Inadmisible, es la palabra
Una imagen que asusta, a algunos. (FOTO Facebook/ Abel Molina Montes de Oca).

Inadmisible es la palabra

Las Tunas.- En la jornada del 16 de junio la provincia de Las Tunas reportó 51 casos positivos a la Covid-19, de ellos 44 en esta ciudad capital, de los cuales 41 fueron autóctonos.

Esa cifra, la segunda más alta en la historia de la pandemia en esta región del oriente de Cuba, es una muestra de la complicada situación epidemiológica, que no se controla a pesar de los esfuerzos de la máxima dirección de la provincia, los profesionales de la Salud y otras instituciones estatales, en una labor verdaderamente desgastante.

Sin embargo, en esa misma jornada, de sol y preocupaciones de algunos por la salud de la población, la céntrica calle Lico Cruz mostraba esta concentración de irrespeto a protocolos y medidas organizativas para entrar a El Criollito, uno de los comercios de la ciudad, nada más y nada menos que para comprar ¡cerveza!

Y seguramente muchos notarán la ausencia de la policía para organizar ¿la cola?, y otros opinarán que no hay distanciamiento social, que eso ya es normal, que, que, que…

Se podrá decir y decir, pero lo que sí es una evidencia muy clara es que a muchas personas no les importa su salud y mucho menos la de los demás. Porque hacer cola para comida está bien, pero no para cerveza. ¿Cuál es la necesidad? En tiempos de normalidad son varias, pero ahora, ¿qué justifica eso, cuando lo más importante debe ser evitar las aglomeraciones y el contagio?

Mire bien la foto: personas en el medio de la calle (una de las más transitadas de la ciudad) porque no cabían en las aceras, y había gente más allá de la cuadra donde está «El Criollito».

El hecho mismo da lugar a varias interrogantes:

¿Dónde estaban los agentes del orden público para acabar tan burdo desorden con la aplicación del Decreto 31/21 De las infracciones de las medidas sanitarias para la prevención y enfrentamiento de la Covid-19? Además, en la tercera fase en la que se encuentra la provincia de Las Tunas se indicó que «en los comercios, donde quiera que se brinde un servicio se tiene que garantizar el distanciamiento físico establecido, entre personas. Esto incluye las colas, en las que tendrá que existir una distancia de un metro».

¿Hasta cuándo la ciudadanía no va a tener conciencia de que la Covid-19 mata, ha ocasionado la muerte de mil 118 cubanos y ahora mismo hay más de siete mil 620 casos confirmados activos en el país? ¿Es más importante una caja de cerveza que evitar ese tumulto para no enfermar, para cuidar la vida?

¿Cuántas de esas personas son coleros-revendedores que al instante ofertan la caja de cervezas a precios desorbitantes, lo cual es un secreto a voces?

Y una que algunos también se hacen: ¿Es necesario que las entidades estatales oferten cerveza (peor en un solo comercio) cuando eso no es un producto de primera necesidad? ¿Con eso no se ayuda al propio desorden que ya parece no tener arreglo? ¿Por qué alimentarlo (al desorden) en un momento en que la provincia tiende a complicarse más?

Si no hay un análisis riguroso con este tipo de situación estaremos condenados a vivir con la irresponsabilidad de muchos a los que solo les importa comprar todo lo que oferten. Porque incluso, ni para adquirir comida el ambiente se torna tan enrarecido y tumultuoso. Yo por lo menos, no había visto algo igual.

Nada justifica que en este momento se expenda cerveza de tal forma. Si hay que venderla -yo no lo considero porque vivimos momentos excepcionales- habría que buscar otras variantes, pero no así. Es sencillamente inadmisible, porque preservar la salud y proteger a la población es hoy la prioridad. Entonces, no puede haber un fallo ni una fisura más, y mucho menos por una bebida, que todos sabemos a manos de quienes va a parar en su inmensa mayoría y el destino final.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Cajeros automáticos y comercio electrónico, asignatura pendiente en Las Tunas

Miguel Díaz Nápoles

La culpa del bache del Onceno Festival

Esnilda Romero Mañas

Indisciplinas y aglomeraciones en reapertura de tiendas en MLC

Miguel Díaz Nápoles

3 comentarios

Avatar
Juan Carlos Miralles 17 de junio de 2021 at 22:22

Excelente articulo comp Diaz Napoles. Ojala que las autoridades de la provincia lo lean y saquen sus conclusiones. Pero se han visto peores situaciones. Si no tenemos mas casos es pura casualidad.

Respuesta
Avatar
Miguel Díaz Nápoles 19 de junio de 2021 at 06:26

Gracias por su opinión Juan Carlos. Esta es una batalla en la que no puede fallar en nada y sin embargo las propias instituciones del comercio no tienen la percepción ante el peligro que representa este tipo de situación. Considero que en estos tiempos la cerveza no es una prioridad, pero si hay que comercializarla entonces hay que buscar otras alternativas y descentralizar las ventas, pero sobre todo, organizarlas, porque ese día en los alrededores de El Criollito había muchas más personas que las cajas de cerveza en el establecimiento, porque la cuadra estaba completamente llena.

Respuesta
Avatar
Ana 18 de agosto de 2021 at 14:07

Un artículo que solo tenía pura verdad evidenciándose en la actual situación a la que nos enfrentamos,seamos responsables ,es la solución.

Respuesta

Escribir Comentario