sería más perjudicial que beneficioso tolerar una falta tan extrema.

Pablo logró que el Consejo de Disciplina interpretara el Reglamento y considerara como dice el texto, GRAVE la indisciplina, por lo que se solicitaba la salida del jugador del Campeonato. Como la indisciplina se cometió dentro de la competencia, la autoridad que debe decidir es el Director Nacional de Béisbol, pero este no se limitó a escuchar el dictamen del Consejo del equipo, sino que reunió el Consejo Disciplinario del la Dirección Nacional de Béisbol, que consideró no grave la indisciplina, sino muy grave, y aplicó el inciso A del artículo 9, que contempla la agresión física, no verbal.

Como Pablo, ni las autoridades del béisbol y el deporte en Las Tunas, han ofrecido detalles del hecho, no sabemos si fue justo o no el pronunciamiento del Consejo reunido en La Habana, lo que sí es cierto que ni Pablo, ni el Comisionado provincial, están de acuerdo con que se considere muy grave la indisciplina de Yordanis Alarcón, solo GRAVE.

Hasta ahí va el asunto, a la espera de que el Director Nacional de Béisbol, Yovani Aragón, decida la sanción.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Las Tunas por la discusión del título en el fútbol sub-23

Ernesto Merino Amor

Yadián Martínez le ahoga el rugido a los Leones en béisbol

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Villa Clara se consolida en segundo lugar en campeonato cubano de béisbol

Redacción Tiempo21

2 comentarios

Francisco Fidel Cerulia Acosta 6 diciembre, 2018 at 11:05

Yo lo que me asombro porque estámos analizando una indisciplina (que de hecho Civil no ha querido decir lo sucedido por lo que no podemos pretender tomar cartas en el asunto para opinar sobre ella en particular) y debiéramos comenzar por el principio analizando la que si está clara y es que si se alteró por la bebida es porque estaba en estado de embriaguez y ahí es donde viene la pregunta; ¿por qué le permiten ingerir bebidas alcohólicas en el obnibus a los peloteros del equipo?, no podemos inferir que esta sea la primera ves que un pelotero del equipo ingirió bebidas alcoholicas en momentos inoportunos para el equipo y para la disciplina en sentido general, cuidado que el no ver lo que sucede no significa que hay disciplina, la disciplina se logra o no se logra, el hecho de no saber lo que está sucediendo o autorizar a alguien a hacer lo que no es debido no es lograr disciplina y puede ser fatal en las aspiraciones de un equipo.

Respuesta
Godual Ávila Garrido 3 diciembre, 2018 at 9:31

Como ya dije anteriormente, en el texto del expediente disciplinario enviado a la Comisión Nacional, debe quedar bien claro que la indisciplina se tipifica como muy GRAVE, ellos no son adivinos, sólo tipificaron la violación por el contenido de los argumentos esgrimidos en la redacción.
Mi apreciación personal es la siguiente, es justo que se aplique lo que corresponde, las papas podridas hay que sacarlas del saco para que no dañen a las otras, no estamos en presencia de un novato o un joven, se está hablando de un pelotero maduro y con antecedentes de indisciplinas.

Respuesta

Enviar Comentario


− 7 = uno