El arte de limpiar (barrer) cultiva higiene y alegrías
Su trabajo hace que la ciudad siempre luzca resplandeciente. (TIEMPO21 FOTOS/Rey Betancourt)
Fotorreportajes

El arte de cultivar higiene y alegrías

En cualquier pueblo o ciudad, casi siempre durante la madrugada, decenas de personas salen con su escoba a barrer las calles. Ellos son los llamados barrenderos.

Encargados de mantener el área plantada libre de malas hierbas y desperdicios, recogen los desechos de las calles y otros espacios públicos utilizando herramientas de mano como escobas, carretillas y recogedores para acopiar las barreduras.

Las escobas están hechas en su mayoría a partir de la técnica conocida como yarey prensado.

En los parques y zonas verdes, barren las hojas caídas y otros residuos naturales. Ponen los residuos en bolsas o carretillas para transportarlos a un lugar de eliminación.

Los hábitos de higiene comunitaria son un deber ciudadano indispensable para que no proliferen las enfermedades. Se dice que es más limpio quien menos ensucia, pero como siempre hay quien no contribuye a esta máxima, existe la profesión que subsana ese mal hábito humano.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Por sus manos fluye la magia de la radio

Angel Luis Batista Santiesteban

Ellos, los imprescindibles de la vida

El hombre que palpita en cada pecho de cubano

Angel Luis Batista Santiesteban

1 comentario

Diego Palacio 14 noviembre, 2019 at 10:19

Nuestros valerosos trabajadores de servicios comunales, son garantes no solo de la limpieza de nuestra ciudad, sino además de la salud de los ciudadanos que la habitan, merecen un reconocimiento especial por su tenacidad y su ingenio personal para sortear tantas dificultades y lograr hacer su tarea.

Respuesta

Enviar Comentario


− 5 = dos