Elio Rondón Remón: «Yo soy campesino de toda una vida» (TIEMPO21 FOTO / Angeluis Batista)
Elio Rondón Remón: «Yo soy campesino de toda una vida» (TIEMPO21 FOTO / Angeluis Batista)
Gente

«La tierra es parte de mi vida»

Las Tunas.- Recorrer aquel callejón que caminé en mis años infantiles me daba nostalgia. Miraba constantemente a mi alrededor para ponerles nombres y anécdotas a los diferentes lugares.
Muchas cosas estaban cambiadas pero la mayoría permanecía intacta, como una fotografía que no se modifica con el paso del tiempo.

Ver que el marabú y la hierba mala se apoderaron de una de las praderas más queridas, en medio de la cual se posiciona aún la casa de mi madre, me dio tristeza; apreciar que tierras antes desocupadas se convertían en bellas fincas, me daba orgullo.

Entonces el colectivo de tiempo21 se detuvo allí, muy cerca de esta ciudad, en aquel terreno perfectamente limpio y sembrado, que invitaba a adentrarse en él por la organización de la que hacía gala.

Era de la familia Rondón, un padre y dos hijos, que desde mucho antes de mi infancia, doblaban su espalda en los surcos de lo que fue la Cooperativa de Producción Agropecuaria Antonio Maceo y que hoy dedica su labor en cinco hectáreas arrendadas.

Elio Rondón Remón, el mayor de los hermanos, con 48 años, es el propietario de la tierra y guía de la familia.

«Yo soy campesino de toda una vida. Mi papá siempre trabajó en el campo, cuando sus tierras fueron ingresadas a la cooperativa yo dejé mis estudios y me dediqué a ayudarle.

«Ese trabajo siempre me gustó, la tierra forma parte de mi vida; pero como las tierras eran propiedad del Estado uno no tenía libertad para decidir sobre ellas y eso me frustraba un poco. Luego vino la Ley 259 y pude obtener tierra en usufructo».

Elio tiene cinco hectáreas explotadas en su totalidad. Los frutales ocupan la mayor proporción de tierra aunque se trabajan los cultivos varios de manera general.

«Además de las frutas se siembra la yuca, el maíz, boniato y el plátano en todas sus variedades.

«Ahora formamos parte de la Coperativa de Créditos y Servicios Omar Pérez Pérez y siempre cumplimos y sobrecumplimos los planes de entrega».

El trabajo con su hermano Ernesto Rondón Remón y su papá Elio Rondón Tellez, de 70 años, no es una tarea difícil, los tres hacen producir la tierra cada día, desde bien temprano en la mañana.

«Yo no tengo problemas con ninguno de los dos. Ellos llegan y me preguntan qué hacer; pero generalmente cada cual sabe lo que le corresponde en el día.

«Trabajamos aquí como si fuera nuestra casa. Estamos conscientes de que cada buena producción es para el beneficio de nuestra ciudad pero también de nosotros mismos.

«Es lo bueno de este tipo de propiedad en arrendamiento. Nos da muchas libertades de decidir y eso motiva y da fuerzas a los productores».

Mientras los miraba y conversábamos recordaba sus rostros dormidos en el éter de mi niñez. Sentí orgullo por sus producciones, su organización y desarrollo; y ratifiqué que sin dudas la entrega de tierra en usufructo es una decisión que salva tanto a las parcelas como a la motivación de campesinos que llevan en el corazón la necesidad de producir y sentirse útiles.

En Video

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

 

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


+ 9 = diecisiete