Toma e incendio de Las Tunas en 1876, ingenio y valor de los cubanos
Historia

Toma e incendio de Las Tunas en 1876, ingenio y valor de los cubanos

ConCon una ubicación geográfica privilegiada, como llave entre el oriente y el occidente de Cuba, la ciudad de Las Tunas fue una plaza codiciada tanto por el ejército español como por las tropas mambisas durante la Guerra de los Diez Años, pues significaba el control de las vías de comunicación y aprovisionamiento logístico de toda la región en pie de guerra.

Durante la etapa colonial, los españoles la convirtieron en una plaza militar casi inexpugnable gracias a un sistema defensivo integrado por cuarteles, tambores y fortines con fosos y alambradas.

No obstante, el Mayor General Vicente García consideraba la liberación de su ciudad natal como un compromiso moral y un fortísimo golpe al poder colonial en la Isla.

Escuche entrevista con Víctor Marrero, historiador de la ciudad de Las Tunas

Ir a descargar

Al no disponer de fuerzas suficientes para el combate frontal con la poderosa guarnición que la ocupaba, García, ideó una táctica basada en la inteligencia militar para obtener la información necesaria y lograr el éxito de la acción.

La madrugada del 23 de septiembre de 1876, solapados en la oscuridad y con el apoyo interno de la población, los mambises sorprendieron a la guarnición durante el sueño y provistos de armas blancas iniciaron el asalto, que pasó a la historia como una de las batallas más famosas de las guerras de independencia contra España, que elevó el prestigio y el honor del Ejército Libertador.

Entre los héroes anónimos se cuentan Charles Philibert Peissot y Joaquín Romero, el agente Arístides quienes aportaron la información sobre toda la estructura militar de la fortaleza, número de efectivos, cantidad y tipo de armamento, la disposición de las postas y otros detalles que le permitieron a Vicente García ocupar la villa sin realizar un disparo.

La ciudad permaneció en poder de las tropas mambisas hasta el día 26, cuando el caudillo tunero decidió quemarla para destruir la infraestructura española y retirarse a la manigua.

El asalto, toma y quema de Las Tunas desde el 23 y hasta el 26 de septiembre de 1876 refrenda el valor de los hombres y mujeres de esta tierra, que como Vicente García prefirieron verla quemada antes que esclava.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Gema Carbonell, una joya de la lucha revolucionaria en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


cinco × = 35