Pastor, un veterinario que vive para las mascotas
Gente

Pastor, un veterinario que vive para las mascotas

Pastor, un veterinario que vive para las mascotas
Pastor Felipe Mendoza Escanell.

Las Tunas.- El médico veterinario Pastor Felipe Mendoza Escanell es muy joven; sin embargo, lo conocen miles de personas en esta ciudad porque lleva 10 de sus 15 años de trabajo dedicados a la atención de animales afectivos.

Los ojos le brillan cuando tiene entre sus inquietas manos a algún animal y verlo trabajar da gusto porque habla bajito, explica cuidadosamente e infunde optimismo en que sí, la mascota se recuperará.

Trae en sus huesos una vocación que desde niño le marcó su destino porque desde pequeño siempre dijo que iba a ser médico veterinario.

«Nunca hice como otros niños, que no tuvieron bien claro lo que les gustaba hasta que crecieron. A mí desde los siete años me gustó la especialidad. Las personas me peguntaban y yo decía que quería operar vacas. Al principio veía muchos espacios de televisión sobre todo los programas españoles aquellos de El hombre y la tierra. Me gustaban; pero, lo que veía en mi país era mucha ganadería y eso era lo que me veía haciendo».

¿Qué diferencia a los veterinarios que tratan animales productivos de los que atienden animales afectivos?

«Los médicos veterinarios que se dedican a los animales productivos como las vacas, los cerdos y las aves hacen su actividad un poco más del día a día, podríamos decir que más monótona, aunque para nada es aburrida.

«Quien atiende cerdos, todos los días tiene que hacer un proceso que no debe ser violado; pero, en la clínica de animales afectivos todos los días es algo diferente; tú no sabes qué vas a ver ese día ni cómo vas a resolver los problemas que se te van a presentar».

¿Cuánto satisface salvar a una mascota?

«Los animales afectivos, por lo general, significan mucho para sus dueños, sobre todo para los niños y las personas mayores. Un animal que logramos salvar es una satisfacción porque para la familia es casi un integrante más y debe parecerse mucho a lo que siente un médico cuando devuelve la vida a una persona».

¿Cómo logra atender a los animales, en medio de las limitaciones existentes?

«La inventiva en esta profesión está a la orden del día. Tenemos que hacer cosas que a otros médicos en otras latitudes les parecen increíbles. Hay que inventar todos los días algo, por ejemplo, cosas tan sencillas como poner una sonda esofágica, utilizar un Levin, colocar una sonda uretral a un gato o a un perro es complicado porque los calibres son muy pequeños. A veces tenemos que buscar pedacitos de plástico, mangueras que no vienen o que no son con ese fin. Tenemos que buscar muchas soluciones e incluso a veces halamos de la bola de cristal porque, tenemos casi que ser adivinos para resolver los problemas y muchas veces no podemos resolverlos.  Las personas tienen que entender que hay cosas que no podemos diagnosticar porque no tenemos los medios para hacerlo.

¿Cuál de tantas experiencias ha sido inolvidable?

«Una de las experiencias más bonitas fue tratar a Leonor, una leona que hasta hace unos años vivió en el zoológico de esta ciudad. El médico del lugar nos pidió ayuda porque Leonor estaba inapetente, no quería comer, no se movía; y tratar a una leona, además de difícil, es peligroso.

«Cuando nos enfrentamos con el problema nos dimos cuenta de que a Leonor no la podíamos tocar; había que mirarla desde lejos porque es un carnívoro de gran porte. Al final hubo que asustarla logrando que rugiera y cuando abrió la boca fue que pudimos tirarle el medicamento con una jeringuilla.

«Pasó un muy mal rato porque casi se ahoga; pero, ya a los dos días comprobamos que el problema era un parasitismo intenso, que estaba mejorando y salimos de ese paso inventando también, buscando soluciones».

¿Cuántas especies ha atendido en tantos años?

«He tenido la experiencia de tratar varias tortugas Morrocoy, que han venido de Venezuela fundamentalmente. También, aves de presa como los gavilanes; iguanas y también he tenido pacientes como un cocodrilo y un majá de Santa María que tenía garrapatas y yo no sabía que eso podía ocurrir. Me di cuenta cuando lo revisé. Esos son los animales más curiosos que he podido tratar.

¿Cómo se ve en el futuro?

«No me veo haciendo otra cosa que no sea tratando animales, es lo que me gusta hacer y seguiré mientras las capacidades me lo permitan».

Han pasado 15 años y Pastor no se arrepiente de haber escogido a la Veterinaria como su razón de vida porque así lo soñó de niño y así se ve, cuando tenga más canas.

Por sus manos han pasado desde un majá hasta una leona, y ahí está, en su consultorio, esperando cada mañana la llegada de pacientes que no hablan; pero, le expresan sus emociones de diferentes maneras.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


cuatro − 3 =