En Alto y claro las irregularidades con la conservación de edificios multifamiliares
  • Portada
  • Alto y claro
  • En Alto y claro las irregularidades con la conservación de edificios multifamiliares
Alto y claro

En Alto y claro las irregularidades con la conservación de edificios multifamiliares

Las Tunas.- Los problemas que enfrentan hoy las personas que viven en edificios multifamiliares de la provincia de Las Tunas fue el tema que debatió hoy el programa de participación ciudadana Alto y claro, en el que se puso de manifiesto las irregularidades que existen para mantener y conservar esos inmuebles.

Salideros de agua, suciedad en los alrededores, problemas en fachadas y cubiertas, los edificios de los médicos que nunca se han reparado, fueron problemas denunciados desde el municipio de Amancio, mientras que en Puerto Padre, un 80 por ciento de los edificios necesitan reparación.

Dificultades en la creación o funcionamiento de las juntas de administración, integradas por todos los propietarios o arrendatarios, que deben velar por la calidad del edificio y de las reparaciones que se realicen en el inmueble, bajo el control de los especialistas de la Dirección municipal de la vivienda, fue otra de las aristas debatidas en Alto y claro.

Hay que depurar responsabilidades. Los Edificios Multifamiliares en Cuba tienen un reglamento aprobado en la Resolución Número cuatro del 91 del Instituto Nacional de la vivienda, el cual tiene como objetivo establecer el régimen jurídico especial a que están sujetos estos inmuebles, incluyendo, los deberes y derechos de los propietarios.

Según el Reglamento General de los Edificios Multifamiliares, los propietarios o arrendatarios de los apartamentos corren con los gastos de los materiales y útiles de limpieza, del consumo de energía eléctrica de las áreas comunes y de los elementos necesarios para el funcionamiento y mantenimiento de las bombas, tanques y cisternas de agua. ¿Hasta qué punto se cumple esta máxima?, cuestionaron los panelistas de Alto y claro.

Es muy evidente que se requiere el cumplimiento de una estrategia bien pensada para mantener y conservar los edificios multifamiliares de Las Tunas, lo cual solo se logra con la institucionalidad de las entidades encargadas del asunto para lograr una mejor situación constructiva de esos inmuebles, que pasan de 900 en los ocho municipios del territorio.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

La recreación en Las Tunas, ¿asignatura pendiente?

Miguel Díaz Nápoles

¿Hacia la calidad de los servicios en el comercio y la gastronomía?

Miguel Díaz Nápoles

Alto y claro: la problemática de los materiales de la construcción

Miguel Díaz Nápoles

2 comentarios

Jge 9 noviembre, 2019 at 16:49

Algo más, es prohibido tender ropas en los balcones, modificar fachadas, puertas, ventanas, colores de pintura….Si ocurre algo así, las multas funcionan después de la tercera advertencia. Saludos

Respuesta
Jge 9 noviembre, 2019 at 16:46

Interesante y necesario análisis pues los edificios familiares “gritan” por una mejor organización y así, funcionamiento. Pienso que podrían tomarse experiencias foráneas que nos den un norte. Ejemplo: Aquí en Brasil, cada edificio funciona como una empresa, es decir, mensualmente cada apartamento paga una tasa ingresa como un fondo para el mantenimiento y los gastos del día a día, es decir, iluminación, limpieza, pago a los trabajadores (porteros, personal de limpieza y administración del edificio, compra de materiales de higiene, lámparas,) Es una cuenta como el que se recibe mensualmente de agua, electricidad, teléfono, gas…El propietario o en el caso del inquilino es el responsable del pago. Conozco casos donde el propietario / inquilino no paga y la administración del edificio puede entrar con un proceso legal que, en caso extremo del impago, el apartamento puede ir una subasta para pagar los gastos. Las leyes funcionan!!!

Respuesta

Enviar Comentario


− 3 = cinco