Incrementa cáncer de piel en Las Tunas, el enemigo está en todas partes
  • Portada
  • Salud
  • Incrementa cáncer de piel en Las Tunas, el enemigo está en todas partes
Salud

Incrementa cáncer de piel en Las Tunas, el enemigo está en todas partes

Incrementa cáncer de piel en Las Tunas, el enemigo está en todas partesLas Tunas.- El cáncer de piel es el de mayor incidencia en Las Tunas dentro de las enfermedades malignas, y en los municipios de Puerto Padre, Jesús Menéndez, Majibacoa y el cabecera de esta oriental provincia cubana existe notable impacto de este problema de salud.

Yamirka Ramírez Hidalgo, especialista de primer grado en dermatología y Coordinadora del Programa de Cáncer de Piel en Las Tunas, precisó a este medio de prensa que la enfermedad se ve más después de los 60 años de vida y aunque existen varios tipos de cáncer de piel, el más frecuente es el carcinoma basocelular.

«Son muy frecuentes los cáncer no melanoma, pero también tenemos el carcinoma espinocelular. El carcinoma basal es el más frecuente porque vemos con los años de la vida y la exposición al sol, y otros factores de riesgo que influyen, como las personas de piel blanca, fototipo dos o tres, que han estado expuestas al sol durante su vida y con fotodaño, son más propensas a esta lesiones de piel.

Incrementa cáncer de piel en Las Tunas, el enemigo está en todas partes
Yamirka Ramírez Hidalgo, especialista de primer grado en dermatología.

«El carcinoma basocelular es un cáncer que crece lentamente y en extensión; rara vez metastiza, pero el espinocelular sí y puede verse en mucosas, dígase en la boca o zonas genitales. Al metastizar en ganglios linfáticos puede provocar la muerte al paciente, por eso es que tenemos que actuar de forma oportuna cuando aparece alguna lesión en la piel.

«Además de este cáncer no melanocíticos está el melanoma maligno, que es el tumor más agresivo en la especialidad de nosotros y se ve generalmente en edades más tempranas de la vida, a punto de partida de una lesión pigmentada.

«Cómo inician estás lesiones, sobre todo en áreas expuestas: la cara, los brazos, el tórax…, y comienzan como pequeñas pápulas, que crecen lentamente; puede durar años para que la persona que no suele realizarse el examen de piel, note que hay algo alterado.

«Estas lesiones una vez que comienzan a crecer, sangran, pican o tienen transformación es que los pacientes acuden a la consulta».

La dermatóloga insistió que hay que mantener una observación a las lesiones névicas o simplemente los lunares que existen en el cuerpo, sobre todo en los jóvenes; una vez que se modifiquen o den picazón, debe asistirse de inmediato a los servicios especializados.

Un lunar o verruga que lleve años con nosotros se puede tornar peligroso, pero ¿Cuándo comenzar a preocuparse?

«Estas lesiones névicas o lunares aparecen desde el nacimiento o edades muy tempranas; eso es algo que logramos diferenciar, porque el cáncer ya aparece en edades adultas, pero cuando comienza a modificarse la lesión: crece, sangra, o cambia de color, pica, ya son signos de transformación.

«Nosotros aplicamos la regla del ABCD. El A es la asimetría, que no tiene contorno regular. La B son los bordes. La C es el color, si está más pigmentado, más oscuro, si varía a color marrón. La D es el diámetro, si una lesión crece muy rápido habla de que hay que atenderla por posible malignidad. Y la E que puede o no estar presente es la elevación».      

¿Qué estrategia aplican para la detección temprana del cáncer de piel?

«Cada año realizamos la Campaña del Día del Lunar. Este, realizamos el 2 de febrero una pesquisa activa en ocho puntos habilitados en toda la provincia. Los pacientes que se diagnosticaron con lesiones atípicas en la piel ya están pesquisados y tendrán un seguimiento».  

Pruebas como la dermatoscopia para diagnosticar las lesiones cutáneas, así como la posibilidad de operarlas y de realizar un estudio histológico que permita determinar qué tipo de cáncer de piel se padece, están disponibles hoy en Las Tunas, mientras se aplica un nuevo fármaco para el tratamiento de esta enfermedad maligna.

El HeberFERON es tratamiento especializado que tras un ensayo clínico que inició en Las Tunas en 2015 pasó a práctica habitual dentro del cuadro básico de salud cubano.

Este producto está compuesto por interferones, una combinación sinérgica del alfa 2b y gamma humanos, desarrollado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). 

¿Todas las lesiones se tratan con este fármaco?

«No todas se tratan con él; tiene criterio de inclusión y de exclusión, lo que el paciente se debe evaluar. Estos pacientes ya mayores que han estado toda su vida expuestos a las radiaciones solares, como campesinos, pescadores…, tienen un fotodaño importante; su piel está muy bronceada y el efecto del Sol le provoca estas lesiones de cáncer.

«Al evaluar cada paciente y decidir por un equipo multidisciplinario se llega al consenso si es tributario o no del HeberFERON.

«Una vez que iniciamos con los pacientes, que de hecho en 2017 tratamos 26 casos, se nota el cambio; mejoran sus lesiones, curan, pero no solo elimina el cáncer, sino que mejora el color de la piel, la textura, la queratosis actínica, los cuernos cutáneos, o sea otras lesiones precancerosas».     

Ya que mencionó lesiones premalignas, ¿De qué cuidarnos? Se plantea que es el sol la principal causa que puede llevarnos al cáncer de piel, ¿Pero solo el sol o existen otras condiciones particulares?

«Realmente el sol es una de la principales causas que influye en esta carsogénesis, y está demostrado científicamente que las radiaciones ultravioletas son las que inciden a largo plazo, pero hay otros factores ya sean genéticos, químicos; las personas que trabajan con productos contaminantes, también son propensos a padecer el cáncer de piel.

«Insistimos en la detección temprana de lesiones precancerosas como las queratosis actínicas que se ven mucho en pacientes de piel blanca; son lesiones que pican o sangran, y si lo hacen ya es un signo de transformación; puede modificarse y llevar a un carcinoma espinocelular que puede metastizar.    

«Es muy importante mantener constante observación sobre estas lesiones».  

¿Existe alguna conducta que pueda evitar el envejecimiento de la piel?

«Sí, es importante en edades tempranas, sobre todo a partir de los ocho años, comenzar el cuidado del sol. Ya hoy se ve una cultura de esto, las personas se protegen, usan sombreros, gorras, gafas, camisas y protección para la playa, pero antes nos bronceábamos, y ese bronceado es el que provoca a largo plazo las quemaduras solares. Cuando uno más se expone es propenso al melanoma u otros tipos de lesiones que pueden aparecer en la piel.

«Mi principal exhortación es a proteger la piel; hay que tener una dieta balanceada, incorporar frutas, tomar mucha agua; el agua nos hidrata y mantiene la piel más lozana y con mejores características. Caminar bajo la sombra, usar medios protectores como camisas de colores claros, sombreros, gorras, y procurar siempre guarecerse bajo arboledas, que aunque hay resplandor nos protege del Sol».

¿Qué cree del uso de cremas?

«Hay que tener cuidado porque hay cremas que sí hidratan, hay otras que protegen, hay otras que se usan inadecuadamente; no se puede automedicar con ellas porque hay cremas para todas las terapéuticas y por eso recomendamos la asesoría de un especialista».   

El incremento del cáncer de piel en Las Tunas, con mayor impacto en la población masculina, muestra la necesidad de cuidarse más de los efectos del sol, el enemigo de la piel que está en todas partes y cuya acumulación es la principal causa de aparición de esta enfermedad crónica; mientras, se insiste en la trascendencia del autoexamen frecuente del órgano más extenso del cuerpo humano para detectar cualquier huella de transformación.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Enfermería comunitaria en coloquio panamericano en Cuba

Redacción Tiempo21

Ministro de Salud destaca cobertura de enfermería en Cuba

Redacción Tiempo21

Lamentan en Cuba daño del bloqueo de EE.UU. a la actividad científica

Redacción Tiempo21

4 comentarios

Miguel Mola Corrales 28 febrero, 2018 at 1:42

Tiene razón Miguel. La lectura a primera vista me llevó a malinterpretar la información. No vi la coma, ni la correlación singular-plural usada. Sin embargo otras personas pueden malinterpretarlo también y asumir el dato. Estilísticamente es necesario el relativo en la oración subordinada, pues lo relacionado está lejos en la oración. Se hubiese entendido mejor: “(…), registradas estas como la primera causa (…)”. Disculpe mi inoportunidad. Gracias por la aclaración.

Respuesta
Redacción Tiempo21 28 febrero, 2018 at 6:11

No, para nada, Mola. Es cierto lo que usted dice, porque ayer mismo lo consultaba con dos colegas y veían cierta ambigüedad en la redacciòn de ese primer párrafo y tendía a confundir. Por eso le cambié la redacción y eliminé la subordinada, que en este caso no era tan importante. Y vuelvo a reiterarle las gracias por sus comentarios.

Respuesta
Miguel Mola Corrales 27 febrero, 2018 at 2:48

Acabo de leer todo el trabajo periodístico y encontré un dato, con total seguridad, incorrecto: estoy seguro que la primera causa de fallecimientos en Las Tunas no es el cáncer de piel. La fuente está errada o el oración está mal redactada. Ese es un dato escalofriante que haría cambiar varios artículos en libros y revistas especializadas en el tema. Lo correcto es que el cáncer de piel es la primera causa de incidencia de cáncer en la provincia (como lo es para cada una de las restantes provincias del país) pero jamás la primera causa de mortalidad, ese triste lauro lo ostenta el cáncer de pulmón. Es menester corroborar cada dato hasta la saciedad cuando se publica un artículo periodístico de esta índole.
Quien le escribe es oncólogo tunero, pero ahora vivo en Holguín.
El resto del artículo me gustó. Añadir que también hay personas con fototipo cutáneo I en la provincia, aunque representan la minoría. El carcinoma basocelular casi nunca mata, el carcinoma espinocelular o escamoso es más peligroso y el melanocarcinoma es uno de los tumores más agresivos de todos. El tratamiento de éstos es competencia de los oncólogos con el soporte de los dermatólogos.
¡Gracias!

Respuesta
Redacción Tiempo21 27 febrero, 2018 at 6:25

Buenos días, Miguel. Creo que usted interpretó mal el dato porque en ningún momento la entrevista dice que el cáncer de piel es la causa principal de fallecimientos en Las Tunas, mire cómo dice el primer párrafo: «El cáncer de piel es el de mayor incidencia en Las Tunas dentro de las enfermedades malignas, registradas como la primera causa de fallecimiento en el territorio al cierre de 2017, y en los municipios de Puerto Padre, Jesús Menéndez, Majibacoa y el cabecera de esta oriental provincia cubana existe notable impacto de este problema de salud».
Se lee claramente que son las enfermedades malignas la primera causa de muerte, como bien usted dice, y del cáncer de piel que es el de mayor incidencia. Yo conozco que en nuestra provincia con relación a la incidencia del cáncer están las tres P: cáncer de pulmón, próstata y piel. Lo que habría que determinar si de los tres es el de piel el de mayor incidencia, como asegura la reportera o la fuente, dato que rectificaré con ella. Le agradezco mucho su comentario y por los datos que aporta porque eso nos ayuda en nuestro trabajo.
Miguel Díaz Nápoles
Editor-jefe tiempo21

Respuesta

Enviar Comentario


6 + cinco =