Ellos también son familia
Las mascotas dependen exclusivamente del cuidado de sus dueños, abandonarlos no debe ser la opción. (FOTO/Internet)
Lecturas

Ellos también son familia

Cuando conocí al pequeño Íker apenas cabía en mi mano, llevaba en el mundo poco más de un mes, y su debilidad al caminar junto al temor de sus ojos me hizo temer lo peor, solo al cabo del tiempo descubriría que mi cachorro iba a ser de los luchadores.

Desde entonces ha llovido mucho, y aunque la vida ha tomado giros insospechados, algo nunca ha cambiado, su lealtad, amor y complicidad; en las lágrimas y las risas, la salud y la enfermedad, mi amigo de cuatro patas nunca me ha fallado.

Aparejada a la evolución humana, el amor por los animales es una de las armas más poderosas del hombre, sobre todo cuando este afecto es correspondido; todos aquellos que tienen una mascota entienden la magnitud de esa relación, a tal punto, que es considerada parte de la familia.

Lo que quizás sea menos conocido es que la interacción entre el hombre y el animal jugó un papel clave para esa evolución de la especie, y que nuestro lenguaje y nuestra empatía no serían lo mismo sin ellos.

Por eso duele en el alma apreciar en las calles tantos perros y gatos abandonados sin una familia que les pueda brindar el cariño y cuidado que necesitan, reflejo de una sobrepoblación, unida a la falta de educación de nuestra sociedad en la tenencia responsable de mascotas.

No creo ser capaz de entender jamás, la insensibilidad humana de los que no saben leer en sus ojos el dolor del abandono, y asumen cualquier cosa más importante que su sufrimiento…

Hoy nos empeñamos en crear un marco legal que ampare a los animales en nuestro país, y está bien, pero solo de la actitud y la reflexión colectiva debe emerger la voluntad de amarlos y protegerlos.

Siempre ten presente la importancia del derecho a la vida, el respeto a los más débiles y tu capacidad de amar, NO compres a tus mascotas en un acto de banalidad, adóptalas y salva una vida, a cambio te darán amor incondicional, gratitud y compañía.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

A más años más amor

Sheyla Arteaga Rodriguez

El Granma, relato continuado cada 2 de diciembre

Naily Barrientos Matos

Alicia, cuando el lienzo cobra vida

Natacha Reyes Escobar

1 comentario

Jge 21 noviembre, 2019 at 4:42

Con gran satisfacción pude leer en días pasados en J. Rebelde algo sobre el marco legal que se está preparando para la protección de los animales: en hora-buena dicho marco legal. Para que se tenga una idea, en el lugar donde vivo, infelizmente hay muchos habitantes de calle y prácticamente todos tienen sus mascotas: perros. Hace unos meses, uno de esos habitantes, al lado de un supermercado, me abordó y me dijo: “no quiero que compre nada para mi, por favor, si puedes cómprame un paquete de comida para mis perros…Generalmente esas personas son de bajo nível cultural y su cariño por sus animales, por la lealtad, es de aplaudir. Para muchos hipoteticamente, nuestra cultura, nuestro nível cultural es alto, será? y para reflexionar al respecto, nada mejor que palabras de Gandhi “La grandeza de una nación puede ser juzgada por el modo en que tratan sus animales”. Este marco legal, ojalá e incluya en su texto, el cuidado con los equinos pues en nuestras calles y avenidas nos deparamos frecuentemente lo que hacen aquellos que deberían ser los que halan los cachivaches. Saludos

Respuesta

Enviar Comentario


+ siete = 12