Leñadores, Tigres, béisbol, Ciego de Ávila, Las Tunas
Las Tunas se empeña en su clasificación.
  • Portada
  • Deporte
  • Los Leñadores son barridos en Bayamo y Alazanes a un paso de la corona en béisbol
Deporte

Los Leñadores son barridos en Bayamo y Alazanes a un paso de la corona en béisbol

Los Leñadores son barridos en Bayamo y Alazanes a un paso de la corona en béisbol
Leñadores fueron superados por Alazanes en todos los aspectos del juego. (tiempo21 Foto /Angeluis).

Bayamo (Granma).- En el quinto partido de la finalísima del béisbol cubano,  los Leñadores  de Las Tunas perdieron su tercer partido al hilo con marcador de 11 carreras por cinco y ahora los Alazanes  de Granma lideran la disputa por el titulo 3-2 y están a un paso de la corona.

El primer pitcher de Las Tunas Yoalkis Cruz no se ha hecho justicia en esta postemporada , pues solo duró en el montículo dos capítulos y en el primer inning permitió la primera carrera granmense.

Las Tunas ripostó rápidamente en el segundo capítulo por un hit de Yunior Paumier, quien fue impulsado por el pelotero grande de los Leñadores de la noche Yordanis Alarcón, quien bateó de 4-4.


Los granmenses tuvieron un tercer episodio productivo al anotar un racimo de siete anotaciones. En esa entrada se fue del box Cruz y los relevistas Yudiel Rodríguez y Alejandro Meneses no pudieron contener la toletería granmense.

A Meneses el avileño Raúl González le conectó un largo batazo con las bases llenas que puso el partido 8-1.

Pablo confió en el zurdo Ángel Sánchez y este pudo sacar los tres outs de esa entrada y caminó durante dos entradas más.

En el quinto episodio Sánchez aceptó un jonrón en solitario de Lázaro Cedeño y en su relevo fue llamado Carlos Pérez.

En el sexto episodio los Leñadores tuvieron su momento de gloria y aprovecharon el descontrol de Ulfrido y el relevista Cesar García y anotaron cuatro carreras, pero con las bases llenas Yosvani Alarcón y Alexander Ayala fallaron a la ofensiva.


También  en el séptimo volvieron a llenar las bases y esta vez Yunieski Larduet bateo para doble play y Las Tunas se quedó nuevamente sin posibilidades de acercarse al marcador.

A los Leñadores les faltó contundencia en las oportunidades ofensivas que tuvieron  y esto los condenó en el partido.

Ya en el octavo Yordan Manduley conectó el tercer cuadrangular de la noche con Roel Santos en circulación para sentenciar el choque.

El juego lo ganó Ulfrido García y lo perdió Yoalkis Cruz.


En estos partidos efectuados en Bayamo se rompieron dos cábalas que acompañaron a Las Tunas durante esta 57 Serie Nacional. La primera la de no perder los miércoles y la segunda que siempre que Yoalkis salió a pitchear,  Las Tunas ganó a pesar de que él no obtuviera la victoria.

A partir del sábado a las 4:00 de la tarde se reanudará la finalísima de la pelota cubana en el estadio Julio Antonio Mella y los Leñadores mantienen vivas sus posibilidades de dar pelea y buscar el titulo, aunque los Alazanes están en condiciones de ratificar la corona.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Dánel Castro, el ímpetu y la garra de los Leñadores

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Sunaylis Nikle: «En Las Tunas me hice campeona»

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Modric, el Balón de Oro y la reivindicación del fútbol

Redacción Tiempo21

1 comentario

Lisandra 26 enero, 2018 at 10:58

Tristemente conocimos el comportamiento del pueblo de bayamo en correspondencia al paso de la carabana tunera que fue agredida en su retorno. da pena y es vergonzoso siendo un pueblo hermano, que tanto apoyo ha brindado al igual que nosotros a ellos en diferente situaciones.Denunciamos la actitud negativa de quienes no aprecian que la victoria a l final es del deporte y del pueblo , pero importante no somos iguales, los recibimos y despedimos con flores, esos somos los tuneros, que para el pueblo ya el equipo es campeon, porque asumimos la derrota con dignidad y elogiamos el lugar en el que ya estamos marcando la historia de las tunas.

Respuesta

Enviar Comentario


8 − = cinco