Las Tunas, Cuba. Miércoles 21 de Febrero de 2018
Home > Podcast > ¿Diferencias sociales en escuelas de Las Tunas?

¿Diferencias sociales en escuelas de Las Tunas?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

 Diferencias sociales en escuelas de Las Tunas, tendencia al fraude La escuela es el espacio público donde se hace más evidente, sobre todo en los últimos tiempos, la diversidad entre los alumnos, a partir de la procedencia cultural, el lenguaje, las capacidades, las motivaciones y los intereses. Esta diferencia puede acentuarse cuando un maestro no respeta esos contrastes, y en lugar de ocuparse por el aprendizaje de sus alumnos, se interesa más por lo material.

Escuche el programa completo

En algún caso que esto suceda se hace obligatorio insistir en el papel que desarrollan los maestros en la formación de valores en las nuevas generaciones.

Aunque en Cuba no sea una tendencia por la forma en que fue concebida la educación después del triunfo de la Revolución hay que dejar claro que la familia y la escuela deben trabajar de conjunto para lograr empeños mayores desde la atención y el respeto a la diversidad de todos los alumnos.

Diferencias sociales en escuelas de Las Tunas, tema que debatimos hoy en Sin pelos en la lengua. Pero el debate no termina, la investigación continúa.  Si usted tiene alguna opinión al respecto puede escribirnos a nuestra dirección tiempo21podcast@gmail.com y con mucho gusto publicaremos su texto.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yaicelin Palma Tejas

Graduada de periodismo en la Universidad Ignacio Agramonte, de la provincia de Camaguey (2016). Atiende los temas de la educación. Desde pequeña le fascinaba ser maestra o periodista, pero se decidió por el Periodismo porque es la manera de expresar lo que siente y ayudar a mejorar su entorno desde su lugar. Le gustan las historias de vida para dar a conocer el mundo que cada persona lleva dentro. Es amante de la lectura, la poesía y el baile. Ha sido premiada en concursos del sector como el Nacional 26 de Julio. Es presidenta del Club Juvenil de la Prensa en Las Tunas. yaicelinpt@rvictoria.icrt.cu

14 comentarios

  1. Siguiendo con lo que se plantea en uno de los comentarios esa opinión que se da sobre la tendencia de la ocurrencia de esos problemas en las tunas, en mi opinión considero que como tal eso no se puede catalogar como tendencia ya que como ustedes mismos plantean eso ocurre en muy pocos casos y no en la mayoría ni en un número considerable, considero que es más preocupante la atención o poca atención que le dan un grupo considerable de familias al aprendizaje de sus hijos , no se le puede dejar todo a los maestros y esto está ocurriendo bastante y eso si se puede catalogar como tendencia ,estamos claros de que hay situaciones y problemas y que existen diferencias entre los alumnos , pero la diferencia no la da la escuela sino desde la casa , la diferencia está en cuál es la procedencia de la familia , en que trabaja , si tiene familiares en el exterior, decir que los maestros tienden a diferenciar a los niños por estas condiciones o situaciones lo que puede es molestar a la gran mayoría de maestros consagrados , con moral ,con principios éticos y que pasan más tiempo con sus alumnos que con sus hijos , además lo que debemos hacer es llamar a las cosas por su nombre y al que incurra en esos hechos tomar medidas con él o ella y a los demás darle el reconocimiento que han perdido o que le han negado y los padres preocuparse un poco mas por la situación de sus hijos , así como reclamamos cuando se nos señala, también reconocer el papel de las familias que si están dispuestas a trabajar con nosotros en la formación de sus hijos para no estar solos en esta tarea que es de todos .

  2. Jorge Adalberto Rivas Plana

    Buenas a todos los Tuneros y Tuneras que les interesa y comenta sobre el artículo, si bien se dijo que no era una tendencia generalizada estoy de acuerdo que la calidad de la educación en Las Tunas se ha caracterizado en los últimos 5 años por un elevado porciento en la calidad del aprendizaje avalados con las 4 condiciones de provincia destacada a nivel nacional, es reflejo entonces de la calidad, profesionalismo y dedicación a la profesión de nuestros educadores que día a día se enfrentan a situaciones disímiles tanto con el universo de estudiantes, familia y las comunidades donde viven, para desarrollar y asumir en no pocas ocaciones el papel de los padres en la formación basados en la educación en valores que en muchos falta, es entonces que el trabajo con la diversidad escolar es atendida pedagógicamente y no las diferencias en cuanto al poder adquisitivo o el que me pueda dar, experiencia se tienen, yo desde mi labor como profesor de una secundaria básica tengo en mis grupos estudiantes de diferente procedencia, con mejor o menos favorable situación aconómica hijoe de profesionales, campesinos, obreros, desvinculados, reclusos, desantendidos por los padres y sin embargo todos tienen igualdad de oportunidades amparados todos sus derechos en el reglamento escolar, otro ejemplo lo es el otorgamiento de carreras que se hace a partir del índice académico y no basado en si tiene o no en el orden material, y si, no es menos cierto que se dan casos en los que el maestro tiene carencias en lo moral y se aprovecha para ganar algo, faltándole a la ética pedagógica cuestión que afortunadamente son los menos y que todos tenemos que atacar.

    • Redacción Tiempo21

      Muchas gracias por su comentario, la publicaremos en nuestra sección Tu opinión cuenta, dedicada a contenidos generado por usuarios.
      Miguel Díaz Nápoles
      Editor-jefe tiempo21

  3. La igualdad es un reto que tenemos tanto la familia como las instituciones educativas, tristemente son casos que se dan, pero como decía es un reto que tenemos, es un trabajo arduo que se debe llevar a cabo dándole más tratamiento a los valores morales que a la posición que se tiene en la sociedad por los ingresos económicos.

  4. En lo escrito por la periodista no leo que este problema sea una tendencia en Las Tunas. Es bueno que el tema se debata, pues mientras haya un solo caso como el que menciona Yaicelin, hay repudiarlo y combatirlo. La escuela, de alguna forma refleja aspectos de la sociedad y es evidente que convivimos con diferencias, las cuales son aprovechadas por, incluso, padres que promueven este tipo de cosas con sus ” agradecimientos” al maestro , y este, sin justificarlo, le achaca su proceder a la imposibilidad de resolver sus problemas con la baja solvencia salarial. Un circulo vicioso que se puede romper con mayor empeño y voluntad para atacar las causas. Gracias Tiempo21.

    • Redacción Tiempo21

      Gracias a usted por su comentario,, Yoel. Habría que ver desde la ciencia si puede existir una tendencia, pero como bien usted dice mientras haya un caso hay que repudiarlo y combatirlo, y nuestro deber es ponerlo a la luz pública para debatirlo porque del debate surge el camino de la verdad, que casi siempre es el camino correcto.
      No hay que temer a las palabras. Diferencias hay en toda la sociedad porque nadie es igual a otro, y eso es una diferencia. Si partimos de que la diferencia es lo contrario a la igualdad o a la semejanza y teniendo en cuenta de que a mayor cantidad de características o cualidades que no son compartidas, mayor diferencia, pues entonces las diferencias son acentuadas en todos los actos de la vida, en todos los campos del saber humano. Entonces de lo que se trata es de luchar contra las diferencias que pueden ser dañinas, como es el caso que nos ocupa, porque “agradecimientos” como al que usted se refiere se encuentran en cualquier lugar, lo que pasa es que en la educación tiene otra connotación, sencillamente porque la educación es una de nuestras grandes conquistas. Y gracias a usted por su comentario.
      Miguel Díaz Nápoles
      Editor jefe tiempo21

  5. Cierto, conozco muchos maestros y profesores consagrados, ejemplo, pero no hay que ser iluso, hay problemas que resolver. Se dice que la educación es de la familia y de la escuela, pero cuantos desaciertos existen, de un lado y de otro. Que pena, aquella frase que inocentemente repitio el niño, que según él, dijo su maestra: Tu vas a aprobar si me traes un toti blanco. todos soltaron la risa. Cómo se llama eso, humillación o qué. Sé de problemas en la enseñanza técnica. Estudiantes que salen de la casa a primera hora y a las 10 están en casa, llamas a la escuela y te dicen que están dando clases, y te personas allí y nadie ni por todo aquello. Lo que hay que ser valiente y enfrentar las incoherencias, porque si se dejan pasar, etonces no vamos a estarorgullosos de una educación como la que cuba siempre mostró. hay maestros buenos en todas las enseñanzas, y no hay que ir lejos, están en las ecuelas más cercanas, en el barrio, en el politécnico, pero…cerrar filas a lo malo, es saludable.

  6. Ojalá este tipo de publicaciones viera la luz en la prensa plana y no solo digital.

  7. Darlys Carmenate Santiesteban

    Comienzo diciéndole que su artículo deja mucho que decir de personas que como yo y mis compañeros de trabajo que somos profesores de un preuniversitario, enzeñanza que hoy en dia exije del sacrificio y sobre todo de la preocupación de nosotros hacia nuestros alumnos que cada dia que pasa llegan con mayor desinteres a nuestras manos, y no se imagina ni usted, ni la familia con el amor y la paciencia que les demostramos cada dia que el conocimiento no se compara ni se compra con nada, por lo que creo que no debe ser la mayoria ni una tendencia en nuestra provincia ese problema que usted comenta, dejeme decirle que eso no ayuda a nuestra nuevas generaciones de maestros, por que el poco reconocimiento lo dejamos pasar, pero esa acusación que generaliza usted y recae en toda la provincia de Las Tunas creame que no lo podemos dejar pasar. Espero que obtenga resultados satisfactorios y que eleven el trabajo del maestro no solo de nuestra provincia sino del mundo entero, que tenga un feliz dia.

    • Redacción Tiempo21

      Hola, Darlys.
      En primer lugar comenzaré por el final de su comentario: nosotros en ningún momento generalizamos porque decimos en «escuelas de Las Tunas», por lo que la ausencia del artículo «las» evita la generalización y por lo tanto no cae en toda la provincia de Las Tunas, como usted asegura..
      Ahora bien. Creo que debemos detenernos en la esencia del trabajo de Yaicelín y en su respuesta. Nuestro trabajo en audio expone la opinión de una profesora universitaria, de dos madres y de varios estudiantes, y si usted lo escuchó hasta el final se dará cuenta de que hay opiniones divergentes, que se encuentran y ahí está el debate, porque nuestras entrevistadas no están de acuerdo en todo y cada una de ellas expone sus puntos de vista.
      Considero que en nada le faltamos el respeto a la mayoría de los profesores y educadores en sentido general que cada día ofrecen lo mejor de sí en la formación de las nuevas generaciones, pero esto no quiere decir que no existan problemas como los descritos en el podcast.
      Nuestra sociedad para nada es perfecta y las imperfecciones comenzaron a ser más visibles con el propio desarrollo de Cuba, la entrada de turismo, de remesas de otros países, del crecimiento de los cubanos-.americanos cuyas familias tienen una mayor solvencia económica que la mayoría de las familias cubanas, que viven de sus ingresos personales. Por tanto, estamos hablando no solo de los maestros, estamos hablando de la familia en un buen porcentaje y de la sociedad en su conjunto.
      Las Tunas no escapa a tendencias que se han dado en otras provincias del país, como es el fraude de profesores que le han dado los exámenes a los estudiantes y por supuesto que han sido sancionados, docentes que tienen preferencias por determinados estudiantes por disímiles causas (que no tienen que ser económicas pero para el caso es lo mismo), otros que le piden a los alumnos determinados recursos para tareas de la propia escuela; estudiantes con familias de mayores posibilidades económicas que lo reflejan en la escuela por la manera de vestir y comportarse, e incluso, algunos que no aceptan la merienda escolar y la llevan de sus casas, y todo eso se llama diferencias sociales, que para nada tiene como centro al maestro, sino a la sociedad toda.
      Y voy más allá: usted misma reconoce el desinterés de estudiantes y las familias que llegan a sus manos y tienen que enfrentar ustedes los docentes, y eso se debe a las diferencias sociales, porque depende de las propias familias que no se ocupan de sus hijos o los dejan que actúen como ellos desean.
      En fin, es un mundo que para nada es en blanco y negro y por el contrario está lleno de matices y son los profesores, tan sacrificados y entregados, como usted reconoce, quienes deben enfrentar el problema en la escuela, y que nunca debió llegar a la escuela.
      Considero que lo importante es el debate. Nosotros opinamos y ustedes opinan y sus opiniones se publican, para nada somos dueños de la verdad, solo mediamos entre la realidad social y las instituciones, es decir, la agenda pública y la agenda mediática, publicamos temas para que sean considerados por los usuarios y estamos abiertos al debate respetuoso y constructivo para seguir perfeccionando nuestra sociedad, que se desarrollará más en la medida en que haya opiniones divergentes, como en este mismo caso, porque si se da cuenta los comentarios publicados hasta ahora no tienen el mismo punto de vista y los argumentos están de una parte y de otra.

      Miguel Díaz Nápoles
      Editor Jefe tiempo21

    • katerine zayas garcía

      Estoy de acuerdo con ud…creo que no es justa esa generalización, pero bueno, ya hemos escuchado que no hay obra perfecta ni hombre perfecto.Por aquí expresa su opinión una joven profesora general integral, graduada en nuestra provincia gracias a la obra de nuestro siempre heroico: Comandante en Jefe. Cada ser humano es dueño de sus acciones y estoy segura que hay gente corrupta en todos los ámbitos de la vida… acaso los profesores se escapan de esas miserias ? Un profesor que se respete pone a prueba la finalidad conque fue creado, amar a los seres humanos y prepararlos para la vida. Si conoces a uno, críticalo, denúncialo y no importa..la vida se encargará de darle lo que fue sembrando…ese es el peor juicio que va a tener al final de su lamentable existencia.Es una pena que algunos caigan en ese abismo materialista que nada tiene que ver con nuestros principios…q pena…!!!Pero felizmente digo, que todavía somos la gran mayoría que ama a su profesión y le da tres pepinos lo que ese comentario quiso expresar…saludos kathy zayas

      • Redacción Tiempo21

        Muy de acuerdo con usted, Katerine, por cada profesor corrupto o con una conducta inadecuada hay cientos que son ejemplos en todos los órdenes de la vida, y doy fe de ello porque conozco el universo de docentes que hay en nuestra provincia.
        La perfección no existe pero es necesario acercarse a ella, y mantener el ejemplo como estandarte para continuar formando a las nuevas generaciones. Sé que a nadie le gusta que lo critiquen, pero es necesario en cada acto de ejercicio del criterio sacar las experiencias que nos puedan servir para la vida, porque en ningún momento acusamos a los profesores, sino que tratamos de debatir un tema que hoy está en la calle como una de las tantas tendencias de opinión que cada día hay en la sociedad, y ante las malas actitudes es preciso reforzar la humilde, sostenida y ejemplar labor de los docentes que como bien usted dice aman a su profesión y lo entregan todo a cambio de nada. Gracias por su comentario.
        Miguel Díaz Nápoles
        Editor-jefe tiempo21

  8. Interesante su artículo y muy polérmico, pero debo exponer mi consideración de que no es tendencia en Las Tunas, que el maestro en lugar de preocuparse por el aprendizaje de sus alumnos, se interesa más por lo material que ellos puedan aportarle, aunque puedan existir algunos maestros en esas condiciones, pero no constituyen una muestra representativa del universo de los docentes.
    Le puedo asegurar desde dentro de una escuela y en la batalla diaria, que en las escuelas de Las Tunas existimos un gran ejército de hombres y mujeres consagrados a la tarea de educar e instruir a las nuevas generaciones de Tuneros bajo los principios pedagógicos y éticos de nuestra sociedad, sólo a cambio de la satisfacción del crecimiento educacional de nuestros estudiantes y de su preparación para ser personas de bien en el futuro, por las complejidades de nuestra sociedad en infinidad de ocasiones el maestro debe asumir el rol que le corresponde a la familia,hoy el maestro debe sobre ponerse ante el desinterés de muchos alumnos por el estudio y la familia y tiene que dedicar largas horas a la labor social donde incluye su horario de descanso y si todo esto fuera poco el maestro se enfrenta a un escaso reconocimiento social de su labor. Sin embargo estas adversidades descriptas con anterioridad jamás afectarán el funcionamiento de nuestras escuelas y el ejemplo de nuestros educadores que históricamente han sido destacados baluartes de nuestra Revolución.
    Esperemos con paciencia los resultados finales de su investigación donde usted pueda publicar los elementos que corroboren la tendencia señalada en las escuelas de Las Tunas.

    • Redacción Tiempo21

      Buenas tardes, Manresa.
      En ningún momento hemos generalizado en nuestro trabajo y aunque usted afirme que el problema no es una muestra representativa del universo de los docentes, nadie puede negar que hay casos que constituyen tendencias, que no es más que ir en una dirección determinada.
      No hemos dudado en ningún momento de que en Las Tunas haya un ejército de docentes consagrados a la tarea de educar a las nuevas generaciones, pero usted mismo reconoce que en no pocas ocasiones deben asumir el papel que le corresponde a la familia. ¿Y a qué se debe esto? ¿No es acaso a las diferencias sociales? Porque la diferencia social se refiere a que cada individuo es único e irrepetible. ¿Entonces no hay diferencia social entre muchas familias que se ocupan de sus hijos y otras que no lo hacen? ¿O será que la diferencia no es la cualidad que permite que algo se distinga de otra cosa? ¿Son todos los maestros iguales? ¿Son todos los estudiantes iguales? ¿Son todas las familias iguales? Para nada, todos somos diferentes, por lo que cuando se habla de diferencias sociales nos estamos refiriendo a las particularidades de cada quien y mucho más allá, de las sociedad en su conjunto.
      Nuestras escuelas (las de Las Tunas y las de Cuba toda) son buenas, pero no son perfectas. Nuestros docentes también son buenos pero para nada perfectos, al igual que la familia, y todos, con las escuelas como instituciones y todo lo demás, conforman la sociedad, que tampoco es perfecta porque sencillamente no existe la sociedad perfecta, porque la perfección no existe, porque ninguna obra humana es perfecta.
      Nuestro medio agradece sus reflexiones que en todo momento han sido respetuosas, y respetamos sus puntos de vista y sus argumentos porque además ayudan al debate y al empeño de ser mejores.
      Miguel Díaz Nápoles
      Editor Jefe tiempo21

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 5 = catorce