Veneno que salva
Extraer el veneno del alacrán es un trabajo que requiere de paciencia y dedicación. (FOTO/Del autor)

Veneno que salva

Las Tunas. – Entrar a un lugar donde hay más de 50 mil alacranes es algo impresionante. Aunque se sepa que están resguardados en envases, siempre sale ese temor ante la probable picada de uno de esos animales, cuyo veneno es bien tóxico, capaz hasta de matar a un ser humano con la salud quebrantada.

Sin embargo, cuando se sabe que esos escorpiones pueden salvar vidas con esa toxina que para otros puede ser muy dañina, la mente se vuelve positiva y la curiosidad lleva a entrar, mirar detenidamente cómo manos expertas le extraen el veneno, que gota a gota va llenando vasijas por la esperanza.

Eso es lo que pasa en el escorpionario de Las Tunas, perteneciente al grupo empresarial Labiofam, donde un grupo de trabajadores se empeña en ordeñar a esos animalitos aparentemente inofensivos que, ante cualquier descuido, pueden dar un aguijonazo muy doloroso, según la experiencia de algunos.

El veneno del alacrán azul (Rhopalurus junceus) es la base de los ingredientes para producir el Vidatox, medicamento homeopático de muy probada efectividad contra el cáncer. De ahí que los ordeñadores extraen la toxina para enviar la sustancia hacia los laboratorios que producen el importante fármaco.

Lea también: Vidatox, un medicamento que da calidad de vida

En las seis salas de cría, la de cuarentena y los dos salones de ordeño, se acopian más de tres litros de veneno cada mes. Los especialistas en la extracción de la toxina los toman con pinzas y con una pequeña descarga eléctrica logran que el alacrán eche una gota de su veneno. Así, gota a gota, y con la mayor paciencia, el recipiente se llena por la vida.

Especialistas de la entidad ordeñan a los animales cada 21 días, durante dos años aproximadamente, y después los devuelven a su entorno natural para que sigan reproduciéndose.

Mantener el escorpionario no es una tarea sencilla y requiere de mucho esmero. A los alacranes hay que cuidarlos, alimentarlos con insectos e hidratarlos para que estén en óptimas condiciones. Solo así, la producción será estable y el vidatox seguirá siendo eficaz para los pacientes con cáncer.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Salvar plantas endémicas, prioridad en Bahía de Malagueta

Esnilda Romero Mañas

Logra Las Tunas excelentes resultados en programa de control integral contra la garrapata en la masa bovina

Miguel Díaz Nápoles

Centro de entomófagos y entomopatógenos consolida su labor en favor de los cultivos varios

Miguel Díaz Nápoles

Escribir Comentario