Arianna, una joven satisfecha con su trabajo
Gente

Arianna, una joven feliz con su trabajo

Arianna, una joven satisfecha con su trabajo
tiempo21 Foto /Rey Betancourt.

Vocación y talento se unen en la tunera Arianna Cruz Pérez, una joven instructora de arte que  se siente feliz de trasmitir a los niños su pasión como educadora, creadora y promotora cultural.

Risueña, entusiasta y buena conversadora cuenta que desde pequeña se sintió atraída por el mundo artístico, sueño que hizo realidad y que la ha convertido en un mejor ser humano.

Desde que se graduó en el 2004 comenzó sus prácticas laborales en el seminternado Jesús Arguelles, de la ciudad  de Las Tunas, donde se mantiene  ayudando en la formación artística de los pequeños.

En qué  consiste tu trabajo?

El objetivo de nosotros es promover la cultura, retomar las tradiciones y fomentar valores, para ello impartimos talleres de apreciación y creación, creamos unidades artísticas; además nos movemos hacia las comunidades haciendo trabajo preventivo, buscamos nuevos talentos y ayudamos al Grupo comunitario a organizar proyectos y actividades culturales en el barrio; también trabajamos en las instituciones y donde se requiera la labor de un instructor de arte.

Qué vinculación has  logrado con los niños?

Hemos logrado una gran identificación con los niños y ello se pone de manifiesto cuando les proponemos integrar una unidad artística ya ellos saben en cual quieren  participar.

No solo con los niños de la escuela sino además con los de las vías No formales, porque trabajamos también con ellos, e incluso le llegamos a aquellos que están enfermos y no pueden asistir a la escuela, eso los reconforta mucho y los ayuda a mejorar su salud.

Cuál es tu mayor satisfacción?

Ser instructora me ha dado muchas herramientas, a nosotros nos formaron para trabajar todas las áreas, especialmente la parte emotiva y esto nos ayuda a ser mejores seres humanos.

Actualmente tengo un proyecto de payaso terapéutico, en el hospital pediátrico, desde ahí hacemos trabajo social, por eso no recibimos remuneración alguna  a cambio solamente obtenemos la sonrisa y la aceptación del paciente y del acompañante, eso no tiene precio, para mi es bastante y lo más importante, es mi mayor satisfacción.

Además es bonito que cuando los niños nos ven en la calle o en algún otro lugar nos identifican rápidamente y le comentan a sus padres « mira esa es mi instructora de arte que me enseñó una poesía o tal cosa o simplemente participó en algún proyecto», eso es  muy bonito y gratificante.

Te sientes realizada?

Más que realizada satisfecha, yo digo que siempre que logras una sonrisa en un niño o que alguno te espera para que le enseñes algo nuevo o un  padre que confía en ti, en lo que tu le puedes aportar a su hijo, uno se siente satisfecho y muy feliz con lo que hace.

Arianna Cruz Pérez es una joven profesional de 32 años, que con su labor como instructora de arte  ha contribuido  a consolidar la escuela como la institución cultural más importante de la comunidad, lo que se refleja en el seno de la familia y en toda la sociedad.

Ella integra la brigada  José Martí, un sueño del líder cubano Fidel Castro que se expresa en el propio quehacer de los jóvenes protagonistas de ese movimiento artístico responsable de que el arte y la cultura llenen cada espacio del país.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


5 + tres =