Yahiron Villalobo Hernández. (Tiempo21/Foto Angeluis)
Yahiron Villalobo Hernández. (Tiempo21/Foto Angeluis)
Gente

Yahiron, vivir entre imágenes y pintura

Yahiron Villalobo Hernández. (Tiempo21/Foto Angeluis)
Yahiron Villalobo Hernández. (Tiempo21/Foto Angeluis)

A Yahiron Villalobo lo conozco desde que era instructor de Artes Plásticas y visitaba el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Luis Urquiza Jorge, de la provincia de Las Tunas, donde estudié. Lo recuerdo en ese entonces como un chico callado, introvertido pero con mucha inspiración y con sed de creación.

Con el paso del tiempo ese chico introvertido fue dedicándose completamente al mundo de los pinceles, colores, las sombras y regaló a su público varias exposiciones de temáticas diversas pero vinculadas a esos conflictos sociales y del alma de todos los seres humanos.

Yahiron Villalobo Hernández, vuelca todo su mundo en sus creaciones. Con tan solo 32 años de edad, ya funge como un excelente artista y sus trabajos han tenido la aceptación del público tunero y foráneo.

La dinámica de la propia vida y su valentía artística, han permitido que él no solo dibuje, sino que también incursione en la fotografía. Con solo un juego de sombras e inspiración, ha sido capaz de captar imágenes increíbles que trasmiten emociones y conectan a todo tipo de espectador.

Extraordinaria resulta la versatilidad con la que realiza estas instantáneas tan solo con un celular y no, como muchos piensan, con una cámara profesional.

Su más reciente exposición El descanso de los vivos, invita a reflexionar acerca de la necesidad de atender y brindarle amor a nuestros viejitos y más en nuestro país donde la población envejece progresivamente.

El lente de Yahiron capta personajes e historias cotidianas, pero no es solo apretar el obturador, como él dice, sino que lleva un estudio previo y una sensibilización del artista con la situación, con los personajes, con su obra.

Hoy Villalobo ve en las artes plásticas la vida y con ellas, la vía para expresar sus inquietudes y desamores con el entorno y a la vez que concientiza a un pueblo, va creciendo él en espíritu y profesión.

En video

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Renael González: soy el hombre, vengo de todos y voy a todos

Yami Montoya

Hacer por el bien colectivo, la gran dicha de Onelia  

Esnilda Romero Maña

Liván y Mily, extraordinaria pareja

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


× uno = 4