• Portada
  • Opinión
  • Para salvar la diversidad biológica en tiempos de cambio climático
Opinión

Para salvar la diversidad biológica en tiempos de cambio climático

Las Tunas.- Mucho se habla en estos tiempos del cambio climático y no es menos cierto que ya se percibe su influencia en días fríos inesperados, de inusual e intenso calor, el azote de eventos meteorológicos como huracanes fuera de temporada o tormentas locales severas de imprevisto.

Todo ello obliga a tomar muy en serio las advertencias al respecto y a darnos cuenta que la Tierra necesita de un cuidado constante y esmerado, en aras de proteger nuestra casa común.

No son los eventos meteorológicos los que conllevan de por sí a un ambiente hostil. Lamentablemente son algunos seres humanos, con el actuar desconsiderado e inconsciente, quienes provocan daños irreversibles al entorno y son causantes, por tanto, de la furia sin límites de la madre natura.

Con la urgencia de salvar este planeta, se hace necesario fomentar acciones  para resaltar el papel de los ecosistemas en la seguridad del agua y su importancia para lograr un desarrollo sostenible.

La diversidad biológica constituye la gran riqueza de la vida del planeta; sin embargo datos alarmantes revelan que en estos momentos solo sobrevive un porciento mínimo de los animales que en épocas remotas habitaron la tierra.

El proceso natural de extinción se acelera entonces por la influencia que ejerce en tal sentido el género humano. De ahí el imperativo de conservar, proteger y fomentar las especies de la flora y la fauna de cada región del orbe.

En Cuba se adoptaron medidas inmediatas con este propósito y la decisión se extendió a los suelos, las cuencas hidrográficas, los litorales y el medio ambiente en general.

Aquí en Las Tunas actualmente se garantiza la presencia de los ejemplares del universo animal y vegetal en las áreas protegidas, donde de manera especial se atienden aquellas que corren el riesgo de desaparecer.

Por ejemplo, en esta región del oriente cubano se acoge el mayor reservorio de cocodrilo Acutus americano de todo el mundo y extensos humedales. Además se protegen las variedades de pájaros endémicos, extensos palmares y amplias poblaciones de aves acuáticas que llegan acá durante sus migraciones.

También es común el empeño de disminuir la pesca, la caza y la tala furtiva. En tanto, se encaminan esfuerzos para preservar miles de hectáreas de manglares, costas y aguas marinas, las cuales cumplen una significativa función en la continuidad de procesos ecológicos esenciales para la vida.

Es la vida, es la biodiversidad. No queda más que salvarla si queremos que la especie humana subsista también.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

El tapabocas ni se presta, ni se deja en casa

Leydiana Leyva Romero

Cuba y la ONU coinciden en reinventar el mundo postpandemia

Prensa Latina

Después de lágrimas y llanto, aún nos falta por ver más

Leydiana Leyva Romero

Enviar Comentario


× siete = 63